Exo – El origen de los zelonitas

Por supuesto, carecemos de fechas exactas. Los verrianos no mantienen registros con fines académicos como hacen los humanos. Para ellos casi toda la información histórica carece de valor práctico, y todo cuanto carece de utilidad es purgado de sus sistemas de almacenamiento de información. Los verrianos viven el aquí y el ahora.

Apenas disponemos de unos pocos datos sobre el origen de los zelonitas, e incluso estos carecen de fiabilidad, pues han sido facilitados por la reina verriana del sector K-51. Si creemos los datos suministrados, todo empezó hará un par de milenios en el planeta Zele, una roca sin vida del sistema Lucahoin (sector Ester). En ese lugar, una roca desprovista de atmósfera que no debería albergar vida, un grupo de exploradores verrianos que buscaban depósitos de minerales descubrieron una antiquísima instalación de origen desconocido (¿Tal vez unas antiguas ruinas skardar?). Cuando se adentraron en su interior, los verrianos fueron infectados por un extraño parásito capaz de colonizar incluso su asombroso metabolismo (de modo parecido al gom (pág. 50 del Exobichos). El parásito les confirió la capacidad de manipular de una forma limitada su propio cuerpo, provocando rápidos cambios físicos a voluntad, si bien sus capacidades telepáticas quedaban bastante mermadas durante el proceso. Peor aún, esta desviación genética resultó ser contagiosa. Pronto, lo que en principio parecía poco más que una anomalía puntual de un puñado de individuos terminó propagándose a una notable porción de la población verriana de Ester, llegando incluso a infectar a la propia reina de la colmena. La monarca, ofuscada por sus nuevas habilidades y sin duda bajo el influjo del parásito, pretendió incorporar las manipulaciones genéticas que el parásito transmitía al acerbo genético de la siguiente generación de jóvenes verrianos. Por supuesto, el asunto terminó en una sangrienta guerra civil que a punto estuvo de aniquilar por completo a la colmena de Ester. Tan solo gracias a la astucia y la fuerza de voluntad de Lomprk lazx-reskj, un noble que muy oportunamente se metaformoseó en una nueva reina, que la infección pudo ser contenida y finalmente erradicada. Sigue leyendo

Exo – Las guerras Corporativas

Las guerras Corporativas son un acontecimiento que ha sido citado en muchas ocasiones en los suplementos de EXO y en algunos artículos de esta revista. En el propio manual básico se cita muy de pasada, como una de las guerras civiles que ha sufrido la República a lo largo de su historia. No fue la primera y tampoco la última, pero sí la que tuvo mayores repercusiones posteriores. A continuación, desgranaremos un poco su desarrollo y consecuencias. Por si a alguien le interesa, a título personal lo identifico con el equivalente a la «guerra civil galáctica» de Star Wars. Si quieres llevar una campaña en la que un grupo de aguerridos rebeldes luchan contra las opresivas fuerzas del gobierno, esta es tu época.

Si exceptuamos la guerra Veddia (911-945 dV), y a pesar de que los pequeños conflictos internos fueron continuos, durante los primeros mil años de existencia de la República de Vettera (RdV) no hubo grandes enfrentamientos militares. Sin embargo, el fin del primer milenio trajo consigo uno de los enfrentamientos que más honda huella han dejado en la historia republicana: la guerra Corporativa (1032-1049 dV). Sigue leyendo

Eriloe – El origen del Emperador

Si hacemos caso a las leyendas, el emperador fue el resultado de la unión de un gigante de hielo y una ogra gigante. Es bastante probable que fuera el propio emperador el que iniciara esa leyenda pues era amigo de la desinformación que le beneficiaba. Si sus enemigos creían que tenía un origen casi mitológico, acudirían al campo de batalla ya derrotados.

No se conoce el lugar de nacimiento del Emperador, pero sí sabemos que era un humano y que las primeras referencias que hay de él le sitúan en la ciudad de Ôs siendo un niño (unos 5 años). No es aventurado pensar que pueda ser natural de esa ciudad, pero ya en sus tiempos, la importante ciudad isleña era un importante puerto y pudo haber viajado hasta allí desde cualquier lugar de Eriloe.

A la edad de 16 años abandona la ciudad (parece que por problemas con un gremio local) y se dirige a Xalîn. En esta isla y en su hermana realizó diferentes trabajos junto a leñadores, pescadores, guías y prestamistas. Se dice que visitó el monasterio de Cafarna y allí decidió convertirse en aventurero. Sigue leyendo

Eriloe – La guerra de los Portales

Durante la Era de los Héroes, poco después del alumbramiento de la ciudad de Cargrum, tuvo lugar una batalla entre los hombres y los dioses o así se ha descrito en los libros de historia. Se la conoce como la Guerra de los Portalespues estos eran los instrumentos que algunos utilizaban para perpetuar su poder y su dominio sobre las clases más desfavorecidas.

Representación artística de un portal. Fuente http://worldofeletale.wikia.com/wiki/File:Elf-gate.jpg

Sigue leyendo

Eriloe – La batalla de Corus y las fortalezas gemelas

En las tierras del norte, más allá del Protectorado del Eo y de las islas de Falîn y Xalîn se alzó un poderoso gobernante que unió a las otrora dispersas razas de humanoides. Les dio entidad como nación y les dio un ambicioso objetivo. Naturalmente, estoy hablando del Emperador y de la cruzada que emprendió contra todos los pueblos libres. Tres hechos contuvieron la imparable expansión de su control: la batalla contra los Guardianes, Thoriel, en el poniente, y la sangrienta y decisiva batalla de Corus, en las fortalezas gemelas. Hoy les hablaré de esta última. Sigue leyendo

Rol Negro – Bandera y escudo de Cunia

Nos preguntaban en Facebook hace unos días, mientras se sucedían diferentes manifestaciones con unas y otras banderas, cuál era la bandera de Cunia. Confesamos que es algo que no habíamos pensado, pero una de las cosas más interesantes de la revista Desde el Sótano es poder dar respuesta a estas interesantes preguntas como se merecen. Sigue leyendo

1808 – El Pronunciamiento de 1820

No acababa de despuntar el nuevo año cuando el mismo 1 de enero de 1820 el teniente coronel Rafael de Riego, al mando de un importante contingente de tropas destinadas a combatir la insurgencia en Las Américas, leía una proclama en Cabezas de San Juan en la que abogaba por la reinstauración de la Constitución de 1812. No era el primero en actuar de esta forma, pero si fue el que, a la postre, acabo teniendo éxito y por tanto pasando a la historia como el desencadenante del más adelante llamado trienio liberal.

Rafael Riego

Sigue leyendo