Desde el Sótano 194 – febrero 2021

Había terminado el trabajo. Mañana empezarían el siguiente, pero aquella noche, la única noche de cada mes, cuando la luna plateada se alzaba en todo su esplendor sobre el cielo oscuro ciego de estrella, se relajaban. El jefe apuraba la cerveza mientras iba de mesa en mesa polinizándolas con reconocimientos y felicitaciones. Estaba contento y todos sabían lo que eso significaba. Las luces de los candiles fríos menguaron, lleno de nuevo el vaso en el grifo y su voz llenó la sala.
—Os sonará extraño, pero hubo una época en la que los dados de más de seis caras los hacíamos con cartulina y los rellenábamos de cera antes de pegar la última cara…

desdeelsotano.com

Los contenidos de este número 194 son: Sigue leyendo