Número: 176.     4ª época.     Año XVI     ISSN: 1989-6289

176 > Sucesos > Runas > 06: Runas del sabio (Pan). Por: Sabio del Desierto

 

Dos años de la segunda palma de la primera columna de la estela del gato de agua

Runas del sabio

Como saben los cuervos de Taga...

Un superviviente desvela el secreto de la Sombra

Un gardan superviviente ha contado que una presa a la que perseguía fue engullida por el suelo sin previo aviso y que el mismo estuvo a punto de serlo, pero que pudo apartarse a tiempo. Según su descripción, el suelo pareció licuarse y rezumar un extraño líquido amarillo. Su presa fue, literalmente, disuelta por esa especie de bilis en un par de latidos. Poco después, la presa y el líquido desaparecieron y el terreno volvió a ser el mismo, salvo por la vegetación que también había desaparecido. El gardan especulaba con alguna criatura subterránea del Wukran, pero los chamanes creen que podría tratarse de algún fenómeno natural de la zona.


Incidentes en Aguaclara

La población de Aguaclara ha crecido mucho desde el pasado verano y eso ha provocado que la convivencia empiece a quebrarse. Además, la ausencia de Ursus en ese periodo tampoco ayudó a la adaptación de los recién llegados. Ha habido algunas peleas y robos menores; incidentes menores que han crecido en número y han obligado a jefe del grakin a adoptar medidas. Los pendencieros han sido castigados a realizar tareas para la comunidad como desbrozar los senderos, limpiar la suciedad o buscar alimento, pero para los ladrones, Ursus reserva un castigo mayor: les corta el dedo meñique de la mano izquierda y los expulsa del grakin. Los centinelas han recibido la orden de impedir que nadie sin el meñique cruce la puerta y de matar a cualquiera que pillen dentro sin ese dedo. Para algunos ciudadanos de Aguaclara son medidas bastante duras.


Éxodo dwandir

Los comerciantes del este hablan de grandes caravanas de dwandir desplazándose por los bosques, incluso viajando entre ellos. Según han podido saber, los espíritus del bosque les habrían indicado la necesidad de abandonar las orillas septentrionales de las arboledas. Salvo esa indicación, los dwandir, que por otro lado siempre son bastante herméticos, no habrían dado ninguna explicación adicional. Viajeros de las partes septentrionales declaran no haber detectado ningún problema y desconocen si hay algún motivo real tras el éxodo. Este, por lo pronto, ha provocado que algunos comerciantes no encuentren los poblados en los que comerciaban y que alguna carga se haya echado a perder ante el tiempo extra de viaje. Los viejos senderos han perdido también su utilidad y los comerciantes están abriendo nuevos caminos por el lado sur de los bosques.


Nueva trampa tikki

Cazadores de otras razas denuncian la presencia de una nueva trampa tikki en las zonas de caza que comparten. Esta trampa libera con fuerza dos ramas de tronco que golpean, una por cada lado, la pata de la presa y la rompen, lo que impide que el animal camine y así pueden hacerse con él más fácilmente. El problema de la trampa es que no distingue entre presas y cazadores y es capaz de partir también la pierna de cualquiera que caiga en ella. Hay quién asegura que estas trampas están colocadas cerca de otras más tradicionales y que, en realidad, son mecanismos de defensa contra los cazadores de otras especies. Se dice que un tal Mou es el autor de la idea, aunque esta sí parece la típica exageración de un fuego de campamento tras un duro día de cacería.


Todas las noticias comentadas por el Sabio del Desierto han sido grabadas en la estela y son para el juego Pangea. Los Guardianes de la Roca recorren los caminos y los grakines de esta tierra primigenia y le notifican los acontecimientos al viejo tallador. Todas ellas son fruto de las partidas realizadas por los jugadores de Pangea o por el equipo creativo de la propia editorial. El viejo chamán las cuenta en las noches en torno al hogar con la intención de dar puntos de apoyo a la continuación o al desarrollo de las partidas. Si quieres comunicarnos alguna noticia sucedida en tu mesa de juego, envíanos un mail.