Pangea
 Ayudas
    Afición (7)
    Ambientación (113)
    Reglas (90)
    Equipo (75)
    Sucesos (102)
    Aventuras (60)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


viernes, 21 de septiembre de 2018


 

Viaje al centro de Pangea

Si tengo que decir un autor que quizás haya sido el instigador de mi interés por los libros de ficción diría que fue Julio Verne, pero si además tuviera que decidirme por una obra suya, sin dudarlo de mis labios saldría "Viaje al centro de la Tierra". Esta novela plantea de un modo muy inteligente los viajes hacia lo desconocido, del choque entre dos mundos o entre dos culturas. Seguro que jugando en vuestros grupos de juego habéis visitado planetas desconocidos, viajado a países exóticos o encontrado ocultas culturas milenarias. No obstante podemos encontrar a otros autores que han tratado visitas al centro de la Tierra, pero para mi destaca por encima de todos Edgar Rice Burroughs.

Podemos así, plantear un interesante cruce de juegos entre Pangea y los otros juegos de rol de Ediciones Sombra. Visitar un mundo de marcado carácter prehistórico, en el que los recursos que poseen los jugadores sean limitado nos ayudará a mantener muy activo al grupo y explotar al máximo la inventiva de los jugadores.

Herederas de la obra de Julio Verne y Edgar Rice Burroughs nos encontramos una filmografía que puede facilitarnos ideas para plantear estas aventuras.

Viaje al centro de la Tierra (1959) Esta es la primera adaptación de la obra de Julio Verne. Dirigida por Henry Levinnarra la historia del profesor Lindenbrook quien intrigado por el contenido de una extraña roca emprende un viaje para visitar el centro de la Tierra. Los protagonistas se enfrentan a monstruos prehistóricos, visitan los restos de civilización perdida de la Atlántida y descubren maravillas geológicas y botánicas. Otro de los elementos de la trama de esta película es las trabas y sabotajes que realiza un explorador rival. Existe otra versión más moderna, estrenada en el año 2008, donde hay mucha más acción y efectos especiales pero no obstante es una adaptación más libre respecto a la obra de Julio Verne.

La isla misteriosa (1961) Dirigida por Cy Endfield adapta la novela del mismo nombre del escritos Julio Verne y que forma una trilogía junto a "20000 leguas de viaje submarino" y "Los hijos del Capitán Grant". Ambientada en la guerra de secesión americana que película narra la huida de un grupo de los soldados de la Unión de escapar en un globo de gas de un campo de prisioneros confederado. Pero su huida no sale todo lo bien que quisieran y acaban estrellándose en una isla desconocida. En esta isla abundan animales gigantescos, unos piratas que quieren acabar con los protagonistas y un misterioso científico conocido como Nemo.

La tierra olvidada por el tiempo (1975) Dirigida por Kevin Connor es una adaptación de la novela homónima de Edgar Rice Burroughs. La historia está ambientada en la Primera Guerra Mundial y en el que los supervivientes a un naufragio acaban en un misterioso subcontinente con extraña y gigantesca vegetación, con dinosaurios y hombre primitivo. Los protagonistas deberán cooperar junto a sus captores y enemigos alemanes para refinar el petroleo que encuentran y que los posibilitará salir de la isla.También existe una adaptación más moderna del año 2009.

En el corazón de la Tierra (1976) Otra adaptación de una novela de Edgar Rice Burroughs bajo la dirección de Kevin Connor. El Doctor Abner Perry crea una maquina perforadora y en la prueba de esta descubren un camino a un mundo subterráneo cerca del núcleo de la Tierra. En este otro mundo encontrarán dinosaurios, hombres de las cavernas y unos seres voladores con poderes telepáticos que mantienen bajo control mental a nuestros "familiares" genéticos.

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets sobre '#sombrapordentro'

Próximos eventos  

I Jornada de juegos de masa Dragón de Madera 

29/09/2018


Cita

«Un fanático es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema.»

Churchill