Exo – Campaña Rey Rojo. Capítulo Doce: Running backs

En este momento de la campaña los personajes deberían haber haberse asegurado de que la noticia del falso medicamento llega a los oídos adecuados para parar su distribución pero aún nada más. Quizá no puedan demostrar de que han sido los iroiendi pero sí al menos que la Reina Roja del doctor Capoy es una estafa peligrosa.

Este sería un buen momento para que los personajes recibiesen la magnífica noticia de que el laboratorio de Miral Químicos ha terminado en tiempo récord de encontrar una vacuna contra Rey Rojo, más rápido que los propios aioll. Sin embargo, las cosas no van a ser tan sencillas?

Huddle

En su lugar, saltará la noticia, a través del medio de comunicación más adecuado para el punto en que se encuentren, de que ha habido un atentado en el planeta Liceeszu. El laboratorio de Miral Químicos ha saltado por los aires en una explosión provocada por algún artefacto explosivo. Decenas de personas han muerto y una docena están desaparecidas. Si los personajes contactan con el planeta y logran que alguna autoridad les haga caso, sabrán que Miral ha sobrevivido, pues estaba de vacaciones en una luna del sistema, pero Ancor Valle está entre los desaparecidos. En teoría estaba en el laboratorio y dado que no se le logra localizar y su dataóptico está desconectado, se supone que está entre los escombros. ¿La investigación? Posiblemente perdida. Puede que haya copias en sistemas informáticos pero ha quedado todo tan destrozado que es posible que se hayan perdido. ¿Alojados en servidores fuera del laboratorio? Parece que no, pero, como dicen, aún está todo por comprobar.

Sin duda los personajes querrán empezar a moverse. Dejemos que den algunos pasos, sea partiendo a Liceeszu, intentando contactar con Miral, los sheller o alguien que pueda ayudar? Poco después de que hayan empezado a hacerlo y antes de tener ningún resultado serán contactados por el «quarterback» de este capítulo.

Ancor Valle contactará con ellos de la forma que mejor pueda. Lo ideal sería que hubiera hecho instalar un sistema de comunicación EPR oculto en la nave de los personajes cuando estos estuvieron en Liceeszu y ahora se ponga a emitir, siendo los personajes alertados por los sistemas de la nave o por el ruido que haga tras de un mamparo. Si esto no hubiera sido posible, Ancor podría contactar con dos o tres conocidos que tenga en planetas donde es probable que los personajes pasen de camino a Liceeszu, pidiéndoles que dejen en esos astropuertos mensajes para los personajes, pidiéndoles contactar con un código de EPR concreto, el de la nave en la que viaja. Su plan es que los personajes le recojan de este navío poco recomendable y sean ellos quienes le trasladen hasta un punto de encuentro con su contacto, en la frontera entre la UPG y la RFP.

Cuando hable con ellos, Ancor les dirá que está herido pero ha sobrevivido a la explosión al encontrarse en un almacén de seguridad en el momento de la explosión (cosa que es cierta), y escapado con información y muestras sobre el antídoto (esto también es cierto). Quiere que los personajes le lleven hasta un pequeño laboratorio personal en un planeta alejado de allí (cierto) para ocultarse hasta averiguar de dónde proviene el sabotaje y finalizar la fabricación del antídoto (y? aquí está la mentira). Revelará lo poco que se fía de la capitana de la nave en la que viaja (y hace bien), al que ha sobornado para que le saque en secreto de Liceeszu, evitando de milagro los controles por la pandemia. Finalmente, explicará a los personajes la ruta de la nave en la que se está moviendo y acordarán un punto de contacto para pasar a la de ellos, un punto de salto sin estrella ni planetas pero en el que hay baliza de salto espacial junto a la que esperarles. Dice que la capitana está de acuerdo.

Snap

En efecto, Ancor ha sobrevivido por encontrarse en el momento de la explosión en un almacén de seguridad algo más resistente que el resto del edificio, que le evitó quedar aplastado. Sin saber qué había ocurrido exactamente pero temiendo que el peligro no habría pasado y que no podía fiarse de casi nadie, guardó toda la información que pudo rescatar en una esfera de memoria e incluso se llevó un par de muestras de la primera versión de la vacuna antes de abandonar el laboratorio arrasado.

Para salir del planeta sin ser visto pagó por hacerlo en una nave de dudosa reputación, un antiguo yate Azir 306 llamado Cantarina, fuertemente modificado para transformar gran parte de las instalaciones de recreo en espacios de carga y añadir dos torretas láser. Capitaneada por Niri Kisal, una desertora ielserkaren, y pilotada por Sal Pusse un habilidoso jional capaz de sortear defensas orbitales complicadas. Dos humanos más (astronavegante y tecno) completan la tripulación de contrabandistas.

Una vez a bordo de la Cantarina, el científico contactó con su enlace en la armada de la RFP pero este no podía recogerle tan en el interior del territorio de la UPG en estos momentos de sospecha y pánico generalizado entre los aioll. Tras fijar un punto de recogida en algún momento de las tres próximas semanas en la frontera con la República (el que más convenga a los intereses de vuestra campaña), Ancor se la jugará intentando que los personajes, quienes hasta el momento le han parecido agentes lo bastante independientes, le ayuden al menos a llegar hasta el punto de encuentro con sus rescatadores errefeperos. Por precaución, no tiene intención de comunicarles su relación con esa potencia; tan solo les dirá que ahí tiene un refugio seguro desde el que poder pensar el próximo paso y terminar el desarrollo de la vacuna. Por otro lado, los personajes son un aliado conveniente, toda vez que Ancor no acaba de confiar por completo en la RFP. De hecho, una posibilidad que contempla es que el atentado haya sido cosa de los errefeperos para debilitar a la UPG. También baraja que sea cosa de los iroiendi o los NheTi:Narä intentando perjudicar a los aioll, de los aioll que hayan descubierto las alianzas de Ancor, los sheller que hayan descubierto el doble juego de Ancor? Como se ve, este hombre tiene cierto espíritu conspiranoico que le ha mantenido con vida pero ahora mismo no le mantiene tranquilo.

Línea de scrimmage

Como ya hemos dicho, Niri Kisal no es de fiar y en cuanto descubra (y lo hará) que su pasajero anda comunicándose con quién sabe quién, intentará robarle lo que quiera que lleve encima. Una vez llegaron al punto de encuentro con los personajes antes que ellos, Kisal y su tripulación decidieron tener una conversación con su pasajero.

Mala suerte, Valle ha sido precavido y tanto la esfera de información como las muestras están en un maletín con clave que, les dijo el científico, explotará arruinando todo lo que hay dentro si se usa la clave correcta. Esto es falso, pero Niri, antes de poner a su tecno a trabajar en ello prefirió llevar a Ancor al hangar de carga y amenazarle con lanzarle al vacío. En la discusión siguiente, Valle logró liberarse un momento y correr hacia una de las grúas, accionándola casi al azar para provocar la caída de varios cajones de carga. Uno de ellos se abrió con el golpe, liberando casi veinte metros cúbicos de coral estelar (edsombra.com/index.asp?cod=06751). Este coral, robado a los yemer, pretendían venderlo en la UPG como posible cura para el Rey Rojo. Sin embargo, Niri no ha tenido tiempo de aprender los métodos de conservación yemerios para el coral estelar, que es tremendamente delicado; después de todo, se trata de colonias de seres diminutos que habitan normalmente en el espacio exterior. En consecuencia, el coral se ha deteriorado y ahora se ha convertido en tóxico. Su capacidad para comunicarse con ultrasonidos con otros seres vivos ha quedado alterada y ahora, en lugar de armonizarlos, los desequilibra de formas variables. El resultado es que cuando los personajes lleguen a la Cantarina, en el interior se habrá desatado el caos.

La Cantarina

Cantarina

1. Sistemas de navegación (aviónica, espacial y de salto)
2. Puente de mando
3. Cabina de tripulación
4. Sala común y de ocio
5. Torreta artillera
6. Cabina doble de pasajeros
7. Cabina de pasajero
8. Pasillo de carga
9. Sección de carga interna
10. Hangar de carga interna
11. Sección de carga interna
12. Sección de ingeniería espacial y planetaria

13. Sección de ingeniería de salto

En la situación actual, nadie responderá a las llamadas a la nave, por lo que a los personajes no les quedará otra que abordarla. Usando una TA de Cerraduras es posible acceder a la Cantarina por el hangar 10 (lo que provocaría la descompresión del hangar, aunque sin daños personales pues está vacío en este momento) o por la esclusa de vacío de la sección 9. También es posible abrir un agujero en el casco por las bravas, claro.

Fumble

Ancor se encuentra en este momento en la sección 9. En ella hay coral flotando por todas partes, disperso y deteriorado, dando la caja abierta una idea de lo que habrá pasado.

El científico ha sido afectado por la actividad irregular de los corales, haciendo que sufra de un delirio complejo, junto con importantes alucinaciones. En su mente, todo lo que ve y escucha se traduce en clave de dónde cree estar. En concreto cree haber sido miniaturizado y encontrarse en el interior de un ser vivo. Los mensajes de los personajes los interpretará como instrucciones de otros científicos que dirigen el experimento y a los propios personajes los puede confundir con células del sistema inmune, digestivo, sanguíneo? Si los personajes mantienen la calma y usan la alucinación de Ancor en su beneficio sabrán que «unos corpúsculos» se han llevado su «instrumental científico» y no ha podido seguirlos porque han cerrado la «válvula arterial», refiriéndose sin duda a la compuerta que cierra esta sala, que Ancor señalará en ese momento.

En efecto, Nirio y los suyos, al producirse el accidente y empezar a notar los efectos tóxicos de las señales infrasónicas de los corales se llevaron el maletín de Valle y huyeron a otras zonas de la nave. Por desgracia, los efectos fueron llegando pronto, dispersando a los tripulantes e inhabilitándolos para pilotar correctamente. En unas horas debería pasarse el efecto, pero hasta entonces?

Por otro lado, ¿y los efectos sobre los personajes? Si han accedido con traje espacial a la nave y lo conservan, los efectos serán más leves, algo protegidos por la estática del traje. Si se lo quitan, los efectos serán más intensos. De todas formas el coral se ha ido deteriorando aún más en contacto con el oxígeno de la nave, así que no tendrán efectos tan graves como los de la tripulación de la Cantarina.

En general el coral deteriorado provoca un trastorno temporal delirante en el que los personajes sentirán, verán y escucharán. cosas relacionadas con su personalidad, su ocupación, sus virtudes y defectos, o su pasado. La dirección de juego puede decidir el efecto sobre los pjs y cómo esto puede confundirles (dificultando su concentración al intentar abrir una puerta, desorientándoles al moverse por la nave, provocando que disparen a cosas que no existen o que fallen disparando a enemigos, confundiendo a un compañero con un personaje de su pasado, etc.). TAs de Volx3 no harán que haya menos visiones pero sí que se sea consciente de que son falsas. Obviamente, los personajes sufrirán penalizaciones de uno o dos grados en las dificultades de muchas de sus acciones mientras estén en la nave, aunque si permanecen suficiente rato estos efectos irán desapareciendo poco a poco.

Cuatro downs

En el pasillo 8 es posible encontrarse al astronavegante tirado en el suelo, mirando el infinito. De hecho, es lo que cree estar haciendo, observar desde cerca el centro de la galaxia, plagado de estrellas, admirando la curvatura de la luz afectada por la gravedad? En fin, que está sentado en el suelo babeando y sonriendo.

El tecno se ha atrincherado en una cabina de pasajeros, la segunda a mano izquierda si se entra desde el pasillo 8. Armado con un Mira 3400, cree estar en su puesto de artillero y confundirá a los personajes que pasen delante de la puerta abierta con cazas enemigos. Disparará de forma poco acertada y gastando rápido su munición, tras lo que seguirá disparando sin recargar, haciendo el ruido con la boca.

Niri ha logrado llegar hasta la sala 4 y cree encontrarse ante una multitud de los suyos que la acusan de deserción. Se mueve por la sala dando un gran discurso sobre la necesidad de abrirse a otras naciones, expandirse para engrandecer su especie, tachando de absurda la tendencia que tienen los suyos de cerrarse y obsesionarse con las luchas internas. Estos gritos no se pueden escuchar desde el otro lado de la compuerta estanca que separa el pasillo de los pasajeros de la sala 4, así que podría pillar a los personajes por sorpresa. Niri se dirigirá a ellos como si fueran un grupo de jueces de su especie que vienen a detenerla. Los personajes podrán observar que el maletín está sobre la mesa, a alcance de tentáculo de Niri pero sin que esta parezca prestarle ya mucha atención. Al entrar los personajes, Niri se ofenderá, gritará, se quejará y se negará a ser detenida. Justo antes de que nadie se le acerque o si es herida pero no pierde el conocimiento, dará por dataóptico una sola instrucción a su piloto: «Pusse, maniobra de evasión». A partir de ese punto estará dispuesta a defenderse violentamente, aunque no tenga a mano ningún arma. Momentos después de dar esa orden, los pjs descubrirán, bien sea porque noten el zumbido del motor, bien sea porque la pasarela que pudieran haber desplegado entre su nave y esta se rompa, que la Cantarina comienza a moverse. Parece que el peligro no habrá pasado.

Sal Pusse ha logrado llegar hasta el que es su espacio natural, la cabina de mando, ocupando su puesto de piloto. Cree estar siendo perseguido por autoridades fronterizas, ha cerrado con clave la cabina de mando y está dispuesto a usar una maniobra de evasión consistente en lanzarse en picado sobre el planeta más cercano, simulando un aterrizaje para usar las capas altas de la magnetosfera como distorsionador de los sistemas de referencia de los perseguidores. El problema aquí es que Sal va a confundir con el planeta a la referencia en radar más cercana que tiene: la baliza de salto. Aunque la nave es ciertamente mucho más grande que ella, un choque frontal a altas velocidades podría ser grave (daño como un arma pesada de nave), por no hablar de la penalización al cálculo de referencias de cara al próximo salto espacial si la baliza queda destrozada, al no haber estrella de referencia en este punto. Habrá que darse prisa en anular a Sal.

Una vez hayan resuelto el caos que se está produciendo, pueden optar por avisar a las autoridades de la UPG para que se encarguen de estos contrabandistas o hacerse con una nave nueva que está siendo perseguida por los yemer, la UPL y quién sabe por qué otras organizaciones estafadas en el pasado. En cualquier caso, ya tienen la información, las muestras y a Ancor. Pueden seguir hacia su «lugar seguro».

Extra point

– Espera, ¿qué has dicho?

– Que se acercan cinco señales.

– ¿Una formación de cinco naves?

– No. Cinco señales distintas, de cinco direcciones distintas.

– Por las galaxias.

– ¿Es así como decís en tu planeta «estamos jodidos»?

La imagen de la astronave ha sido realizada por Jacobo Peña y se publica bajo licencia CC Atribución Compartir Igual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *