Sistema Sombra – Oráculo

¿Qué es un oráculo en un sistema de rol?

Hace un tiempo descubrí la existencia de los oráculos en los juegos de rol. Un oráculo es un sistema de aleatoriedad para suplir al DJ en la toma de decisiones, algo que te permite dejar un poco a la suerte algunos derroteros de las historias de nuestras campañas o, incluso, poder jugar sin DJ, tanto con un grupo de jugadores como uno solo consigo mismo. (Lo se, suena raro, pero es posible y si, también divertido).

Desde mi descubrimiento he probado varios oráculos distintos, cada uno de ellos con sus pros y sus contras, unos peores y otros mejores, aunque, eso si, la mayoría en inglés. Entonces me paré a pensar: ¿por qué no crear un oráculo propio basándome en el sistema sombra (la mayoría de oráculos pueden usarse con cualquier sistema)? Pues aquí lo tenéis.

A lo largo de varios artículos iremos ahondando en lo que puede hacer nuestro oráculo y cual es la mejor manera de usar cada una de sus reglas. Si nunca has escuchado hablar de los oráculos no te preocupes, haremos este camino juntos explicando todo paso por paso. Así que comencemos con lo más básico: Sigue leyendo

Sistema Sombra – Tensión Narrativa

Los personajes y, por extensión, los jugadores son los responsables de que la trama de una historia avance. Ellos son los que toman las decisiones con mayor o menor fortuna y los que establecen objetivos a corto, medio y largo plazo. Aunque abordaremos este tema en otro artículo, la trama nunca avanzará si las decisiones que se les ceden a los personajes son intrascendentes, si ir por el pasillo de la derecha tiene la misma repercusión que ir por el de la izquierda, si no hay tensión narrativa. La sensación de elegibilidad debe ser sincera y aunque no hacerlo así es un recurso habitual, a la larga se vuelve en contra de la trama en cuanto los jugadores se dan cuenta de ello, se pierde la tensión y eso les lleva a perder interés en la historia que estáis jugando.

La tensión narrativa lo que genera es incertidumbre, tanto en jugadores como en personajes, y esa incertidumbre, ese no saber qué pasará es lo que hace que el jugador deje de apilar dados o que vuelva a la siguiente sesión de juego. Sigue leyendo