Número: 176.     4ª época.     Año XVI     ISSN: 1989-6289

176 > Ambientación > Operaciones > Operación Tonga (CdG). Por: Juan Carlos Herreros Lucas

 

Operación Tonga

En artículos anteriores hablamos de las operaciones aerotransportadas estadounidenses del Día D; la operación Albany ( 15443Ver) de la 101ª aerotransportada y la operación Boston ( 16541Ver) de la 82ª. La operación Tonga fue el equivalente de estas dos operaciones en el otro flanco de las playas, en la zona británica.

Paracaidistas británicos antes de subir a los transportes. En el avión pone "El Canal os detuvo, pero a nosotros no" - Imagen de dominio público

La 6ª división aerotransportada estaba bajo las órdenes del general Gale y era una división de reciente creación (relativa) pues había sido formada en abril de 1943 (poco más de un año antes de la fecha inicial prevista para la invasión: mayo 1944). El plan inicial de la operación Tonga preveía el uso de una sola brigada y que el resto, sobre todo los elementos de artillería, desembarcaran en las playas, pero según se fueron concretando los objetivos y definiendo las necesidades, más y más unidades se fueron añadiendo a la operación. Al final, en las operaciones aerotransportadas británicas previstas para el día D (de la que Tonga solo era la primera) se incluiría a toda la división en paracaídas o planeadores y a parte de la 1ª brigada polaca.

Los planes formales no se empezarían a cerrar hasta febrero de 1944 con tres objetivos clave:

- Capturar dos puentes sobre el río Orne y el canal de Caen (nota: el famoso puente Pegaso).

- Destruir o capturar la batería Merville, sita en Franceville Plage (nota: que amenazaba las playas de desembarco conocidas como Sword, las más orientales de las cinco).

- Y destruir los puentes sobre el río Dives, cerca de Varaville, Robehomme, Bures y Troarn (para evitar contraataques alemanes)

Todos el terreno capturado deberían mantenerse hasta la llegada de las unidades desde la playa, lo que quizás fuera la misión más complicada de todas porque las fuerzas paracaidistas carecían de armamento pesado para enfrentarse a carros de combate o cañones autopropulsados (como los que tenía la 21ª división panzer que estaba por la zona).

Puente Pegaso tras su capturan, pueden verse los planeadores de la operación Deadstick al fondo. - imagen de dominio público

La operación Tonga comenzó a las 22:56 del 5 de Junio con el despegue de seis bombarderos Halifax y seis planeadores Horsa. Su objetivo era la captura de los puentes sobre el río Orne y el canal de Caen y fueron las primeras tropas británicas en llegar a Normandía sobre las 00:15 del día 6. No todos los planeadores llegaron al lugar previsto y alguno lo pasó mal con los espárragos de Rommel (palos de madera clavados en vertical para impedir el aterrizaje seguro de los planeadores y colocados por orden de Rommel), pero los supervivientes del aterrizaje consiguieron hacerse con los puentes y mantenerlos frente a los sucesivos ataques alemanes (incluso frenaron el ataque de dos tanques). Esta operación recibió el nombre de operación Deadstick, pero formaba parte de Tonga.

Tras las unidades que debían tomar los puentes, despegaron los señalizadores (pathfinders), paracaidistas que saltaban por delante de los demás para marcar las zonas de lanzamiento o aterrizaje. El cielo cubierto complicó esta operación y pocos señalizadores cayeron en sitio correcto. Algunos tuvieron que caminar bastante para alcanzar los puntos y otros confundieron unas zonas con otras, provocando equivocaciones en las tripulaciones aéreas que iban detrás.

Las tropas de la 5ª brigada paracaidista cayeron muy dispersas y hacia las 3.00 del día 6 aún no se había reunido ni el 40% de los efectivos. A pesar de ello, y a pesar de estar escasos de municiones y equipo pesado, pudieron formar un perímetro defensivo con uno de sus batallones (el 7º) en torno a los puentes capturados previamente por la operación Deadstick. Los contraataques alemanes fueron descoordinados, lo que permitió enfrentarse a ellos y según iban pasando las horas, más y más paracaidistas aparecían y más se aseguraba el perímetro defensivo. Hacia las 7 de la tarde llegaron las vanguardias de la 3ª división de infantería (procedentes de la playa) y la posición quedó asegurada definitivamente.

Los otros dos batallones de la brigada (el 12º y el 13º) también llegaron a tierra muy dispersos, pero llevaron a cabo sus objetivos antes de que amaneciera, capturaron, respectivamente, Le Bas de Ranville y la propia ciudad de Ranville. Algunas compañías se quedaron en la zona de salto limpiándola de estacas (para los planeadores que aún debían llegar) y defendiéndola de los alemanes.

La 3ª Brigada Paracaidista tuvo una suerte parecida (o peor) que la 5ª. Solo 30 paracaidistas del 8º batallón llegó al punto de reunión (la mayoría habían aterrizado en la zona de la 5ª brigada) a la 1:20 y tuvieron que esperar hasta las 3:30 para juntar a unos 140. Afortunadamente, cuando fueron a demoler los puentes, estos ya estaban destruidos por grupos de zapadores dispersos que habían llegado antes. Tan solo en el tercero, cerca de Troarn, entablaron combate con las tropas alemanas. El 1er batallón cayó a más de 16 kilómetros de los puentes que tenían que volar, pero parte de sus unidades cayeron cerca de la zona de las playas, una zona inundada donde muchos murieron ahogados. A pesar de su reducido número y la distancia, consiguieron llegar al puente de Robehomme a las 3:00 y descubrieron que estaba intacto. Al no haber zapadores en el grupo, reunieron los pocos explosivos que llevaban y debilitaron el puente. No sería hasta la llegada de los zapadores a las 6:00 que el puente sería derribado. La otra parte del 1er batallón intentó tomar Varaville, la guarnición y el puente cercano, pero los defensores los mantuvieron a raya hasta las 10:00 horas, momento en el que fueron bombardeados con fuego de mortero y se rindieron. Acababan de llegar algunas unidades de Comandos que habían desembarcado en Sword.

Vista aérea de la batería Merville - imagen de dominio público

El 9º batallón era el responsable de capturar la batería Merville, pero también llegó a la zona muy disperso. Con el tiempo en contra (la batería debía estar ocupada antes de los desembarcos previstos a las 5:30), el mando, teniente coronel, Otway se decidió a atacar con los pocos hombres que había logrado reunir. Atacó desde 4 direcciones (para evitar que los defensores se concentraran en un punto) y tras los refuerzos de zapadores llegados en planeadores (alguno aterrizó dentro del perímetro de la batería) consiguieron ocupar la batería y destruir alguno de los cañones (no todos). Abandonaron la zona porque la artillería naval tenía orden de bombardear esa zona si no recibían aviso de no hacerlo y los paracaidistas habían perdido sus equipos de radio y no podían avisar. De allí ocuparon el pueblo cercano de Le Plein donde aguardaron a que llegaran las unidades de la playa. La falta de efectivos (muchos había muerto en el asalto a la batería y otros estaban aún perdidos) les impidió conseguir todos sus objetivos. Las tropas alemanas volvieron a ocupar la batería y pudieron arreglar uno de los cañones con el que dispararon a la playa.

El paso final de la Operación Tonga fue la llegada en planeadores del cuartel general de la división y otras unidades adjuntas. Aterrizaron en la zona controlada y limpiada por la 5ª brigada.

Al final de la operación, las tropas aerotransportadas habían conseguido casi todos sus objetivos y ocupaban una cabeza de puente con un perímetro de más de 6 kilómetros al otro lado de los puentes sobre el Orne y el canal de Caen. Se podría calificar a Tonga como un éxito, pero la verdad es que las tropas no operaron de forma coordinada y si lograron sus objetivos, fue más por la desorganización provocada en los alemanes con su presencia en todas partes (lo que dificulto que averiguaran sus intenciones) que por un verdadero acierto operacional. Comparada con los lanzamientos estadounidenses de ese mismo día, la operación Tonga fue la mejor de todas. Evitó que los alemanes pudieran atacar por el flanco a las playas, ni el día 6 ni muchos días después. No sirvió, sin embargo, para flanquear las defensas alemanas en Caen ni permitió que la batalla de Normandía se redujera a días en vez de a semanas.