Eriloe – Los Cinco de Ôs

Cinco de Os

En cierta ocasión me preguntaron cómo se habían conocido los Cinco de Ôs y respondí que en Ôs, en una taberna. Lo dije con aplomo y con seguridad y nadie lo puso en duda mientras contaba su historia. Mentí, no sé cómo se conocieron y no sé cómo acabaron juntos. Yo los conocí cuando aún eran cuatro y empezaban sus andaduras, pero de una cosa sí estoy seguro. No fue en Ôs y no creo que estuvieran lo suficientemente sobrios para entablar amistad de haber sido en una taberna. Sin embargo opino que el principio solo importa a los editores de libros que creen necesario sentar en el sillón al lector con el primer aliento. Al resto de los mortales nos interesa más el ahora y, si eso, el mañana.

Los Cinco de Ôs recibieron su poco original nombre tras un aciago encuentro en esa ciudad (espero que noten el homenaje). Les tendieron una trampa, uno de los señores de negocios turbios de aquellos días, y ellos debían haber caído en ella de lleno, haber sido acusados de robo y, quizás, de asesinato mientras el verdadero culpable, un sicario de este hombre, se libraba de la persecución de la guardia de Ôs. Sin embargo, los Cinco no solo se libraron de la trampa, sino que capturaron al sicario y lo entregaron a la justicia (quién no dudo en colgarle de los pulgares en el puerto). No satisfechos con el resultado de su participación, dedicaron las siguientes jornadas a lavar su nombre y cobrarse la afrenta. Se dice que el turbio empresario acabó abandonando la ciudad oculto en un mercante (se dice que nunca llegó a su destino y que aún cae en el eterno vacío al que fue arrojado). Ahora cuando alguien pregunta por ellos, la respuesta es siempre la misma: son los Cinco, los Cinco de Ôs. Sigue leyendo

Eriloe – Envidias y traiciones

Esta aventura está pensada para incluirla como relleno o interludio en mitad de una campaña. También puedes jugarla como una aventura suelta de una tarde con tus amigos o como una partida en eventos.

En su viaje hacia otro lugar, los personajes se ven obligados a hacer noche en un pequeño pueblo de montaña. Hay una posada muy humilde que parece más un compromiso vecinal que una necesidad del camino y que es más una taberna para los vecinos que un negocio de hostelería. Al llegar al local serán atendidos en la calle por un mozalbete, de no más de 12 inviernos, que se ofrecerá para cuidar y limpiar los caballos (espera que le paguen por ello) y llevarlos al establo donde les dará paja fresca que él mismo ha recogido esa mañana (esto es cierto). Se presentará, si le preguntan, como Rico el hijo de Rigo, el posadero. Y si quieren habitación les invitará a entrar no sin antes avisarles que hoy están los parroquianos (él dirá vecinos) algo molestos. Si se interesan por el motivo, les contestará: «¡El de siempre!», pero no añadirá más argumentando que son cosas del pueblo que, seguro, no interesan a los viajeros ilustres como ellos. Sigue leyendo

Eriloe – Introducción a las tramas de Eriloe

Eriloe es la ambientación de fantasía que se está desarrollando en Sombra desde las páginas de la revista Desde el Sótano. Como todas las ambientaciones no históricas, uno de los puntos interesantes es lo que denominan Ambientaciones Dinámicas que, en resumen, es que la ambientación dinámica no es una fotografía fija sino que va evolucionando en el tiempo y va desarrollándose con las aportaciones de la editorial y de los jugadores. No hace mucho, la editorial ha compartido algunos documentos creativos donde se puede curiosear en las bambalinas de las ambientaciones dinámicas y, naturalmente, he ido de cabeza a la de Eriloe. Todo apunta a su apertura en breve (lo que implicará noticias y sinopsis), pero antes adelantaremos las tramas que conocemos hasta el momento.

El Retorno del Emperador

El Emperador murió y no hay casi ninguna duda de que abandonó este mundo. ¿Casi? Sí, casi porque hay mucha gente que cree que el Emperador simplemente se retiró y está preparando su retorno más fuerte que nunca, un retorno definitivo que le hará el dueño del mundo. Los creyentes de esta leyenda relacionan algunos acontecimientos, en apariencia inconexos, como señales de ese retorno. Símbolos, glifos, mensajes crípticos en papiros, accidentes, desapariciones misteriosas, acólitos, sectas, todo lo señala, pero lo que más convence a los creyentes es el empeño que ponen algunos, en altos rangos de poder, para racionalizar estos acontecimientos y alejarlos de cualquier interpretación imperial. Hay creyentes en todas partes, incluso aquellos que toman las decisiones de que fronteras guarecer o cuanto ejército mantener. Lo más habitual es no creer, pero, por si acaso, prepararse. Sigue leyendo

Eriloe – El cazador de reliquias

La presente aventura está pensada como introducción para una campaña más larga, para dar a los PJ una base a la que puedan acudir regularmente y una excusa para trabajar juntos por un objetivo común. La aventura es sencilla, para personajes recién llegados a la ciudad de Ôs y, probablemente, a la ambientación. Un filántropo de la ciudad, con el defecto de ser un acaparador compulsivo, contrata a los PJ para recuperar un objeto en la propia ciudad. Si los personajes lo consiguen, puede que sea el inicio de una fructífera amistad.

Barnabás de Ôs

Barnabás es el nombre de un conocido comerciante anticuario que tiene un puesto muy famoso en el mercado de Levante y Poniente y que es conocido entre la burguesía de mercaderes de la ciudad. No es miembro del consejo, pero las malas lenguas aseguran que por decisión propia, no porque no hayan intentado elegirle en varias ocasiones.

Es uno de los principales importadores de vino de Xalîn y Falîn y tiene también una amplia red de contactos de especias que le lleva a tener agentes en todas las ciudades importantes de Eriloe. Su puesto en el mercado siempre está inundado por los olores del mundo, una delicia para alguno y una tortura para otros que no soportan los picantes aditivos del sur. Una de sus ramas comerciales son las antigüedades que vende a los adinerados comerciantes a precios de infarto. Su nombre es garantía de calidad (nada de imitaciones) y está especializado en objetos de la época del imperio de Osterreid, aunque toca todas las épocas. Sus agentes comerciales siempre están atentos a los mercadillos locales para ver si pueden agenciarse alguna ganga clásica. Algunas de estas reliquias nunca ven la luz porque Barnabás es un coleccionista compulsivo de todo lo que sea raro, extraño, antiguo (y mágico). Su casa, en una de las partes altas de Ôs es un auténtico museo (sus amigos especulan que tiene almacenes por toda la ciudad con más cosas). Sigue leyendo

Eriloe – Sociedad Cartográfica Mater

Jion Mater fue uno de los más grandes exploradores de la época del Emperador y gracias a él se conocieron muchos caminos, culturas y pueblos de Eriloe. Se podría decir que fue el primer explorador que ejerció su profesión como tal. Hasta ese momento la exploración estaba patrocinada por cuestiones económicas (rutas comerciales) o militares, pero él se dedicó a la exploración con el único objetivo del conocimiento. Ese es el espíritu de la Sociedad Cartográfica que lleva su nombre, aunque no hay ni hubo relación alguna entre los fundadores y el famoso explorador.

Emblema de la Sociedad Cartográfica Mater

La Sociedad Cartográfica tiene en sus filas a un montón de aventureros que van tomando nota de los caminos y detalles relevantes de sus viajes. Toda la información se recopila y se va añadiendo a mapas cada vez más detallados con los que la Sociedad elabora cuidados y hermosos originales que luego reproduce y vende a comerciantes, gobiernos y otras hermandades. Los aventureros reciben dinero a cambio de sus informaciones cuando estas son verificadas por la sociedad y aunque no es una fuente de ingreso de la que vivir (afortunadamente los aventureros tienen otras formas de ganar dinero) es un ingreso que puede sacarte de un apuro en las malas épocas. No todos se molestan en aportar información a la Sociedad, pero los que lo hacen reciben a cambio el apoyo, a modo de mapas e indicaciones, de los miembros de la S. C. Mater. Sigue leyendo

Eriloe – El origen del Emperador

Si hacemos caso a las leyendas, el emperador fue el resultado de la unión de un gigante de hielo y una ogra gigante. Es bastante probable que fuera el propio emperador el que iniciara esa leyenda pues era amigo de la desinformación que le beneficiaba. Si sus enemigos creían que tenía un origen casi mitológico, acudirían al campo de batalla ya derrotados.

No se conoce el lugar de nacimiento del Emperador, pero sí sabemos que era un humano y que las primeras referencias que hay de él le sitúan en la ciudad de Ôs siendo un niño (unos 5 años). No es aventurado pensar que pueda ser natural de esa ciudad, pero ya en sus tiempos, la importante ciudad isleña era un importante puerto y pudo haber viajado hasta allí desde cualquier lugar de Eriloe.

A la edad de 16 años abandona la ciudad (parece que por problemas con un gremio local) y se dirige a Xalîn. En esta isla y en su hermana realizó diferentes trabajos junto a leñadores, pescadores, guías y prestamistas. Se dice que visitó el monasterio de Cafarna y allí decidió convertirse en aventurero. Sigue leyendo

Eriloe – Las guías de Metrojina

Al final de la Edad de los Héroes o quizás un poco después, surgió en Cargrum una serie de guías de viaje. Las editaba una editorial cuyo nombre se ha perdido en el tiempo, pero que iban firmadas por Metro Jina, un infatigable viajero que había viajada más allá de las tierras conocidas (por aquel entonces). Con la paciencia de un enciclopedista, Jina había recopilado lugares, personajes, localizaciones y demás referencias de los lugares que pasaba. Un trabajo que le llevó una vida y cuya culminación fue la publicación en una serie de volúmenes de bolsa (se llama así a los libros pequeños que pueden llevarse en una mochila o bolsa de viaje).

No se sabe el número exacto de volúmenes que se publicaron, pero hay quién dice que fueron 23, pero no hay copias de todos ellos en ningún sitio. Se cree que fueron 23 porque la guía de lo que ahora se conoce como Gran Federación del Este tiene ese número y no se conoce ninguno mayor, pero, entre otros, falta el 9, el 12, el 20. El 1, por ejemplo, está dedicado a Cargrum. Sigue leyendo

Eriloe – Giravueltas

Los giravueltas son unas piedras huecas de cuarzo translucido con un extraño material oscuro en su interior. Su principal característica es que la piedra oscura apunta siempre al mismo lugar y, en general, hacia levante (aunque pueden apuntar en cualquier dirección). Da igual en que punto de Eriloe te encuentres o cuanto gires el instrumento, la piedra negra se moverá siempre para apuntar a la misma dirección tras un rato de reposo.

Giravueltas del museo de Ôs. Dicen que apuntan hacia el palacio del antiguo Emperador

Son utilizados por los navegantes del vacío para controlar el rumbo. Algunos utilizan una piedra y controlan el ángulo y el tiempo de viaje (lo que les permite calcular la longitud); sin embargo, la mayoría de los barcos de gran tonelaje llevan dos giravueltas y eso les permite calcular la longitud y la latitud. Los navegantes que hacen estos cálculos son muy apreciados en las tripulaciones y no es una tarea sencilla. Un error y el barco puede estrellarse contra rocas errantes o acabar en una costa desconocida. Sigue leyendo

Eriloe – Racismo

Desde el punto de vista de la ambientación de Eriloe, todas las criaturas inteligentes (casi todas) pertenecen a la misma especie, todas son, de alguna manera, humanoides. Esto incluye a orcos, enanos, elfos y similares. Hay algunas que no, pero, en general, sí se consideran así. Es por ello que pueden existir casos de descendencia cruzada (semielfos, semiorcos, etc.) y la razón por la que hablamos de racismo (y no especismo como haríamos en Exo, por ejemplo).

Una de las consecuencias de la fallida campaña unificadora del Emperador fue que las civilizaciones «avanzadas» comprendieron que en el norte de Eriloe existían civilizaciones complejas y tan avanzadas como las suyas. Hasta esa fecha, los del sur y, en especial, los isleños veían a esa gente como subproductos y errores de la naturaleza. Si hubieran tenido conocimientos biológicos, habrían pensado que eran líneas fracasadas de la evolución que, por fortuna, no se habían extinguido. Lo más habitual, no sin cierta superstición, era considerarlos deformaciones fruto de comportamientos deplorable (como aparearse siempre dentro de la misma familia como los animales, lo que provocaba ese retroceso hacia la animalidad). Sigue leyendo

Eriloe – Una historia de goblins

No hace mucho tiempo, los goblins vivía y prosperaban en Colinahueca, una pequeña almenara desde la que comerciaban con el pueblo de Mandoril con unas estupendas setas de las profundidades: una variante del champiñón más grande y suculenta. El negocio era interesante para ambas partes porque los goblins no eran muy ambiciosos y se conformaban con intercambiar su manjar por productos menores que ellos apreciaban: mantas, comida y alguna baratija. Todo cambiaría cuando contrataron a un intermediario, un hombre de negocios local llamado Filigan.

Filigan empezó a pedir los pagos en metálico y tras quedarse su comisión, eso creían en Mandoril, entregaba el resto a los goblins. Estos dejaron de venir por el pueblo y de comprar las mercancías de Mandoril, aunque Filigan hacía encargos periódicos de cosas básicas. El negocio de la ciudad se resintió un poco, pero no lo suficiente para alarmarse y, por otro lado, la producción de setas aumentó sin resentirse mucho la calidad, lo que permitió un pequeño negocio de exportación. Todos estaban más o menos contentos, excepto los goblins. Sigue leyendo