Eriloe – Estío III, 1547

Muere Hadral del Reino Elegido

Hadral, uno de los grandes coleccionistas del Reino Elegido y una de las principales fortunas del mismo, ha muerto tras enfrentarse, al parecer, a unos ladrones que entraron en su casa. El cuerpo fue encontrado por uno de los sirvientes a primera hora de la mañana. El albacea del testamento ha realizado un inventario de las posesiones y asegura que no falta nada, pero uno de los armarios estaba forzado y no había nada en su interior. En las calles del reino se cree que el coleccionista se había hecho con el Tambor de los Gusanos y que ese es el objeto que ha sido sustraído. La pregunta es quién se lo ha llevado: los que querían destruirlo, los que querían estudiarlo o la secta del Emperador que quería utilizarlo.

Trama El Retorno del Emperador


Disputa ilustrada

La biblioteca de Cargrum y una de las autoridades bibliófilas de la ciudad se han enzarzado en un debate agrio en los tabloides de la ciudad. Notas de prensa y pasquines circulan por todas partes acusándose mutuamente de incapacidad académica y de egoísmo coleccionista. Se ha perdido el origen de la disputa, pero recordamos a nuestros lectores que esa autoridad bibliófila es la misma que fue robada hace dos meses y se negó a denunciar ninguna desaparición. Por los escritos, no solo sí le quitaron algo, sino que cree que fueron los responsables de la biblioteca. Estos, por su parte, aseguran que las sucias artes comerciales de aficionado las que pusieron una diana sobre el libro de mineralogía atrayendo la atención de los amigos de lo ajeno. Sigue leyendo

Eriloe – Estío II, 1547

Asalto a la cárcel en Airak

Cientos de manifestantes se congregaron a las puertas de la guardia de la ciudad de Airak exigiendo la liberación de los detenidos. Los mercenarios extranjeros trataron de desperdigar a la multitud mientras la guardia vigilaba los muros de su cuartel. Sin embargo, para sorpresa de ambos, los manifestantes habían aprendido de altercados anteriores y una fuerza de defensa (reconocibles por brazaletes rojos, el color del Emperador) emboscó a los antidisturbuios. Tras controlarlo, asaltaron las puertas del cuartel y entraron en tromba en los calabozos de la ciudad. Todos los prisioneros fueron liberados, incluso aquellos que el motivo de encarcelamiento no habían sido los altercados. Tras los sucesos, los manifestantes se dispersaron como si nada hubiera ocurrido. La guardia lleva varios días intentando capturar a los presos fugados más peligrosos, pero sin mucho éxito. El gobernador, por su parte, ha puesto precio a los cabecillas del asalto. También parecen haber desaparecidos. El asalto se saldó con tres mercenarios muertos y una decena de heridos. Sigue leyendo

Eriloe – Estío I, 1547

Se da por perdida la primera expedición

Las autoridades de Cargrum, más por presiones que por convencimiento, han dado por perdida la primera expedición en busca de la ciudad flotante. Nada se ha sabido de Daral, la guerrera que la comandaba, aunque sí han llegado noticias de nuevos avistamientos de la ciudad sin incidentes. La situación en Cargrum se estaba complicando con los enfrentamientos diarios entre detractores de mandar una nueva expedición y apologistas de enviarla. Al final, para contentar a unos y otros, la ciudad ha decidido enviar una segunda expedición, pero sin sufragar los gastos de la misma, los voluntarios recibirán su pago al regreso. Esto ha hecho que mucho se lo piensen, pero aún quedan bastantes voluntarios que ven en la búsqueda la aventura de su vida, las que elevará su nombre a la altura de Jion Mater.

Trama El Retorno del Emperador


Aparecen los libros y la Guardia busca ahora a su dueño

Los libros han sido encontrados en casa de un familiar de uno de los ladrones expulsados meses atrás, pero este ha confesado que desconocía de que se trataba. Su familiar le dejaba en ocasiones fardos cuando tenía que irse de la ciudad y él no los curioseaba, pero tras enterarse de su muerte, decidió investigar. Identificó rápidamente los libros como los que daban la recompensa y avisó a la guardia para que se los llevara. La guardia le detuvo por colaborar con el latrocinio, pero tras un intenso interrogatorio le dejó en libertad. Sin embargo, ha comprobado que los libros son extraños tratados de artes mágicas y ahora pretende detener y ejecutar al dueño original de los mismos. Para ello, se ha puesto en contacto con el avalista para atraerle a la ciudad. Sigue leyendo

Eriloe – Ambar III, 1547

Desaparece el tambor de los gusanos

Requisado por la guardia del Reino Elegido en una importante redada, estaba en custodia a la espera de que ciertos expertos lo investigaran. Existía la creencia de que era una antigua reliquia que permitía llamar a los ancestrales gusanos del desierto y eso había generado cierta polémica entre quienes querían destruirlo (y lo señalaban como un objeto mágico) y quienes querían preservarlo (como un objeto histórico). Ambos colectivos se han lanzado acusaciones de haberlo robado y los enfrentamientos han llegado a las manos en algunas tabernas del puerto. Sin embargo, hay quién sostiene la teoría de que el tambor eligió a su portador y se marchó con él. Los menos dados a las supersticiones creen, sin embargo, que fue robado de las instalaciones policiales por algún coleccionista.

Trama El Retorno del Emperador


Un ladrón aparece muerto en el puerto

La guardia le ha identificado como el ladrón que se les escapó el pasado mes. Dicen que no hay duda en la identificación y aunque el estado del cuerpo es lamentable, las ropas que llevaba aquella noche son aún reconocibles. Se cree que habría muerto aquella misma noche y que su cuerpo cayó al río donde ha permanecido enganchado a la vegetación de las orillas hasta ser encontrado por unos jóvenes que remaban en la zona. Es posible que el asesino creyera que el cuerpo acabaría arrastrado hasta el Vacío. La aparición del cadáver rompe la hipótesis de que el robo estaba relacionado con la desaparición del libro de mineralogía enana o, como apuntan fuentes de la guardia, hubo problemas en la entrega del objeto, quizás diferencias en el pago. Sigue leyendo

Eriloe – Ambar II, 1547

Siguen las detenciones en Airak: tres muertos

La tensión en las calles de la capital del reino sigue en aumento enfrentando a la guardia de la ciudad y a los cada vez más descontentos con el gobernador, al que han empezado a llamar el interino. Se juntan los que acusan de usurpador con los que piden la liberación de detenidos en altercados anteriores. El número crece y la guardia está desbordada, hasta el punto de contratar extranjeros para el control civil. A uno de estos grupos de extranjeros es a los que se achaca la muerte de tres jóvenes que trataban de colgar una pancarta en el muro del palacio del gobernador. Según los testigos fueron abatidos a flechazos. Los manifestantes han empezado a portar símbolos que recuerdan, vagamente, a los símbolos del Emperador. Este hecho no ha pasado desapercibido.

Trama El Retorno del Emperador


Aumentan los robos en la isla de Xalîn

La elevada fianza para conocer la localización de Dosra (una mítica fortaleza a la que se le suponen riquezas valiosísimas) ha provocado que los grupos de aventureros traten de conseguirla acometiendo otras misiones, no siempre lícitas. Hasta la capital han llegado muchas quejas de asaltos y robos en los caminos. Las amenazas de prisión y pena de muerte contra los aventureros ladrones no parece que estén teniendo sus frutos. Las autoridades estudian la posibilidad de prohibir la búsqueda de Dosra, medida que ha incrementado la ansiedad de aquellos que quieren acceder a la información. Algunas peleas callejeras con resultados mortales se atribuyen a la obtención de información de la esquiva fortaleza. Sigue leyendo

Eriloe – Ambar I, 1547

Sin noticias de la expedición

Nada se sabe del grupo enviado a descubrir el misterio de la ciudad flotante y que estaba comandado por Daral, la guerrera de Cargrum. Las autoridades creen que aún es demasiado pronto para darles por perdidos, pero algunos comerciantes aseguran que la ciudad flotante ha aparecido de nuevo y eso ha hecho que algunos de los grupos que esperan, menos que antes, exijan que se les contrate para desvelar el misterio y que se dé por perdida a la primera expedición. En las tabernas del lugar los detractores y apologistas de esa decisión llevan sus debates casi a las manos. La guardia ha tenido que redoblar su presencia en las horas más difíciles (al atardecer cuando se acaban las tareas del día).

Trama El Retorno del Emperador


Los ladrones no llegaron al puerto

Los ladrones de libros liberados hace unas semanas y expulsados de la ciudad, nunca llegaron al puerto. Según ha comentado el capitán, después de invitarles a permanecer en sus aposentos todo el viaje, les descubrieron muertos una mañana en la que les acercaban el menú desayuno cortesía de la naviera. Los cuerpos estaban blancos, como sin sangre, y sus brazos y piernas, y en algún caso la cabeza, estaban retorcidos en posiciones imposibles. El capitán, según ha contado, temió que se tratara de alguna enfermedad de la que podrían haberse contagiado en la cárcel y aprovechó que los viajeros estaban en el comedor con el desayuno para arrojar los cadáveres al vacío por la popa. También, dice, arrojaron sus pertenencias, escasas, por si hubieran estado contagiadas. Los marineros encargados de dicha tarea han estado en vigilancia por si presentaban algún síntoma, cosa que no ha sucedido. Uno de ellos relató al llegar al puerto: «era como si una mano gigantesca los hubiera estrujado uno por uno». Sigue leyendo

Eriloe – Largo III, 1547

Gran redada se salda con sorpresa

La guardia del Reino Elegido ha realizado una redada por locales donde los seguidores del Emperador se reunían de forma clandestina. Al parecer, algunos de los detenidos presentaron resistencia y la operación de la guardia se saldó con varios detenidos y un fallecido. Entre los identificados estaban los hijos de algunas de las familias más acaudaladas de la ciudad, lo que ha causado cierto revuelo tanto entre las autoridades como entre el pueblo bajo quien, opina, que el culto al Emperador es una moda de los hijos malcriados de los ricos y que el gobierno aprovecha para apretarles más. Sin embargo, la mayor sorpresa fue la requisa de un tambor para llamar a los grandes gusanos. Se cree que se trata de una ancestral reliquia y muchos se han mostrado interesados en investigarla.

Trama El Retorno del Emperador


Nuevo robo de libros en la ciudad de Cargrum

La recompensa ofrecida ha despertado el interés de los amigos de lo ajeno por el libro en cuestión y varios mercaderes han denunciado intentos de robo en sus comercios o viviendas. Sin embargo, el titular de la noticia hace referencia a un robo que casi fue interrumpido por la guardia de la ciudad, pero el ladrón, con una agilidad casi inhumana, se zafó de los vigilantes saltando por los tejados. La víctima ha decidido no denunciar y asegura que le pillaron antes de que le robara nada, pero las autoridades creen que sí robo algo (le pillaron saliendo) y que el ciudadano se niega a declarar el qué. Esto ha abierto muchas especulaciones y hay quién asegura que el ladrón robó al ladrón original y que por eso no hay denuncia. El rumor se ha visto reforzado por la retirada de la recompensa. Su dueño original dice que da el libro por perdido y que no quiere causar más incidentes. Sigue leyendo

Eriloe – Largo II, 1547

La ciudad vuelve a llenarse de panfletos contra el gobernador.

Miles de octavillas de hierbas trenzadas, como la primera vez, han cubierto las paredes y puertas de la ciudad de Arim (en Airak). En esta ocasión, además de acusar de usurpador al actual gobernador y exigir una nueva elección, le acusan de mentir y aseguran que los detenidos en las pasadas jornadas eran ciudadanos inocentes, una maniobra del usurpador para aparentar que tiene todo controlado. El panfleto asegura que los inocentes serán liberados y el usurpador decapitado (una clara referencia al muñeco del pasado Solario).

Trama El Retorno del Emperador


Nuevo reclutamiento para la fortaleza de Dosra

Unos nuevos carteles de reclutamiento han aparecido en la ciudad de Xalin y algunas cercanas de las islas. Se buscan grupos con experiencia demostrable a quienes les será revelada la ubicación de la fortaleza previo depósito de una fianza de confidencialidad (fianza elevada, por cierto). Además, los grupos se comprometerán en llevar el tesoro al contratador quién elegirá una pieza (y solo una) de dicho tesoro y el resto será para los aventureros. La elevada fianza ha frenado a muchos, pero también ha iniciado un fenómeno de búsqueda de otros tesoros para poder cumplir con los requisitos del reclutamiento. Parece que no va a quedar ninguna piedra sin remover en la isla. Las autoridades advierten que las fianzas con bienes robados implicarás la detención y ejecución inmediata de los aventureros. Esa advertencia ha tranquilizado a los vecinos de la ciudad. Sigue leyendo

Eriloe – Largo I, 1547

Parte la primera expedición en busca de la ciudad flotante

Un grupo de valientes aventureros ha aceptado el reto de dirigirse a poniente en busca de la ciudad flotante de la que hablan los rumores. Está integrada por cuatro jóvenes intrépidos: Daral, una guerrera de Cargrum cuyo filo es temido en toda la costa de poniente; Veresium, un erudito que sabe más de esta zona que nadie; Cardel, una joven hija de cerrajeros de la zona; y Borbin, un ogro de levante con más fuerza que sabiduría. El grupo lleva varias monturas y dos asistentes goblins (Reco y Redo) que se encargan de los quehaceres del campamento. La partida llamó la atención de los ciudadanos, incluso de los altos próceres de la República de Reyes, pero no hubo discursos ni alabanzas. Tan solo el lento alejarse de los protagonistas. En la ciudad quedan otros grupos a la espera de su turno.

Trama El Retorno del Emperador


Los ladrones de libros liberados

Pasados los días de encierro determinados por la justicia, los supervivientes de la banda de ladrones de libros han salido a la calle. La guardia de la ciudad les ha escoltado hasta el puerto y, una vez allí, les ha embarcado en el primer barco que salía de la ciudad (en dirección a Levante por lo que ha podido saber este reportero). Algunos pasajeros protestaron por lo que consideraban un riesgo inadmisible para el viaje (a nadie le gusta viajar con ladrones recién liberados) y el capitán ha ordenado que los encierren en la sentina y los encadenen para evitar cualquier problema. Seguramente les invite a abandonar el barco en el primer puerto (sino antes). Sigue leyendo

Eriloe – Solario III, 1547

Se cierran las casas de veneración del Emperador

Las autoridades del Reino Elegido han prohibido el culto a la figura del Emperador y han obligado a cerrar las casas donde se veneraba su figura. Ya habían aparecidos adalides y seguidores de su persona y el gobierno trata de cortar de raíz lo que considera una peligrosa moda. Sin embargo, la prohibición no ha hecho desaparecer a los acólitos y estos se reúnen ahora en lugares clandestinos donde solo los iniciados pueden encontrarlos, lo que ha hecho, si cabe, mucho más popular el culto.

Trama El Retorno del Emperador


Gran recompensa por el libro de mineralogía

Como nuestros lectores recordarán, el libro de mineralogía fue sustraído de la casa de un mercader en la ciudad de Cargrum. Pues bien, dicho mercader ha puesto una elevada suma de dinero para quién le entregue al autor del robo y el libro (la recompensa pide ambas cosas). Esto ha generado una especie de locura en la zona a la búsqueda del libro y de quién sea su actual propietario que, sin duda, será acusado del latrocinio. Sigue leyendo