Pangea – Lagarto vela, muerdepiernas

(Platyhystrix)

Lagarto vela, ilustración de Mark Witton

Los remansos de aguas tranquilas en los ríos de Pangea son el hogar de multitud de criaturas. Decenas de coloridas libélulas sobrevuelan silenciosas las riberas de los cauces de agua, culebras de río se ocultan en el fango del fondo y vistosas ranas croan a coro al caer la noche. La vida en Pangea se abre camino sin impedimento. Este es un mundo salvaje, primordial, donde la Naturaleza es ley. En un lugar como este incontables son las formas que toman sus criaturas, algunas tan asombrosas como la de los tritones vela, comúnmente llamados por las tribus ribereñas como muerdepiernas.

Los tritones velas son anfibios rechonchos y torpes, de una vara de longitud. Su piel, de un azul intenso, está siempre húmeda. Si por algo destaca este animal es por su característica vela dorsal. Viven en grupos de entre 5 y 8 individuos. Los días soleados es fácil verlos con sus velas al sol, emergidas del agua, y el resto de sus cuerpos bajo ella. Sigue leyendo

Pangea – Actualización de la creación de personajes

Primera parte:

Atributos

Cada una de las características se divide en tres atributos, con la excepción de Aura. Los atributos son los siguientes:

Atributos de cuerpo

Fuerza: representa la potencia física del personaje. Este atributo modifica el daño causado en combate y de él depende la capacidad de carga. Los combatientes en Pangea suelen ser tipos con una gran musculatura con una buena puntuación en fuerza.

Vitalidad: es la energía vital de cada uno. De él depende el umbral mortal del personaje.

Resistencia: indica la capacidad del personaje de aguantar esfuerzos físicos. Los puntos de vida dependen de este atributo. Un personaje grande y robusto tiene una gran puntuación ende resistencia.

Atributos de destreza

Agilidad: indica la capacidad de moverse de manera eficaz realizando movimientos específicos como los movimientos en medio de un combate o ciertas actividades físicas.

Sigue leyendo

Pangea – Actualización de la creación de personajes

Primera parte:

LAS CARACTERÍSTICAS

Todo personaje cuenta con 6 características. Estas representan el potencial de cada uno y los límites que puede llegar a alcanzar. Las características no se usan durante el juego pero sientan las bases a la hora de crear los personajes.

Las características son las siguientes:

CUERPO (CUE): se refiere al físico del personaje. Su complexión y su capacidad para soportar esfuerzo físico. Un personaje con una puntuación alta aquí será alguien robusto y fuerte.

DESTREZA (DES): refleja la capacidad de un personaje de controlar su cuerpo. Su velocidad, su precisión y la capacidad de coordinar acciones. Alguien con una destreza baja será lento y torpe.

INTELIGENCIA (INT): es la capacidad intelectual del individuo. Su lógica y su memoria. Un personaje con inteligencia alta será astuto y tendrá una gran capacidad de retención.

PRESENCIA (PRES): se refiere a la apariencia, tanto física como social, que un personaje tiene frente a los demás. Un personaje con esta característica alta será alguien que llame la atención ya sea por su elegancia, su gracilidad o su belleza. Sigue leyendo

Pangea – Lagarto babosa

(diplocaulus)

El croar de las ranas, el zumbido de los mosquitos y el piar de las aves es el único sonido que se escucha en las zonas estancadas de la mayoría de los ríos de Pangea. Allí los árboles crecen medio inundados en el agua, y el río apenas lleva corriente. Es en estos lugares donde habita el curioso lagarto babosa.

Lagarto babosa

Se trata de un anfibio de una vara de longitud, con una gran cabeza en forma de boomerang. El lagarto babosa aguarda semienterrado en el lodo del río, oculto a los ojos de sus presas. Con sus ojos, sitiados por encima de su cráneo, puede observar todo lo que ocurre sobre él. Cuando ve un apetitoso pez o cualquier otro anfibio el lagarto babosa sale de la arena del fondo haciendo que la tierra que levanta oculte sus movimientos. Entonces se lanza sobre su presa para devorarla.

Los lagartos babosa salen del agua pocas veces, pues son muy torpes en tierra firme. Cuando una hembra encuentra un macho este sale del agua y excava un pozo cerca de la orilla que luego inundará. Una vez preparado el nido, la hembra sale a poner allí los huevos, de aspecto gelatinoso. Por último el macho insemina los huevos y ambos se marchan dejando la puesta a su suerte. Sigue leyendo

Pangea – El lucio

Lucio

Muchos son los peces que habitan los ríos y lagos de Pangea. Peces que la mayoría de pescadores reconocerán nada más verlos. Esta el robusto barbo, con sus característicos bigotes y su vara de longitud. La trucha, con su cuerpo punteado. La perca, de costados rayados. O la carpa entre muchos otros. Todos ellos perfectos para alimentar a las tribus que se mantienen de lo que los ríos y lagos les ofrece.

Y entre todos ellos, agazapado entre las hierbas del fondo de los ríos, acecha un pez de gran fiereza. Ataca a cualquier otro animal pequeño que entre en su territorios, y en tiempos de hambruna, los de su especie de mayor tamaño devoran a los que son más pequeños. Se trata del lucio.

Cuando el sol brilla en lo alto se acercan a las orillas, en zonas someras con mucha vegetación, mientras que los días en que el clima empeora prefieren refugiarse en las pozas. Se trata de un animal que, en la mayoría de los casos, no supone ningún peligro para las razas inteligentes de Pangea. Sigue leyendo

Pangea – Gliptodon espinoso

(doedicurus)

Gliptodon espinoso

Muchas tribus de Pangea se han cruzado alguna vez con gliptodones. Su armadura es muy valorada para la fabricación de vestimentas de batalla y cruzarse con una de estas criaturas no es difícil. Sin embargo, los encuentros con gliptodones espinosos son realmente escasos, tanto es así que hay quien cree que, en realidad, son mutaciones producto del Wukran. Estos animales tienes la misma apariencia que un gliptodon común, miden casi cuatro varas de largo y una y media de alto, y tienen una joroba en el lomo. Su mayor diferencia recae en la bola con espinas que tiene en la cola.

Muchas son las diferencias entre ambas especies de gliptodones. Ambos siguen la misma dieta herbívora, pero el carácter de los gliptodones espinosos es sustancialmente peor. Son enormemente territoriales, en especial si tienen crías. Otra de las diferencias principales es, estos son animales solitarios, excepto en las épocas de celo y reproducción en las que es fácil encontrarlos en parejas. Estos mamíferos rechonchos y malhumorados suelen habitar en grandes praderas y en montes bajos. También se les puede ver a veces en el interior de arboledas poco densas. Sigue leyendo

Pangea – Nuevos dones wukránicos

A continuación se da un listado con 23 nuevos dones. Estos se suman a los ya incluidos en el libro básico de Pangea. El coste en puntos de desarrollo (PD) sigue las mismas pautas que las explicadas en el suplemento «Fuera del grakin».

Aguijón (4PD): De alguna parte del cuerpo de la criatura emerge un aguijón con el que envenenar a sus enemigos. Sus características son las siguientes: Aguijonazo 15 (Daño tipo 0, o tipo I si la criatura es grande o enorme) El objetivo queda paralizado, sin poder actuar, tantos turnos como marque el dado sombra.

Alas membranosas (5PD): Un par de alas surgen de su espalda. La criatura tiene la capacidad de volar y tiene la habilidad: Volar 15.

Arpones óseos (3PD): Por medio de dos fuertes tendones extensibles, la bestia puede lanzar dos arpones de hueso para después contraerlos y volver a su cuerpo. Una criatura con arpones gana un bono de +5 para trepar. Además, obtiene la siguiente habilidad: Atrapar con los arpones 15 (daño tipo 0, iniciativa +3) Si tiene éxito en el ataque, y el objetivo es de tamaño inferior a la criatura que ha lanzado los arpones, la victima es empujada hacia la bestia. Sigue leyendo

Pangea – BISONTE

Dicen, que las llanuras del este son tan extensas, que quien tiene buena vista es capaz de alcanzar a ver el fin del mundo. Una enorme planicie cubierta por pradera. Y allí, avanzando con paso lento, enormes manadas de bisontes habitan el lugar. Criaturas de porte majestuoso, que tienen una gran importancia para las tribus de la zona.

Bisonte

Tanto la carne, como sus gruesas pieles, son codiciados por los habitantes de las praderas. Grupos de cazadores salen a cazar estas bestias cuya nobleza solo es equiparable a su fiereza. Alcanzando las dos varas de altura en la cruz, y las tres varas y media de longitud en los ejemplares más grandes, son bestias aún más imponentes que los uros de las tierras occidentales, aunque no tan bravos.

El arte rupestre en estas praderas no es muy habitual, pero en las poco representaciones que hay del mismo es bastante común ver representadas escenas de caza con estos animales. Sigue leyendo

Pangea – NARAVA

Portada de Narava, realizada por Jose David Lanza

Hace ya mucho tiempo que descubrí por primera vez Pangea. Fue con el suplemento «Fuera del Grakin», en la estantería de rol de mi tienda habitual. Recuerdo lo que me llamó la atención: había dinosaurios.

Mi amor por los animales prehistóricos viene de lejos. Ya de niño iba con mi tío a por fósiles y ahora que soy un adulto, mi pequeño estante de conchas de piedra se ha transformado en una basta colección de más de un centenar de piezas que van desde troncos y flores del carbonífero, hasta enormes amonites del Jurásico, pasando por muelas de rinocerontes, peces fosilizados, insectos incrustados en ambar, ostras y bivalvos petrificados y un sinfín más recogidos de todos los rincones de España (y algunos de fuera de ella) con mis propias manos (con la excepción de un puñado de ellos ). Creo que esto os dará una idea bastante acertada de la alegría que me dio conocer Pangea. Sigue leyendo

Pangea – XENOZOIC

Portada del cómic

Puede que este nombre no os diga nada, pero es posible que si os digo «Cadillac & Dinosaurs» la cosa cambie. Para el que no lo sepa, este último se trata de un videojuego clásico de Capcom de recreativa de la década de los noventa. En él los jugadores debíamos avanzar por un paisaje postapocaliptico mientras nos dábamos de tortazos con toda clase de maleantes y, por supuesto, de dinosaurios (si, noqueabas a los dinosaurios a base de mamporros). Y es precisamente en Xenozoic en lo que está basado dicho juego.

Corría el año 1986 (año de nacimiento de un servidor), cuando apareció el primer número de Xenozoic Tales, una historia formada por 14 números que se alargaría durante los siguientes nueve años. En ella se nos narran las aventuras de Jack Tenrec, apodado «cadillac» y de Hanna, en un planeta tierra postapocaliptico bastante peculiar. El mundo está en ruinas y la especie humana sobrevive en tribus entre los escombros del mundo antiguo. La naturaleza ha reclamado lo que siempre fue suyo… Y los dinosaurios han vuelto. Sigue leyendo