Pangea – Crónicas de Lanuk: Visiones de futuro

Hoy es un día triste para todos. Gobor se ha marchado. Los espíritus le han reclamado. A Gobor le encantaban mis historias. El siempre estaba atendiendo, como vosotros hacéis ahora, así que, que mejor forma de recordarle que con una nueva narración junto al fuego.

Recuerdo una vez, hace ya muchos ciclos, que llegó un mendwan al grakin. Su piel era morena, tostada por el sol, y sus ojos oscuros como la noche. Vestía la piel de un reptil, y en su espalda, justo sobre sus omóplatos, vestía un extraño arco de hueso y membrana. Por aquel entonces Gobor era tan solo un crío que pasaba las horas compitiendo amigablemente con mi hijo Lanuk. Fue precisamente nuestro fallecido compañero quien le preguntó a aquel extranjero por las pieles que portaba. Él le contó que se trataba de un extraño reptil que habitaba en el Desierto del Escorpión al que las tribus turgan, a las que el pertenecía, le conocían como “lagarto vela”. Una criatura de cuatro patas con una membrana en arco situada en su lomo. Sigue leyendo

Pangea – La tempestad de las cuatro manos de días

De nuevo al calor de la hoguera, ¿eh? Este maldito frío se mete en los huesos y ni si quiera la cercanía de las llamas lo quitan del todo. Pero créeme, recuerdo temporales mucho peores que este ¿Quieres seguir escuchando las historias de este viejo? Bueno, como quieras, pero no olvides que ha sido decisión tuya. Sigue leyendo

Rol Negro – Los 20 del Andaluz

Artículo aparecido el 22 de marzo de 1995 en Cunia Negra, semanario a imagen y semejanza de El Caso

A última hora del día de 19, efectivos de la Comisaría General del Crimen Violento localizaron en un zulo excavado en la roca, en las afueras de Cunia más allá del enlace con la A3, una diversidad de cadáveres, todos de varón. Las primeras investigaciones dan a suponer que se han localizado, al menos, una parte de los sindicalistas desaparecidos a finales de 1990, conocidos como los 20 del Andaluz. Sigue leyendo

Pangea – El Nacimiento de Lanuk

Um ¿recién llegado? ¿No? Bah, que más da. Sea como sea creo que no nos han presentado, ¿no es cierto? Mi nombre es Embe. Si, lo se, soy viejo, viajero. Mis ojos han visto más drumas de las que puedo llegar a contar. He llevado una vida dura, y aún así he sido un mendwan feliz. Pero ven, no te quedes ahí pasmado. Acércate a la hoguera. La noche es condenadamente fría y lo agradecerás. Sigue leyendo

Pangea – Relatos Boros y Asna

(basado en una leyenda maya)

Cuentan que, hace mucho tiempo, en el norte vivió un inmenso bronto llamado Boros, mucho más colosal si cabe que sus congéneres. Su fuerza era tan descomunal que todos los demás gigantes de los alrededores lo temían. Él, por su parte, cometía continuas tropelías contra sus parientes, así como contra cualquiera que se cruzase en su camino. Boros tenía atemorizados a todos cuantos se negaban a entregarle cualquier capricho que este tuviera a bien arrebatarles por la fuerza. A quienes trataban de resistirse por la fuerza los perseguía, acosaba y maltrataba. Incluso llegó a matar solo por el placer que sentía al mantener a todos sometidos y aterrorizados. Sigue leyendo

Pangea – Nakub

Viento en el rostro y el reflejo del sol del atardecer en sus ojos claros. Sus largos cabellos morenos danzan al son de la silenciosa melodía del aire que transporta consigo el intenso aroma de su presa.

Ante el cazador se extiende la pradera que es su dominio, su territorio de caza… O al menos es lo que él cree. Pues el cazador aún es joven, e ingenuo e ignora que en Pangea el único amo es la muerte. La muerte atroz y salvaje que aguarda en cada rincón oscuro y bestia depredadora. Sigue leyendo