Pangea – Fetiches de las Islas del Sur

Introducción

Los fetiches de las tribus de isleños están asociados a regalos o dones de los dioses a los hombres. Por normal general son artículos beneficiosos pero en ocasiones pueden llevar asociado un precio oculto.

El anzuelo de Kuula

El anzuelo de Kuula

Este anzuelo hecho de hueso de tiburón es uno de los anzuelos de Kuula, la deidad de los pescadores. Es un anzuelo que nunca pierde filo y no hay que limarlo con piedra volcánica para mantenerlo.

Se usa del siguiente modo: ha de realizarse una invocación a Tangaroa, el tío de Kuula. Se le ha de pedir que se permita sacar peces del mar, prometiéndole que se pescará sólo lo necesario para alimentar a las personas que se mencionen en la invocación. Tras hacerlo, se ha de pensar en los peces que se espera pescar. Entre un período de uno a una mano de nudillos el poseedor del anzuelo se habrá hecho con ellos, incluso si son aguas donde esa especie en concreto no habita. Sigue leyendo

Pangea – Motaas

Motaas nació hace tres manos de inviernos en las llanuras del este. Su madre le decía siempre que la camada a la que él pertenecía había nacido un día en el que el sol golpeaba con fuerza la tierra y la caza escaseaba así como el agua.

Motaas desde muy temprano mostró una gran aptitud para tareas de vigilancia y defensa y a eso se dedicó con su grupo tribal. Tuvo muchas oportunidades de demostrar sus capacidades ya que el territorio donde habitaban se disputaba con varias tribus de ogros y gardan.

El grupo de Motaas fue derrotado hace una mano de inviernos con la práctica aniquilación del grupo salvo de Motaas que terminó muy malherido y dado por muerto y Goorgan, un joven bastante ambicioso de su grupo.

De hecho, Goorgan, sin darse cuenta de que Motaas aún vivía recibió el pago por su traición en el mismo campo de batalla: adopción por el clan rival al cual los había vendido y un enorme harén. La rabia de Motaas era inmensa pero también lo eran sus heridas. Con los ojos anegados por lágrimas de impotencia vió alejarse a Goorgan y su nuevo clan. Y lamentó no poder vivir lo suficiente para poder llevar a cabo la venganza. Sigue leyendo

Pangea – Lua

El Lua (o más formal: Kapu Lua) es el arte marcial sin armas que se practica en las Islas del sur. Es un arte marcial basado en la celeridad de un ataque que busca la ruptura de huesos, luxaciones o agarres y lanzamientos que incapaciten al contrario. Es un arte marcial muy poco dado a la caballerosidad o dar cuartel al contrario.

Kapu Lua es una deidad menor a la que adoran los isleños. A veces se dice que es hijo de Ku. En otras ocasiones se dice que es un espíritu independiente que habita en el interior de los volcanes y los mares y es el señor de los monos ribereños. Es una deidad complicada. No abiertamente malévola, pero sí huraña.

Origen

Nadie lo sabe con exactitud. Se rumorea que Poloku, un antiguo guerrero isleño lo aprendió de Kapu Lua hace mucho tiempo a cambio del sacrificio de una de sus hermosas hijas.

Estilo

Usa sobre todo piernas y brazos. El luchador se acerca con velocidad posible hacia su enemigo (esquivando los posibles ataques de éste) y trata de superar su guardia para empezar a golpearle con fiereza en cabeza, brazos o entrepierna, lugares donde una herida puede incapacitar de manera rápida. Sigue leyendo

Pangea – Runas del Sabio (Noticias)

Tres años de la segunda palma de la primera columna de la estela del gato de agua

Runas del sabio

Como saben los cuervos de Taga…

Se inicia la cacería del mamut

El sabio del desierto ha bendecido la partida de los cazadores que traerán la nueva piel del mamut que se convertirá en el nuevo lienzo en el que se registrará la historia para que sea contemplada en los grakines. Es una cacería de gran responsabilidad para la que se han elegido a los mejores guerreros y para la que han entrenado durante varios ciclos. Les acompaña un chamán que velara porque se cumplan los ritos prescritos por el escriba.


La «Galería de Piedra» llega al sur de las montañas dwaldur

Se confirman los avistamientos de familias durk al sur de las montañas. Según los comerciantes son varias las familias cuya procedencia, por sus propios testimonios, era la estepa de los gardan. Han huido de la persecución a las que les sometía ese pueblo y han encontrado un nuevo hogar entre las piedras de la zona. Se desconoce el número, pero los viajeros creen que es elevado si ya se han dejado ver. Sigue leyendo

Pangea – Runas del Sabio (Noticias)

Tres años de la segunda palma de la primera columna de la estela del gato de agua

Runas del sabio

Como saben los cuervos de Taga…

Problemas en el rio Púrpura

Están llegando noticias de ataques de upambas por todo el río Púrpura. Aunque estas moles salvajes suelen ser solitarias y no meterse en problemas, parece que están más inquietos de lo habitual. A pesar de las advertencias, una peculiar pareja formada por un tikki y un mendwan se han encontrado viajando hacia uno de los grakines de la gran Pradera. Está cercana la cacería sagrada que reúne a gentes de todo Narava y muchos viajeros deciden viajar a la zona para conseguir trabajo y recursos.

En pleno viaje se han unido a una partida de cazadores de una tribu asentada en la orilla del río, a un par de jornadas de allí. Esa noche deciden pasarla en compañía de los cazadores, pero en plena noche el ataque de un par de upambas tronca todos sus planes.

Varias personas han muerto, y Liriv, el tikki, ha quedado gravemente herido. Mako, líder de los cazadores, les ha propuesto a Liriv y, a su compañero mendwan Asom, llevarles a su campamento donde el tikki podrá ser atendido por la curandera y chaman de su pueblo. Asom ha aceptado y reza a los espíritus por que no sea demasiado tarde. Sigue leyendo

Pangea – El culto del uro

El culto del uro

Entre los ogros, existe un grupo de caníbales que se hace llamar el Culto del uro. Se trata de ogros que reverencian a los uros, unos inmensos bóvidos que llegan a alcanzar los dos metros a la altura de la cruz. Los ogros los consideran un símbolo de honestidad, nobleza, bravura, fuerza y ferocidad. Afirman que los ogros se han apartado de los valores tradicionales de su raza, confraternizando con seres inferiores (es decir, todas las demás razas). Para ellos, muchas tribus han diluido su esencia tanto que incluso hacen tratos con razas enemigas, como los mendwan, los dwaldur o los tikkis. Creen que si sus antepasados, los ogros que lucharon en las guerras Raciales, pudieran ver ahora cómo ha degenerado su linaje, ocultarían su rostro por vergüenza.

Los miembros del culto son fácilmente distinguibles por los enormes cráneos de uro que lucen sobre la cabeza. Son capaces de entrar en un estado de furia incontrolable, que les otorga una fuerza y una resistencia descomunales. Por desgracia, en este estado a veces no son capaces de distinguir a amigos de enemigos, y en ocasiones han llegado a atacar a sus propios camaradas. A veces su estado de alteración es tal que incluso comienzan a devorar vivos a los caídos en plena batalla. Sigue leyendo

Pangea – ¡Defensa!

Resumen

El grupo de personajes jugadores acuden a la llamada de auxilio de una pequeña tribu que está siendo acosada por una partida de bandidos desde hace varias jornadas.

Antecedentes

La tribu de la liebre blanca se asienta al este de Aguaclara, en un pequeño valle por el que transcurre uno de los numerosos afluentes del río Púrpura. Este entorno les proporciona todo lo necesario para llevar una vida plácida: pesca, caza, pastos para el ganado, etc.

Son un grupo de humanos de carácter sedentario con una división clara de las tareas de trabajo: los hombres se dedican a la ganadería y la caza, las mujeres a la recolecta de frutos y cereales. Las tareas de artesanía se realizan indistintamente entre unos y otros. Los más hábiles toman aprendices para asegurar el paso de conocimientos a la generación venidera.

En la actualidad son unas treinta familias con una media de tres hijos.

Hace unas jornadas (un par de manos) un grupo de bandidos se han asentado en los alrededores y han empezado a robar cabezas de ganado y a asaltar a los miembros de la tribu. Hace dos días, forzaron físicamente a una de las muchachas del pueblo mientras recogía bayas en la arboleda aledaña a la aldea. Sigue leyendo

Pangea – Reglas opcionales para armas

En Pangea la ausencia de metal ha creado una armamentística basada en el hueso, los tendones y fibras vegetales, la madera, el cuero, la piedra, el asta, la obsidiana y el sílex. Si bien algo de cobre y bronce se utilizan de forma más o menos habitual, el hierro es un conocimiento prohibido excepto para los Dwaldur; y el arco lo mismo para los Dwandir.

Este artículo pretende, con un pequeño grupo de reglas, dar más realismo al armamento del juego, como su mantenimiento y peculiaridades según su material.


Hueso

Junto a la madera y la piedra, es uno de los materiales más accesibles. Es duro y ligero pero muy quebradizo, especialmente en piezas finas. Por si solo no es muy habitual como arma, salvo las porras hechas con los huesos de un animal lo bastante grande, que por otra parte sí son muy resistentes.

La artesanía del hueso está extendida a todas las razas y culturas, y permite crear diversos tipos de armas, casi siempre contundentes; aunque con piezas pequeñas se pueden fabricar buenos filos, como pequeños puñales, puntas de lanza y flecha o agujas (que algunos asesinos esconden en su ropa como simples adornos y, una vez untadas con venenos, pueden ser más mortales que el mordisco de un sulardrak). Los huesos más idóneos suelen ser los grandes y los dientes (llegando a superar estos últimos una dureza de 9 en la escala de Mohs, solo estando por encima el diamante). Es recomendable a la hora de seleccionar los huesos que el artesano tenga Conocimiento Fauna a 8 para saber seleccionar las mejores piezas. Sigue leyendo

Pangea – Jarra del gran cornudo

Jarra del gran cornudo

Las jarras del gran cornudo son los recipientes empleados por los miembros del Culto del uro (18641 Ver)para beber el té de sangre hecho con el corazón de sus víctimas. Todos los iniciados de este sangriento culto poseen una de estas jarras, que deben fabricar para poder alcanzar el rango de iniciado. Perderla significa un terrible revés para ellos, así que están dispuestos a hacer cualquier cosa para recuperarla

Normalmente están modeladas en arcilla o bien talladas en madera o piedra; una jarra hecha de metal sería un tesoro de valor incalculable. A menudo sorprende la excepcional calidad de la pieza, así como el primoroso cuidado que se ha puesto en su factura (los ogros no son conocidos precisamente por el empeño que le ponen a sus artesanías, y menos aún por sus dotes artísticas. La decoración suele ser geométrica, y refleja patrones confusos y enrevesados, casi hipnóticos. Los iniciados del culto afirman que se trata de una representación del extraño lugar que visitan durante sus trances, un lugar donde incluso los espíritus temen adentrarse, puesto que una vez allí ya no es posible escapar a menos que el gran espíritu astado tenga a bien permitirlo… Sigue leyendo

Pangea – 3×06 – La larga espera

Y Kel esperó.

Le habían dicho que no lo hiciera, pero no obedeció. Los tikki no suelen obedecer las órdenes si no las comprenden o al menos eso se decía cuando la noche le sorprendió al raso y empezó a escuchar los ruidos de los depredadores nocturnos. ¿Qué puede hacer un pobre tikki solo en campo abierto? Exacto, recoger madera, varillas y trenzar cuerdas toscar con zarcillos. Estaba en ello, cuando en la lejanía, recortado contra la aurora nocturna vio la silueta del animal. Quizás un lobo, pero de un tamaño superior al que estaba acostumbrado. ¿Estaría solo?

Y Kel espero, subido a lo alto de la colina, sin perder de vista la entrada por si sus amigos volvían. Y desde allí, sus buenos ojos vieron como el animal se acercaba receloso cambiando de dirección mientras olfateaba en el aire a su víctima, al pobre tikki. Quizás le atemorizara y se marchara, pero no se hacía ilusiones. Kel cogió su lanza de madera endurecida al fuego y esperó. La negra punta se perdía también en la oscuridad de la noche. Sigue leyendo