Pangea – Brontocorno

(Ceratotherium simum cottoni)

Brontocorno

Etimología: BRONTO (Grande) CORNO (Cuerno)

Los primeros rayos del sol acariciaban el inalcanzable horizonte de la sabana naraviense. Las altas hierbas se mecían al son de la suave brisa del este, trayendo el frescor del río y el aroma de las extensas praderas. Y allí, recostado bajo la sombra de una solitaria acacia, un brontocorno se despereza estudiando los alrededores con sus pequeños ojillos oscuros. Aquel era su territorio y el de su familia, y no toleraría, bajo circunstancia alguna, que ninguna amenaza entrara en el. Sigue leyendo

Pangea – BRAKOS

(Hyainailouros sulzeri)

Brako

ETIMOLOGÍA: Sin significado propio.

En una hondonada el olor a muerte lo impregna todo. Allí, entre un grupo de arbustos, los restos de un animal irreconocible yacen medio comidos. Sobre ellos algún animal ha defecado. Se trata de una manada de brakos que merodea desde hace semanas por la zona. Cuando acaban con sus victimas defecan sobre sus cadáveres para impregnarlas con su olor y evitar que otras criaturas se los roben.

Dicen, que los ogros del norte son capaces de doblegar estas criaturas con la fuerza bruta, pero no aquí, en las tierras de Narava. Aquí muy pocos tienen la voluntad suficiente para dominar a uno de estos animales. En esta tierra los brakos caminan libres, con la única compañía de sus compañeros de manada.

Sin embargo el olor a carne muerta ha atraído a otras criaturas, un grupo de hambrientos urgos de pieles negras, que han descendido de las montañas. Su número ha aumentado y el alimento de sus territorios ya no es suficiente. En busca de un nuevo lugar en el que asentarse, los robustos cánidos se han acercado a donde se alimentan los brakos. Cuando estos se percatan del intruso se ponen alerta, gruñendo al viento que les trae el aroma de sus enemigos.

Los brakos que descansaban recostados se han levantado y se preparan para defender su alimento. De pronto un urgo sale de entre unas hierbas altas y se lanza hacia el primer brako. Eso es el principio de una cruenta y corta lucha por la supervivencia en la salvaje Pangea.

Con una mortal dentellada el brako provoca una profunda herida en el cuello del perro. Una herida que, aunque no mortal en el momento, le costará la vida tan solo un par de días después.

Como activados por un resorte las dos manadas se lanzan una contra otra. Fieros ladridos se mezclan con gruñidos y aullidos de dolor. Esta vez los brakos salen victoriosos, aunque repletos de heridas. Los urgos huyen en busca de otro adversario menos feroz. Mas no es la primera vez que estas dos especies se encontraran en estas tierras. Ambas son depredadores feroces y territoriales, y el aumento de las manadas urgas ha dado comienzo a una fuerte lucha por la supervivencia del más fuerte.

No hay lugar en Pangea para los débiles.

Más allá de Pangea

Aunque para las sociedades de Pangea el brako es un tipo de lobo de gran tamaño y aspecto fiero, en realidad pertenece a los creodontos, extintos ya en nuestro planeta. Estas criaturas eran carnívoras, aunque pertenecían a un orden diferente al actual Carnivora. ¿Por qué esta diferencia? Por la colocación de sus molares. Esta característica, que podría parecer en un principio totalmente insignificante, es la muestra de una evolución independiente.

El Hyainailouros sulzeri fue una de las especies de este orden y hubo un tiempo en el que caminó por la superficie de lo que ahora es Europa.

Materiales que se obtienen de un brako

Piel de brako (no son suficientes para sobrevivir en zonas de extremo frío y nieve)
Colmillo de brako (usado como abalorio. Es un amuleto de fuerza)

Características

FUE 8/24 Iniciativa 18 Avistar 18 Rastrear 18 Fondo 20 Esquivar 20 Sprint 20
Armadura 1
Ataque de garras 22 (Daño tipo I Cortante)
Ataque de mordisco 18 (Daño tipo I+1 Perforante)
Puntos de desarrollo: 31

Pangea – Birkadrack

(Pteranodon sternbergi)

Imagen obtenida de la web fineartamerica.com

ETIMOLOGÍA: Lagarto de los cielos. birka (Cielo) drack (lagarto)

En las abruptas costas, donde los acantilados se alzan desafiantes frente al salvaje océano, una criatura sobrevuela el agua en busca de peces que llevarse a la boca. Su vuelo es lento, casi podría decirse que elegante. Aprovecha las corrientes de aire para planear con sus membranosas alas. Las nueve varas de envergadura dibujan una sombra alargada en la superficie del agua. Basta un puñado de aleteos para que la criatura se alce de nuevo hacia el cielo. Sigue leyendo

Pangea – Más allá de Pangea: Filogenia Evolutiva

Pangea es un mundo prehistórico, donde tiene cabida todas las especies estudiadas por la paleontología. MAS ALLÁ DE PANGEA es una serie de artículos en la que veremos, de forma más técnica y realista, algunas cuestiones de esta ambientación, alejándola de todo ese misticismo propio de cómo lo ven sus habitantes. En esta primera ocasión hablaremos sobre algunas de las especies que pueblan este mundo y de sus ancestros. Sigue leyendo

Pangea – Lagarto Vela (Edaphosaurus)

Lagarto Vela - Imagen de Dmitry Bogdanov, dmitrchel@mail.ru - CCBY-SA 3.0

El viento provoca remolinos de polvo en la cuarteada superficie del desierto del escorpión. La arena refleja sin piedad los abrasadores rayos del sol. Y en este lugar inhóspito, donde duros arbustos raquíticos crecen aquí y allá, camina un grupo de peculiares lagartos de tres varas de longitud, con una vela, repleta de protuberancias, a su espalda: los lagartos vela. Sigue leyendo

Pangea – Crónicas de Lanuk: Visiones de futuro

Hoy es un día triste para todos. Gobor se ha marchado. Los espíritus le han reclamado. A Gobor le encantaban mis historias. El siempre estaba atendiendo, como vosotros hacéis ahora, así que, que mejor forma de recordarle que con una nueva narración junto al fuego.

Recuerdo una vez, hace ya muchos ciclos, que llegó un mendwan al grakin. Su piel era morena, tostada por el sol, y sus ojos oscuros como la noche. Vestía la piel de un reptil, y en su espalda, justo sobre sus omóplatos, vestía un extraño arco de hueso y membrana. Por aquel entonces Gobor era tan solo un crío que pasaba las horas compitiendo amigablemente con mi hijo Lanuk. Fue precisamente nuestro fallecido compañero quien le preguntó a aquel extranjero por las pieles que portaba. Él le contó que se trataba de un extraño reptil que habitaba en el Desierto del Escorpión al que las tribus turgan, a las que el pertenecía, le conocían como “lagarto vela”. Una criatura de cuatro patas con una membrana en arco situada en su lomo. Sigue leyendo

Pangea – Drazhu

El Portador de la Ventisca, el mal encarnado del Wukran. Muchas son las historias que se narran sobre esta criatura, aunque muy pocos han sobrevivido a ella para poder contarlas. Fue en las afueras de Aguaclara cuando se le vio por primera vez. Allí donde esta bestia oscura aparece lo hace acompañado de un terrible temporal de nieve y frío. Las nubes cubren el cielo y, avanzando junto a el, avanzan criaturas deformadas por el toque del Wukran, portadoras de muerte y miedo. Con su poder aísla ciudades enteras mientras observa desde la lejanía, dejando que hordas y hordas de criaturas oscuras ataquen sin cuartel. Solo cuando la tormenta se encuentra en su momento más álgido, Drazhu se pone al frente del ejercito oscuro, transformándose en un portador de muerte y destrucción. Entonces atronadores tambores de guerra resuenan en el aire y la sangre comienza a teñir la blanca nieve. Sigue leyendo

Pangea – La tempestad de las cuatro manos de días

De nuevo al calor de la hoguera, ¿eh? Este maldito frío se mete en los huesos y ni si quiera la cercanía de las llamas lo quitan del todo. Pero créeme, recuerdo temporales mucho peores que este ¿Quieres seguir escuchando las historias de este viejo? Bueno, como quieras, pero no olvides que ha sido decisión tuya. Sigue leyendo

Pangea – El Nacimiento de Lanuk

Um ¿recién llegado? ¿No? Bah, que más da. Sea como sea creo que no nos han presentado, ¿no es cierto? Mi nombre es Embe. Si, lo se, soy viejo, viajero. Mis ojos han visto más drumas de las que puedo llegar a contar. He llevado una vida dura, y aún así he sido un mendwan feliz. Pero ven, no te quedes ahí pasmado. Acércate a la hoguera. La noche es condenadamente fría y lo agradecerás. Sigue leyendo

Pangea – Desde el principio de los tiempos

· Hace 4.000 m.a aproximadamente: Se crea el planeta al fusionarse grandes rocas en el vacío espacial. (El Gran Espíritu crea Pangea). Al principio Pangea es todo un océano de magma.

· Hace 3.300 m.a aproximadamente: La superficie del planeta se enfría. Miles de años después un asteroide impacta llevando consigo los primeros microorganismos vivos que habitarán Pangea. Sigue leyendo