Eriloe – Zantaro

Los zantaro son uno de los animales de carga más extendido en Eriloe y son una visión común en los caminos de comercio entre ciudades y países. Su naturaleza sumisa les hace candidatos ideales. Además, dependiendo de la región, también es una fuente de alimento muy socorrida.

Origen

Las regiones montañosas de las tierras de Poniente. ES aquí donde pueden encontrarse aún estos animales en estado salvaje. Es libertad, prefieren huir a enfrentarse a sus atacantes.

Descripción

Los zantaros son una raza de camélido lanudo que puede llegar a pesar hasta una tonelada. Su altura (medida desde su lomo) puede elevarse hasta dos metros. Son muy resistentes a las condiciones climatológicas y capaces de caminar cientos de kilómetros sin descanso. Son seres herbívoros que comen no sólo hierba, sino también ramonean las ramas de los árboles, arbustos e incluso líquenes en rocas.

Entrenamiento

Los zantaros son sumisos y es fácil entrenarles y domarles para tareas de carga o monta. Llevan muy bien tirar de carros y carretas. Si una familia puede permitírselo (son un animal muy cotizado y caro), lo usará para multitud de tareas en sus campos. Sigue leyendo

Eriloe – La ciudad olvidada

Xâlin, Solario 1547

Emblema de los Cinco de Ôs

Siguieron descendiendo, aunque cada paso que bajaban por la enorme cadena, notaban como el aire era más pesado y les costaba respirar. ¿A qué profundidad estaban? Habrían llegado ya a las nubes del Vacío. ¿Sería cierto que en ella habitaban demonios del Vacío? Valtar lamentaba que, hasta el momento, no hubieran encontrado muchas cosas de valor. No le preocupaba poner su vida en peligro, ni siquiera tener que enfrentarse a los cánidos de nuevo para salir, pero si subía con los bolsillos vacíos estaría más disgustado que al bajar.

Llegar a la parte superior para acceder al siguiente eslabón no fue difícil. También estaba a oscuras, pero, por lo que pudieron apreciar con sus linternas era una estancia pequeña, casi en el mismo borde que el agujero y, además, tenía una puerta en el sentido correcto, como si alguien la hubiera construido después de que se rompiera la cadena. Al traspasarla dieron con una segunda sala igual de pequeña con una segunda puerta. Los cinco entraban con cierta dificultad, pero descubrieron que un mecanismo en el techo impedía abrir la nueva puerta sin haber cerrado la primera. El primer instinto de Gorusa fue romper el mecanismo, pero Roba la detuvo y le preguntó si estaba segura de que aquello no bloquearía la segunda puerta. Sigue leyendo

Eriloe – Claro de los Cinco Dedos

Existe un claro inhóspito, apartado de cualquier ruta o sendero, que se encuentra dentro del Bosque de los Ausentes (20041 Ver). La poca gente que sabe de su existencia lo conoce como el Claro de los Cinco Dedos. Ello se debe a las cinco columnas retorcidas que brotan del suelo, formando un círculo imperfecto, y que en su imaginación dicen parece los dedos de una mano pertenecientes a un ente enterrado en ese claro. Dedos que es lo único que sobresale al aire libre. El tamaño de estos bien podría indicar que es al menos un gigante quien yace bajo tierra, o algo peor.

Estas columnas, según a quien le preguntes, podrían ser de algún mineral extraño o tal vez de árboles primigenios. Realmente son cinco troncos de tillium que, si, tienen muchas eras a sus espaldas y que con el tiempo han sufrido algun incendio o algo peor haciendo que la madera se haya convertido, al menos en la superficie, en una especie de «cosa» basáltica negra, muy negra y que a la mayoría despiste. Sigue leyendo

Eriloe – De cerraduras y otros menesteres del latrocinio

Cerraduras

Cerrojos

Cuando las personas tienen pertenencias de valor y no tienen dinero para construir un calabozo donde esconderla, lo más normal es que intenten guardarlas bajo llave tras puertas y dentro de cajones de armarios, cofres, arcones, con buenos cerrojos para alejarlas de los amigos de lo ajeno.

Las cerraduras se basan en un mecanismo que se acciona por una llave diseñada para desbloquearlo; cuanto más complejo, más difícil es poder abrirlo sin la misma, o las herramientas adecuadas.

Se dividen en cuatro niveles de dificultad. Dependiendo de la calidad del dispositivo serán más fáciles o difíciles de manipular. De esta forma tenemos:

   – Calidad pobre (tipo 0): Éstas están fabricadas con materiales de poca calidad y su construcción es muy simple. No añaden dificultad a manipularlas.

   – Calidad normal (tipo I): La típica que uno puede encontrar en la mayoría de los lugares. Su calidad es media. +1GD a la tirada para abrirla sin la llave adecuada. Sigue leyendo

Eriloe – Estío III, 1547

Muere Hadral del Reino Elegido

Hadral, uno de los grandes coleccionistas del Reino Elegido y una de las principales fortunas del mismo, ha muerto tras enfrentarse, al parecer, a unos ladrones que entraron en su casa. El cuerpo fue encontrado por uno de los sirvientes a primera hora de la mañana. El albacea del testamento ha realizado un inventario de las posesiones y asegura que no falta nada, pero uno de los armarios estaba forzado y no había nada en su interior. En las calles del reino se cree que el coleccionista se había hecho con el Tambor de los Gusanos y que ese es el objeto que ha sido sustraído. La pregunta es quién se lo ha llevado: los que querían destruirlo, los que querían estudiarlo o la secta del Emperador que quería utilizarlo.

Trama El Retorno del Emperador


Disputa ilustrada

La biblioteca de Cargrum y una de las autoridades bibliófilas de la ciudad se han enzarzado en un debate agrio en los tabloides de la ciudad. Notas de prensa y pasquines circulan por todas partes acusándose mutuamente de incapacidad académica y de egoísmo coleccionista. Se ha perdido el origen de la disputa, pero recordamos a nuestros lectores que esa autoridad bibliófila es la misma que fue robada hace dos meses y se negó a denunciar ninguna desaparición. Por los escritos, no solo sí le quitaron algo, sino que cree que fueron los responsables de la biblioteca. Estos, por su parte, aseguran que las sucias artes comerciales de aficionado las que pusieron una diana sobre el libro de mineralogía atrayendo la atención de los amigos de lo ajeno. Sigue leyendo

Eriloe – Estío II, 1547

Asalto a la cárcel en Airak

Cientos de manifestantes se congregaron a las puertas de la guardia de la ciudad de Airak exigiendo la liberación de los detenidos. Los mercenarios extranjeros trataron de desperdigar a la multitud mientras la guardia vigilaba los muros de su cuartel. Sin embargo, para sorpresa de ambos, los manifestantes habían aprendido de altercados anteriores y una fuerza de defensa (reconocibles por brazaletes rojos, el color del Emperador) emboscó a los antidisturbuios. Tras controlarlo, asaltaron las puertas del cuartel y entraron en tromba en los calabozos de la ciudad. Todos los prisioneros fueron liberados, incluso aquellos que el motivo de encarcelamiento no habían sido los altercados. Tras los sucesos, los manifestantes se dispersaron como si nada hubiera ocurrido. La guardia lleva varios días intentando capturar a los presos fugados más peligrosos, pero sin mucho éxito. El gobernador, por su parte, ha puesto precio a los cabecillas del asalto. También parecen haber desaparecidos. El asalto se saldó con tres mercenarios muertos y una decena de heridos. Sigue leyendo

Eriloe – Oscuridad tranquila

Xâlin, Solario 1547

Emblema de los Cinco de Ôs

Aún escuchaban los gruñidos de los cánidos intentando escapar de la prisión a sus espaldas, pero en el siguiente eslabón una silenciosa oscuridad les aguardaba. Las luces de las linternas sordas no arrancaban las sombras de las paredes; pareciera que estaban teñidas de un negro infranqueable.

-No me gustan las cosas que huelen a magia -dijo Gorusa quién siempre insistía que la magia olía como los girasoles en el final del invierno, una mezcla de podredumbre y alimento.

No recibió respuesta. A los demás tampoco les gustaban esas cosas, pero siguieron avanzando. Las salas eran muy grandes y atravesarlas requería cierta habilidad trepadora de la que no todos disfrutaban. Lo que empezó como algunas bromas y chanzas entre compañero, se convirtió pronto en un lenguaje técnico por la supervivencia, pero ni siquiera este era capaz de llenar la silenciosa mortaja que les envolvía. ¿Quién habitaba aquel eslabón? ¿Nadie? Y si no había nadie allí, ¿por qué? Sigue leyendo

Eriloe – Jaula antimagia

Durante la Guerra de los Portales los más habilidosos herreros construían jaulas antimagia hechas de un material especial que recibía muchos nombres, pero al que llamaremos eriolina. Se dice que los enanos fueron los primeros en fabricarlas, pero podría ser parte de esas leyendas urbanas que atribuye a estos cualquier invención relacionada con los metales.

En aquellos días, con terribles y poderosos magos, el secreto era fabricar estas jaulas de la forma más discreta y obligar al mago a entrar en su interior. Una vez dentro quedaría aislado de su fuente de poder y no podría conjurar magia, momento en el que los Cazadores de Magos aprovechaban para acabar con ellos de la forma más rápida posible. Que el mago no pueda usar su magia no implica que no pueda andar y salir de la trampa.

Es poco probable que quede algún artesano que sepa fabricar alguna de estas jaulas, pero sí quedan algunos que saben repararlas y comprenden, un poco, su funcionamiento. El secreto de la jaula no es que anule la magia sino que hace que esta fluya por el exterior sin llegar al interior. Dicho de otra forma, la energía mágica al alcanzar el exterior de la jaula cambia de rumbo, rodea la superficie y continúa por uno de los extremos de la jaula, pero ni una gota alcanza el interior. Cualquier magia que quedara en el interior en el momento de cerrar la jaula también huiría a uno de los extremos donde saldría despedida. Sigue leyendo

Eriloe – Estío I, 1547

Se da por perdida la primera expedición

Las autoridades de Cargrum, más por presiones que por convencimiento, han dado por perdida la primera expedición en busca de la ciudad flotante. Nada se ha sabido de Daral, la guerrera que la comandaba, aunque sí han llegado noticias de nuevos avistamientos de la ciudad sin incidentes. La situación en Cargrum se estaba complicando con los enfrentamientos diarios entre detractores de mandar una nueva expedición y apologistas de enviarla. Al final, para contentar a unos y otros, la ciudad ha decidido enviar una segunda expedición, pero sin sufragar los gastos de la misma, los voluntarios recibirán su pago al regreso. Esto ha hecho que mucho se lo piensen, pero aún quedan bastantes voluntarios que ven en la búsqueda la aventura de su vida, las que elevará su nombre a la altura de Jion Mater.

Trama El Retorno del Emperador


Aparecen los libros y la Guardia busca ahora a su dueño

Los libros han sido encontrados en casa de un familiar de uno de los ladrones expulsados meses atrás, pero este ha confesado que desconocía de que se trataba. Su familiar le dejaba en ocasiones fardos cuando tenía que irse de la ciudad y él no los curioseaba, pero tras enterarse de su muerte, decidió investigar. Identificó rápidamente los libros como los que daban la recompensa y avisó a la guardia para que se los llevara. La guardia le detuvo por colaborar con el latrocinio, pero tras un intenso interrogatorio le dejó en libertad. Sin embargo, ha comprobado que los libros son extraños tratados de artes mágicas y ahora pretende detener y ejecutar al dueño original de los mismos. Para ello, se ha puesto en contacto con el avalista para atraerle a la ciudad. Sigue leyendo

Eriloe – La batalla del eslabón

Xâlin, Solario 1547

Emblema de los Cinco de Ôs

La escaramuza que se había iniciado con aquella flecha desde la oscuridad se saldó con varios heridos entre los atacantes y cierto enfado en Roba a quien atacar así a la gente le parecía de mal gusto, un descortesía impropia de gentes más civilizadas. Cierto que habían entrado en su casa sin avisar, pero la curiosidad o la exploración no era un delito castigado con la muerte. Cuando hubieran encontrado algo jugoso que llevarse y lo hubieran cogido, quizás se les podría acusar de algo, pero no al principio. Podría haber sido un encuentro amistoso.

No lo fue.

Cruzar aquel eslabón requirió de mucha astucia por parte de Valtar, mucha mano dura de Gorusa e, incluso, requirió las habilidades marciales de Tempesta, pero la peor de todos, a ojos de sus enemigos, fue la mujer de las dos cimitarras. Estos, los enemigos, parecían una raza de cánidos algo degenerada por vivir en aquellos eslabones, pero no parecían los habitantes originales de aquella extraña edificación. Demasiados pequeños para unas puertas tan grandes. Sigue leyendo