Pangea – Grakin de Calaredonda

En la costa occidental de Pangea, cerca del extremo norte de las Montañas Negras y al sur del río Gortjham, existe la región del Aruj Druma. Coloquialmente “Aruj” a secas, que en el lenguaje más culto de los chamanes de la zona también se traduce como “espejismo” (ver también 17043 Ver).

Junto a una cala arenosa en la parte más septentrional de la región del Aruj se ha instalado hace unos diez años el grakin de Calaredonda. En realidad, el nombre de grakin le viene algo grande. Primero, porque mientras los grakin suelen ser asentamientos multiraciales la casi totalidad de los habitantes de Calaredonda son mendwan de piel curtida por el viento, salvo un bronto solitario llamado Ussur al que no parece traerle más afición que contemplar el mar y pescar. Segundo, porque estamos hablando de tan solo 16 chozas de diversos tamaños en las que viven permanentemente un máximo de 60 personas, además de un almacén comunitario de madera. Si por algo se podría llamar grakin a este asentamiento es por ser un puesto comercial atractivo para el resto de habitantes más viajeros de la región, que van y vienen de Calaredonda buscando el carácter especial y exclusivo de algunos de sus productos. Sigue leyendo

Pangea – Colgante Ululante

Un colgante ululante de imitación

Los arwan fabrican unos colgantes a partir de piedras de río redondeadas que recogen ellos mismos. Las pulen frotándolas contra piedras mayores y luego les practican un agujero en el centro con otras piedras más alargadas para poder atarlas. Algunos practican los agujeros golpeando la piedra, pero esto es bastante evidente en el resultado final y hace que la piedra no parezca auténtica. Con varias tiras de cuero de diferentes colores se trenza el hilo del que colgará la piedra. El trenzado tiene bastante trabajo y forma un adorno realmente llamativo en el canto de la piedra.

Para los arwan el colgante es un regalo de respeto o de amor que se hace a otras personas, a la pareja, a los hijos, a un familiar que marcha de viaje. No hay un motivo concreto, pero un arwan puede tener varios colgantes ululantes a lo largo de su vida. Los comerciantes de la zona aseguran que también los utilizan como un método de comunicación. El colgante al girar emite un sonido que recuerda al ulular de un búho. Según la longitud del colgante (de dónde lo coge el arwan) y el tipo de giro, puede hacer diferentes sonidos. Esas diferencias parecen formar un lenguaje propio que otros arwan entienden. Esta es la forma en la que se avisan de la llegada de extraños o de los acontecimientos que ocurren en cada tribu. El ulular del colgante puede escucharse a una o más jornadas de distancia. Sigue leyendo

Pangea – Runas del Sabio (Noticias)

Runas del sabio

Dos años de la segunda palma de la primera columna de la estela del gato de agua

Como saben los cuervos de Taga…

Las avalanchas de nieve cierran el paso de Anûr

Los extraños días cálidos del invierno han debilitado a las montañas que ha dejado caer parte de la nieve acumulada. Esta ha bajado por las laderas con gran furia, matando a varios dwaldur, y cubriendo el valle con varios metros de nieve, piedras y árboles arrancados. Este fenómeno también se ha repetido en el paso de Anûr que ha quedado completamente cerrado hasta la primavera.


Grandes animales marinos cerca de la península de Entrovia

Se han visto enormes animales marinos en la costa de Entrovia. Los chamanes creen que el clima ha despistados a los guías de estos bancos y los ha desviado de su ruta habitual. Muchos de los habitantes y viajeros de Entrovia hacen un alto en el camino para contemplar la majestuosidad del espectáculo; sin embargo, las tribus y grakines costeros están bastante molestos porque creen que la pesca huirá o será devorada por los visitantes. Algunos hablan de darles caza para asegurar el sustento de los asentamientos, pero son pocos los que se atreverían a enfrentarse a uno de estos colosos en su entorno. Sigue leyendo

Pangea – Flor del Wukran

Rama de flores del Wukran

Existe un árbol en las laderas de las montañas, cerca de las zonas donde habitan los dwaldur, al que todo el mundo conoce como árbol santuario o cadarete por la forma de calavera que adoptan los capullos de las flores antes de abrirse y la forma de rostro que adoptan una vez abiertas. Estas flores no representan ningún peligro, salvo que seas un insecto goloso y quedes atrapado dentro, y no es el motivo de este artículo.

Flor del Wukran

En simbiosis con el árbol habita una planta que crece adherida a las ramas del árbol y que imita a la perfección los capullos del árbol santuario. Los chamanes se refieren a esta planta (aunque quizás sea un animal) como “flor del Wukran“. Imita a la perfección a la flor santuario, salvo que es más grande y más fragante que sus compañeras. Sigue leyendo

Pangea – Pan de viaje

Almendras, uno de los ingredientes principales de los panes de viaje de las zonas cercanas a las montañas

Es bastante probable que te hayas fijado en las cestas de mimbre o bandejas de arcilla que cuelgan en las chozas y hogares de los grakines llenas de huesos de fruta o de frutos secos. Muchos habitantes de Pangea, en casi todas las razas excepto los gruba y los dwaldur, guardan estas semillas algún tiempo alejadas de la humedad y de los insectos. En el caso de las frutas, el proceso requiere la limpieza del hueso y su posterior secado al sol antes de colocarla en el reposadero, nombre que se le da a la cesta colgada.

Cuando se acerca la época fría, los inquilinos aprovechan un día para carcas todas las frutas y extraer todas las semillas. Es un proceso que suele encargarse a los niños con la supervisión de un adulto joven. Se descartan todas las semillas estropeadas y el resto se muelen aplastándolas con una piedra plana sobre otra piedra plana de mayor tamaño. El fruto de la molienda, la harina de semillas, se guarda en un recipiente de arcilla o piedra. Sigue leyendo

Pangea – Runas del Sabio (Noticias)

Runas del sabio

Como saben los cuervos de Taga…

Dos años de la segunda palma de la primera columna de la estela del gato de agua

Continúan los ataques de la Sombra

Se siguen descubriendo cadáveres de animales y gardan en las praderas. Parece que la zona de este nuevo depredador, al que nadie ha visto y sobrevivido para contarlo, se limita a los pasos del oeste. Los comerciantes, los propios gardan y ahora los animales están evitando esa zona, pero esto último preocupa a los jefes de asentamientos pues sin caza no podrán subsistir y, además, puede obligar al depredador a cambiar de zona. Muchos empiezan a murmurar contra la decisión de Targath de emigrar a esta zona, pero nadie le ha retado aún.


Sabaal inicia el nuevo año

Con el sacrificio de un gran animal ha recibido Sabaal el nuevo año. El animal que el mismo cazó, a pesar de su corta edad, ha dado para un banquete que ha durado dos días y dos noches. Ya nadie discute ni cuestiona que Sabaal será un grande entre los grandes líderes ogros de Pangea. Su destino aún no está escrito en las estrellas y ningún chamán se ha atrevido a pronosticarlo, pero será grande, muy grande, quizás la luz del cielo que lo guíe aún no ha llegado al firmamento. Sigue leyendo

Pangea – Lobo – 2×14 El gato de las nieves

Las nieves les sorprenden en su camino hacia el norte. Patas, Bigotazos y Perezoso parecen alegres por el cambio de la rutina y aunque andar por la nieve debe ser más cansado, a veces trotan con ligereza mientras sus enormes patas se hunden en el manto blanco. Los seis esclavos también bromean con la nieve e intercambian bolas con mucho cuidado de no molestar a ningún otro miembro de la caravana. Bim y Sim, los guerreros les lanzan algunas a traición, pero los jugadores hacen bien en ignorarles. Reina el buen humor en la caravana a pesar de que el camino se hace largo y las noches son frías.

Es a la segunda noche cuando Motaas escucha el sonido de pasos más allá del fuego del campamento; no puede identificarlos, pero están ahí, como si un conejo saltara y se hundiera en la nieve que es cada vez más copiosa. La caravana se alerta y pasan la noche en vela vigilando los sonidos. Estos siguen ahí, pero cualquier intento de descubrir su origen, resulta en fracaso.

El día siguiente es más duro, no solo hay más nieve, sino que la falta de sueño agria el viaje. Todo es más complicado y hasta los bueyes lanudos parecen sentir el peso de su carga. Por la noche vuelve el ruido y la preocupación de la caravana. Kel es el único que duerme, aunque lo hace de pie, apoyado en una lanza. Las orejas de Mootas se pasan toda la noche erguidas. Cuando amanece, algunos miembros de la caravana se alejan del campamento para buscar el origen del ruido y Lobo acaba descubriendo varias huellas de felinos, bastante profundas que parece caminar a veces a dos patas y a veces a cuatro. Sigue leyendo

Pangea – XENOZOIC

Portada del cómic

Puede que este nombre no os diga nada, pero es posible que si os digo “Cadillac & Dinosaurs” la cosa cambie. Para el que no lo sepa, este último se trata de un videojuego clásico de Capcom de recreativa de la década de los noventa. En él los jugadores debíamos avanzar por un paisaje postapocaliptico mientras nos dábamos de tortazos con toda clase de maleantes y, por supuesto, de dinosaurios (si, noqueabas a los dinosaurios a base de mamporros). Y es precisamente en Xenozoic en lo que está basado dicho juego.

Corría el año 1986 (año de nacimiento de un servidor), cuando apareció el primer número de Xenozoic Tales, una historia formada por 14 números que se alargaría durante los siguientes nueve años. En ella se nos narran las aventuras de Jack Tenrec, apodado “cadillac” y de Hanna, en un planeta tierra postapocaliptico bastante peculiar. El mundo está en ruinas y la especie humana sobrevive en tribus entre los escombros del mundo antiguo. La naturaleza ha reclamado lo que siempre fue suyo… Y los dinosaurios han vuelto. Sigue leyendo

Pangea – La primera caverna

La primera caverna

Los kotai son una raza errante, que se agrupa en pequeños grupos familiares nómadas que, de establecerse temporalmente en un lugar, suelen hacerlo en cuevas ocultas en las que tratan de esconderse de las demás razas que hollan la superficie de Pangea. Los kotai son considerados por muchos seres primitivos y estúpidos, abocados a la destrucción a causa de su falta de luces. Por supuesto, no podían estar más equivocados.

La primera caverna es una enorme cámara subterránea de la que todos los kotai han oído hablar. Puede ser considerada la capital mundial de todos los kotai, ya que ellos creen que su raza nació en este lugar en un tiempo antes del tiempo. Antes de las guerras Raciales, la costumbre era que todos los kotai debían peregrinar al menos una vez en la vida hasta este lugar para entrar en comunión con sus ancestros. De este modo, tras su muerte éstos les reconocerían y les permitirían ocupar un lugar junto a la hoguera eterna, el paraíso de los kotai: una inmensa hoguera en torno a la cual se reúnen los espíritus de todos los kotai que han existido, sobre la cual se asa un sabroso asado de mamut que no se acaba jamás. Por desgracia, debido a la alta mortalidad entre los kotai durante dichos conflictos, en la actualidad apenas un puñado de kotai recuerda la localización de la cueva. Sigue leyendo

Pangea – Canciones de viaje

En la costa occidental de Pangea, cerca del extremo norte de las Montañas Negras y al sur del río Gortjham, existe una cultura minoritaria, creada por un subtipo de mendwan emparentado con los aisdwan pero que han adoptado también un grupo de gigantes y una tribu de darwan. Estas tres razas, aunque siguen viviendo principalmente separadas, han formado una alianza alrededor de la adoración de la Druma y se hacen llamar los Drumanak. Al pequeño, pero cada vez más amplio, territorio que dominan lo han llamado Aruj Druma (“Reflejo de la Druma”) o, coloquialmente, Aruj.

La cultura Drumanak es en general bastante pacífica, gusta de viajar y explorar sus alrededores despacio, disfrutando el viaje, y está centrada en la cooperación y la comunicación entre las especies que lo componen.

Debido al carácter de esta cultura, no sería de extrañar que alguna de estas canciones pudiera haber llegado a oídos de chamanes de otros territorios.

Principalmente son dos los aspectos en los que esta cooperación entre tribus se encarna: las canciones de viaje y los mapas. En este artículo hablaremos de las primeras. Sigue leyendo