Pangea – Matamoscas

Matamoscas

La seta matamoscas es una vieja conocida de los chamanes de Pangea. Tiene un tamaño habitual de uno o dos puños (de diámetro y de alto), pero se conocen historias de setas matamoscas que alcanzan la vara de diámetro en zonas ricas en sustrato. El pie de la seta es blanco y presenta una o dos volvas (engrosamientos del tallo), también son blancas las láminas y las esporas, pero el sombrero tiene forma convexa, es de color rojo anaranjado con gránulos blanco amarillentos. Debe su nombre al efecto que tiene sobre los insectos y es que alrededor de este hongo suele haber muchos insectos muertos (mueren al comerlo). Sigue leyendo

Pangea – El Caminante Verde

Fotografía de un caminante verde de Jimbleak - Imagen CC-SA 3.0 de la English language Wikipedia

El caminante verde es una planta de Pangea similar a las palmeras en su estructura aunque recuerda mucho a las higueras o a los ficus por sus raíces. Estas, en gran número y no más grande de un puño, sujetan un tronco que alcanza las cuatro manos de varas de altura y en cuya copa están las hojas que parecen planas y grandes, como las de los ficus, pero que en realidad están formadas por muchas hojas más pequeñas. También parece tener hojas en el tallo, pero, en realidad, se trata de otras plantas que requieren poca tierra y que crecen en las oquedades formadas por las raíces aéreas. A estas plantas se las conoce como pasajeras y tienen las hojas alargadas y estrechas. Sigue leyendo

Pangea – Seta de la Muerte Azul

Seta de la Muerte Azul

La seta de la Muerte Azul es una especie vegetal que puede encontrarse en muchos rincones de Pangea, aunque siempre en lugares al abrigo de la luz solar, ya sea en bosques especialmente frondosos o al abrigo de la oscuridad de una caverna. No se trata de una seta natural, sino de un tipo desconocido pervertido por la maléfica influencia del Wukran, lo que resulta evidente por su llamativo y poco natural color, así como por el hecho de que parecen desprender cierta luz interior. Parecen poder crecer tanto sobre los troncos de árboles o en la pura roca, y no está claro de qué se nutren.

La seta de la Muerte Azul es extremadamente tóxica. Si se ingiere recién cortada lo más probable es que cause la muerte en cuestión de breves momentos. Pese a esto, en ocasiones hay locos o desesperados que se arriesgan a ello puesto que, si se sobrevive, produce un efecto atenuado extremadamente útil: vuelve invisible a quien la toma.

La seta de la Muerte Azul recibe su nombre del hecho de que tiñe los ojos de quien la consume de un vívido color azul eléctrico, extremadamente llamativo y poco natural, que se va volviendo más y más intenso si se consume repetidamente. Hay historias que afirman que el consumo habitual de esta seta puede llegar a hacer permanente el efecto, pero no se sabe de nadie que haya sobrevivido tanto.

Reglas

Tipo

Seta de la Muerte Azul (Potencia x3)

Efecto completo

Muerte por efecto de letales neurotoxinas en 3d10 plumas (una pluma = 10 latidos). Adicionalmente, los ojos del cadáver se tornan de un tono azul similar al de la propia seta.

Efecto atenuado

La primera vez que se toma la seta vuelve invisible a quien la consume durante 1d10 días, la segunda vez durante 2d10, la tercera durante 3d10, y así sucesivamente…

Adicionalmente, los ojos azules del consumidor le permiten ver criaturas invisibles, por lo que en ocasiones la única manera de detener a alguien que esté empleando las propiedades de esta seta para el mal es arriesgarse a consumir otra. El inquietante tono azulado de las pupilas perdura incluso después de que pasen los efectos de la seta y, a efectos de reglas, se considera un rasgo wukránico menor.

Pangea – Falso Roble

En las tierras más umbrías de Pangea, donde la lluvia es habitual y los inviernos pueden ser muy duros, donde los robledales son más frondosos habita este árbol solitario camuflado entre sus congéneres y que los pangeanos llaman falso roble. En un rápido vistazo, el falso roble no se distinguirá de sus parientes, pero ese camuflaje es parte de su proceso natural de reproducción y hay que estar muy atento para distinguirlo.

Falso roble

Sigue leyendo

Pangea – Trenza del Wukran

La trenza o cola del Wukran es una planta rastrera (tapizante) que habita cerca de cursos de aguja pedregosa o cerca de lagos con fondos arcillosos. Cubre extensas de manos de manos de longitud, siempre cerca del agua. Sus hojas son carnosa, no más grandes de un dedo. Y sus talos tienen tres puños de largo, pero con facilidad para ramificarse. Dependiendo de la época del año, sus hojas son verdes o azuladas. Tiene unas largas raíces que le naces de los propios tallos y que puede introducirse en el terreno varias varas, siempre en vertical. Donde están las raíces, y al aire, aparecen unos pequeños tallos muy finos y sensibles que reciben el nombre de bigotes.

Trenza del Wukran - En realidad es una Sedum morganianum fotografiada en el jardín botánico de Tallinn, Estonia por Diego Delso - CC-By-SA 3.0

Escondidos bajo tierra, la trenza oculta una enormes vejigas llenas de agua que la liberan cuando sienten contacto en varios de sus bigotes. El contacto de un insecto no es suficiente y algunos pequeños roedores pueden pasar por la zona sin peligro, pero las Sigue leyendo