Número: 180.     4ª época.     Año XVI     ISSN: 1989-6289

180 > Equipo > Ins. Musicales > Cornoroco (Pan). Por: Olef, hijo de Oleg

 

Cornoroco

Un habitante de Pangea ve ahí buenos instrumentos musicales

Los cuernos de los animales bovinos, además de para otros usos, se utilizan también para crear instrumentos musicales como los cornoroco. El nombre deriva de la palabra cuerno y el ruido que hacen al tocarlos "roc, roc". Para fabricar un cornoroco se buscan los cuernos de los animales viejos y, como estos suelen tener carne dura y no se cazan, los artistas siguen a las manadas a la espera que los animales más viejos mueran o sean alcanzados por algún animal. Cuando este termina el festín, recogen los cuernos. Se pueden usar cuernos de animales jóvenes, pero cuanto más viejo sea el animal, más anillos de crecimiento tendrá en la base del cuerno y más largo será el ruido que hace.

Tras recogerlo, el artista limpiar el interior del cuerno y luego deja que se seque colgándolo de algún lugar fuera del alcance de los insectos rastreros (el interior de una cabaña o colgado de la rama de un árbol. Tras varios días, el instrumento está listo para usarlo.

El cuerno es solo una parte del cornoroco, la otra es el rascador que se puede fabricar de madera o con otro hueso. En cualquier caso, se suele tallar con diversos motivos, tanto naturales como ideográficos. La sección del rascador es semejante a una gota de lluvia. El lado estrecho es el que queda en contacto con el cuerno y el lado ancho por donde lo sujeta el músico. Para sonar un cornoroco, se mueve el rascador de arriba abajo por la superficie del cuerno y al llegar a las protuberancias estas producen un "roc, roc" amplificad por el interior del asta. En función del punto de agarre del cuerno y el rascador, la nota será más aguda o más grave (no tiene mucha amplitud de sonidos de todas formas) y el músico puede tocar una aparente melodía.

Los cornoroco no son instrumentos de rituales chamánicos, sino festivos y se utilizan para acompañar a otros instrumentos en las fiestas y celebraciones. Muchos bailes comienzan con el sonido de un cornoroco que se va acelerando poco a poco mientras se unen otros instrumentos a la canción. En algunas tribus mendwan en las zonas de clima templado, en las ceremonias familiares, la familia de uno de los contrayentes va a despertar al otro al ruido de cornorocos. De hecho, ahí cierra rivalidad entre las familias para ver quién hace más ruido con los cuernos.

Es posible comprar cornorocos a los comerciantes nómadas. Ellos tienen muchas oportunidades de encontrar animales muertos y van recogiendo los cuernos para fabricar y luego vender estos instrumentos.