Llego hasta aquí



 Exo
 Ayudas
    Afición (72)
    Ambientación (318)
    Reglas (218)
    Equipo (260)
    Sucesos (233)
      Tramas
    Aventuras (164)
    Preg./Resp.
 Por autor
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


sábado, 3 de diciembre de 2022


 

Martillo Wintelliano

Martillo Wintelliano

El martillo wintelliano es un arma de origen úkaro que el Ministerio de los Cuerpos de Seguridad y Defensa de Wintell ha adaptado a su nación. Los soldados que utilizan este arma entrenan largos años hasta conseguir la maestría en su manejo. No es un arma fácil de utilizar, el generador de descarga así como la cabeza del martillo provocan un desequilibrio natural que el soldado ha de aprender a compensar para conseguir un uso óptimo en combate.

Se utiliza a dos manos. Hay rumores de soldados que empuñan un martillo y un escudo en combate, pero hasta la fecha no se ha observado este hecho de manera fehaciente. Es probable que forme parte de una campaña de publicidad por parte de Wintell o una leyenda nacida entre los soldados que se han enfrentado a los wintellianos.

El martillo posee un generador en su cabeza que provoca descargas que aumentan el impacto de manera ostensible, provocando incluso quemaduras en algunas ocasiones. Es un arma bastante efectiva contra objetivos blindados.

Una característica curiosa es que el martillo se puede sobrecargar como último recurso. Provoca una explosión bastante fuerte que destruye el martillo en el proceso.

Como nota final, indicar que Wintell no ha pagado por este diseño. Lo robaron de los úkaros.

Estadísticas

Fuerza: 8
Nac: Ducado de Wintell
Daño: I+5
Coste: 100

Peso: 3

La detonación provoca daño VI, como una granada normal (página 244 del libro básico)

 

 

Diario Sombra:

Subscríbete en Feedly

Redes Sociales:



Grupos de jugadores:




Sombra por dentro

Tweets de Ediciones Sombra

 


Cita

«El objeto de la guerra no es morir por tu país, sino hacer que otro bastardo muera por el suyo.»

General Patton