Comandos – Sangrienta Siete – 2×08 5 de noviembre

—Creo que voy dejar un par de pubs sin existencias esta noche —profetizó Peters mientras bajaban por la pasarela del barco que les había dejado en Inglaterra.

—No si yo llego antes —replicó Gonzalez empujándole ligeramente.

Todas su alegrías y esperanzas murieron cuando el sargento, que bajaba en primer lugar, saludó con formalidad a un teniente en la dársena. No escucharon lo que decía, pero sabían que era algo malo cuando todos acabaron en la parte trasera de un camión con rumbo desconocido. El sargento se había sentado en la cabina y los cuatro, más dos novatos de reciente asignación, especulaban en el compartimento de carga. Sigue leyendo

Comandos – Sangrienta Siete – 2×07 De regreso a casa o no

Ahí iban de nuevo, metidos en un barco rodeados de aguas infestadas de submarinos alemanes o, al menos, así se las imaginaba la Sangrienta Siete. La campaña de Italia había terminado para ellos. Los muchachos (otros muchachos) habían desembarcado en Salerno y Calabria y el gobierno italiano se había desmoronado. Los alemanes aún se defendían en territorio italiano, pero era solo cuestión de tiempo que toda la península fuera liberada. Sigue leyendo

Comandos – Sangrienta Siete – 2×06 – Messina

Messina, el puerto más importante de Sicilia y el objetivo principal de la campaña está ocupada. Patton se ha adelantado a ese sobrevalorado Monty. ¡Les hemos ganado! Dicen los soldados estadounidenses sin referirse ni a los alemanes ni a los italianos. La Sangrienta Siete no es ajena a la alegría general, pero veteranos en estas lides de las ocupaciones ya se han agenciado algunas vituallas adicionales y un cómodo lugar donde pasar la noche. Son latas calentadas a la luz de una lumbre y botellas de vino de una dudosa calidad, pero para un soldado de la Uno Rojo es el manjar de la victoria. De aquí a Roma aseguran con confianza. Sigue leyendo

Comandos – Sangrienta Siete – 2×05 – Las retiradas

Detenidos junto al río Furiano y un territorio montañoso sin carreteras ni senderos que lo atraviesen, los miembros de la Sangrienta Siete vigilan los alrededores desde las faldas del Etna. Desde su posición pueden ver el avance de sus compañeros al norte, en la costa. El lento avance británico por la costa este. Lo que más indigna a los muchachos es la cantidad de unidades en reserva que los Tommys mantienen. ¿Por qué no las lanzan todas al combate? Se preguntan. Al noreste pueden seguir la retirada de los alemanes e italianos a través del estrecho de Messina. No alcanzan a ver el puerto, pero sí la llegada de los barcos al otro lado del brazo de mar. Sigue leyendo

Comandos – Sangrienta Siete – 2×04 – Randazzo, el desfiladero de la muerte

La ciudad de Randazzo está ubicada en un desfiladero con el monte Etna al sur y las montañas Caronie al norte. El terreno se eleva, mucho, hasta llegar a la localidad y el campanario de la iglesia, de ladrillos oscuros con ventanales claros y un tejado picudo y rojizo, es lo primero que se ve desde lejos. Los hombres de la Sangrienta Siete se temen lo peor. No solo puede haber un observador de artillería en aquella construcción, sino que todo el pueblo puede ser una maldita ratonera en el fondo de una alcantarilla.

Los alemanes se han retirado de Traido y los jefes creen que se están retirando de la isla a causa del avance de los compañeros de la tercera por la costa, pero el sargento Rogers no se fía. Si la información fuera cierta, ya estarían allí los británicos que, empiezan a pensar, que se detienen cada hora a tomar su estúpido té. Sigue leyendo

Comandos – Sangrienta Siete – 2×03 – La batalla de Troina

El avance por el centro de Sicilia estaba siendo un calvario. Los alemanes y algunos italianos se esforzaban por no dejarles pasar. Una desconsideración que hablaba mal de la hospitalidad mediterránea para los chicos de la Sangrienta Siete. Los alemanes le llamaban la “Línea del Etna” y es que aprovechándose de las elevadas estribaciones del volcán, la defensa de los boches estaba resultando impenetrable. Patton corría por la costa para sortearla por el flanco, pero, mientras tanto, a la 1ª división le había tocado la desagradable tarea de ocupar Troina. Sigue leyendo

Comandos – Sangrienta Siete – 2×02 – Non con mia figlia

La batalla de Gela ha terminado, aunque la isla de Sicilia aún se resiste a las tropas estadounidenses y británicas que han desembarcado en ella. Montgomery se ha atascado en las faldas del Etna y Patton está decidido a adelantarle rodeando toda la isla, pero su avance y su determinación se ven rotas cuando un puente de la carretera que pasa en voladizo sobre el mar ha desaparecido. Los alemanes lo han volado tras abandonar sus últimas defensas en la zona. Sigue leyendo

Comandos – Sangrienta Siete – 2×01 – La batalla de Gela

No hay un momento más difícil para un soldado que el periodo de tranquilidad entre el final de una batalla y el principio de otra. Se pregunta si volverá a tener tanta suerte y rememora los momentos en los que estuvo a punto de no tenerla. Este no es el caso de la Sangrienta Siete que aprovecha estos momentos de paz para volver a hacer de las suyas. Sigue leyendo

Comandos – Sangrienta Siete -1×14 – La Colina 609 (2ª parte)

Snelling no se equivocó y su petición para que fuera otro quién asaltara la colina no cayó en oídos sordos o, al menos, alguien en las altas esferas había tenido la misma idea que el veterano soldado. El segundo asalto contra la colina 609 iba a encabezarlo la 34ª de infantería. La 1ª división blindada avanzaría por el flanco izquierdo mientras que ellos lo harían por el flanco derecho. La Sangrienta Siete se preguntó si tenían algún enchufe entre los de arriba. Sigue leyendo

Comandos – Sangrienta Siete -1×13 – La Colina 609 (1ª parte)

Los alemanes están rodeados con la espalda al mar y la ciudad de Túnez como único punto de abastecimiento. Capturar la ciudad de Túnez es capturar el norte de África y terminar la batalla que comenzó en la Operación Torch. Las fuerzas Aliadas se han puesto bajo un único mando, han aprendido las lecciones duramente enseñadas por los contraataques alemanes y se disponen al último asalto. Pero todo no es tan sencillo, en el camino hacia Túnez hay una colina, la 609, que aunque no es un obstáculo infranqueable es un excelente puesto de observación para la artillería. Cualquier avance que quiera hacerse por el norte o por el sur de esta posición se encuentra con la respuesta artillera y demoledora alemana. No hay otra opción, hay que capturar la colina 609, hay que echar de su cima a esos observadores y es la primera división de infantería quién tiene sus posiciones frente a ella. Sigue leyendo