Número: 165.     4ª época.     Año XV     ISSN: 1989-6289

165 > Ambientación > Operaciones > Operación Boston (CdG). Por: Juan Carlos Herreros Lucas

 

Operación Boston

La Operación Boston fue una de las múltiples operaciones realizadas en el desembarco de Normandía y formaba parte de la operación Neptune (desembarco aerotransportado en el Día D). A semejanza de la operación Albany (enlace 15443), en ella estaban involucrados los paracaidistas estadounidenses y, en concreto, la 82ª división aerotransportada, también conocidos como los All American.

Emblema de la 82ª división aerotransportada

Participaron casi 6500 paracaidistas que fueron transportados en 369 C-47 con el objetivo de controlar la zona el río Merderet, un río al oeste de la zona prevista de desembarco, conocida como playa Utah, en la península de Cotentin. Para poder alcanzar sus objetivos los paracaidistas iniciarían la operación 5 horas antes de la hora prevista para el desembarco. La unidad estaba bajo las órdenes del general Matthew Ridgway.

Tres fueron los regimientos lanzados, el 505º, el 507º y el 508º y cada uno tenía una zona de salto: O, T y N. Los aviones de salto volaban en una formación que se conoce como uve de uve. Cada tres aviones volaban formando una V invertida: uno delante y los otros dos detrás a cada lado. Y entre ellos formaban en vuelo como una V invertida: tres aviones al frente y un grupo de tres a cada lado detrás de los primeros. Las uve-uves volaban en línea con otras formando lo que se conocía como una serie con 4, 5 o 6 uves de estas. Cada serie volaba a unos 6 minutos de la precedente.

Los aviones despegaron desde Gran Bretaña y volaron a unos 150 metros para eludir los radares alemanes. Ya en vuelo enfilaron hacia el oeste para entrar en la península de Cotentin desde Les Pieux, en la costa oeste, y así maximizar el factor sorpresa.

Mapa de las zonas de salto y el resultado final - By Historical Division, Department of the Army - Utah Beach to Cherbourg (6 June-27 June 1944). Washington, Historical Division, Department of the Army, 1947. Imagen de dominio publico

A pesar de los preparativos y las precauciones, los aviones se las tuvieron que ver con el mal tiempo (lo que hizo que algunas formaciones se deshicieran) y con un denso fuego antiaéreo alemán, mucho mayor del que esperaban. Esto, además de las bajas, tuvo una importante influencia en la misión. Los pilotos de los C-47, a pesar de su entrenamiento intensivo, nunca se habían enfrentado a densas barreras antiaéreas y muchos aceleraron los aviones para salir de allí cuanto antes. Esto hizo que los paracaidistas saltaron a mayor velocidad de la recomendada y que con el golpe de la apertura del paracaídas, perdieran parte del equipo que llevaban atado a la pierna. En otras palabras, las unidades llegaron completamente disgregadas al suelo y una buena parte sin su equipo de combate.

El 505º regimiento fue el menos afectado por el clima y los antiaéreos y se calcula que casi el 75% de los paracaidistas cayeron a unos 3 kilómetros del lugar previsto. La 508º no tuvo tanta suerte y tras perderse por culpa de las nubes bajas sobre su zona de salto, se calcula que solo un 25% cayó dentro de la zona prevista, otro 25% a unos 3 kilómetros y el resto se perdió al este del río Merderet, a unos 16 kilómetros de la zona de salto. La peor parada fue, sin embargo, la 507º. Unos sesenta soldados cayeron donde debían, el resto se desvió y cayeron en zonas inundadas lo que provocó que se perdiera más equipo y que muchos murieran ahogados. Unos 500 paracaidistas caerían cerca de las zonas de la 101ª división aerotransportada y combatirían en el día D junto a esa división.

Uno de los objetivos para el día D era controlar la población de Sainte Mère Eglise y los alrededores y el regimiento 505º, uno de los que habían llegado más enteros, lo consiguió y lo defendió de algunos contraataques alemanes. Más problemas tendría la 82ª división para controlar los puentes sobre el río Merderet (en la zona Manoir de la Fière y Chef-du-Pon). Las unidades de diferentes regimientos participaron en estos ataques, a veces descoordinados, y también duramente respondidos por los alemanes que recapturaron los puentes en algunas ocasiones. No se consiguió ninguno de los objetivos planificados al oeste del río Merderet, ni se volaron los puentes sobre el Douve. Algunas unidades, aisladas en esa zona, resistieron los ataques alemanes hasta que fueron relevados por las tropas desembarcadas tres días después.

La operación Boston fue un éxito táctico porque ayudó al desembarco en la playa Utah al impedir la circulación alemana por el río Merderet, pero no fue una operación exitosa porque gran parte de la unidad nunca tuvo oportunidad de alcanzar sus objetivos.

Soldados de la 82ª división aerotransportada avanzan tras el día D - Imagen de dominio público