Pangea
 Ayudas
    Afición (9)
    Ambientación (116)
    Reglas (95)
    Equipo (82)
    Sucesos (109)
    Aventuras (63)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


viernes, 19 de abril de 2019


 

Silbato mendwan

El silbato mendwan, es un pequeño objeto de madera tallada, que los hombres invisibles usan para poder imitar a los animales que les rodean, consiguiendo así una mejor capacidad de ocultación y mimetismo con el entorno. Consiste en una pequeña pieza de algún árbol especialmente fuerte, de un tamaño algo mayor que una uña del dedo pulgar humano, que ha sido previamente vaciado, y endurecida al fuego, creando un pequeño tubo. Este tubo se coloca bajo la lengua, y haciendo unas determinadas presiones de un extremo contra la legua, y el otro contra el labio, paladar, etc. se consiguen así imitar una multitud de sonidos de pájaros, roedores…. Su uso, sin embargo, es bastante complicado, y requiere práctica, ( siendo a efectos prácticos una habilidad adicional de silbato mendwan, a la que va asociada la característica de coordinación. Los hombres invisibles reciben un +4 a su uso ) pero una vez se consigue, el resultado es extremadamente satisfactorio: Proporciona un modificador positivo de +2 para ocultarse y sigilo. Además, puede ser usado para llevar a cabo un ataque similar al chillido durk (página 127 libro básico), aunque sólo es usable un par de veces al día, debido al esfuerzo que el usuario ha de hacer.

La construcción de uno de estos objetos, implica no solo poseer la artesanía en madera, si no la enseñanza por parte de un artesano perteneciente a la tribu de los hombre invisibles, ya que ha de enseñarle el uso correcto del fuego en la fabricación del mismo, las especiales limaduras que hay que hacer en su interior para que alcance según que registros de sonido… etc.

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«¡Cuando oigo la palabra cultura, cojo mi Browning!»

Goering (atribuida)