Sistema Sombra – Apuntes sobre la declaración de acciones

En el Sistema Sombra, la regla escrita indica que las escenas con acciones de dificultad (o escenas de acción) se resuelven siguiendo el orden de la iniciativa primaria. Y para evitar que los que tienen una iniciativa más lenta sepan lo que han hecho los que tienen una iniciativa más rápida, establece una declaración previa de intenciones. Esto, que intenta evitar a metajugadores (entiéndase a aquellos que buscan huecos en la reglas para sacar provecha) añade a las escenas de acción una fase más, lo que implica más tiempo para resolverlas y, además, va en contra de la filosofía del sistema: todo con una tirada.

logo del Sistema Sombra Corpus

Las reglas no están escritas en piedra, pero se intenta que sean rotundas y claras para evitar debates de reglas durante las partidas. Sin embargo, los grupos de juego pueden (y diría deben) adaptarlas a sus mesas de juego. Si tienes buenos jugadores en la mesa, quizás no necesites la declaración previa de acciones y ahorrarás bastante tiempo en tus asaltos. De todas formas, hay algunas cosas que podrías tener en cuenta a partir de ahora.

La declaración de intenciones puede ser necesaria en el primer asalto de una escena de acción. Los PJ pueden estar sorprendidos y sin coordinación y no saben qué va a hacer su compañero. En ese momento, la declaración de intenciones en orden inverso a la iniciativa puede ayudar a generar un poco más de caos: con un PJ corriendo para encarar a los oponentes cuando otro había pensado lanzar una granada al grupo entrante. Incluso, si quieres ir más allá, puedes hacer estas declaraciones ocultas (escritas en un papel), para añadir más caos a la escena. Sin embargo, si tu grupo de personajes (no los jugadores) se conocen desde hace tiempo (por ejemplo, una unidad entrenada de operaciones especiales), se puede asumir cierta coordinación en sus acciones incluso si son sorprendidos. La declaración de intenciones se puede obviar porque actuarán coordinados y puedes dejar que los personajes con más iniciativa declaren y actúen y asumir que los de menos iniciativa declaren después de saber lo que los otros van a hacer (de hecho, lo saben porque para eso han entrenado).

Tras el primer asalto, la declaración de intenciones es, a menudo, redundante. Salvo que los personajes vayan a cambiar de tácticas, suelen seguir haciendo lo que estaban haciendo (disparar, trepar, etc.) y seguirán haciéndolo hasta que lo consigan. En otras palabras, puedes ignorar la declaración previa de acciones si la escena no ha variado sustancialmente y hacer que cada personaje declare lo que hace (en teoría, lo mismo que el asalto anterior) y que resuelva la acción en ese mismo momento. Habrá momentos en los que los personajes necesiten cambiar sus objetivos de la escena; será en esos momentos cuando se realice la declaración de intenciones (de todos los PJ y PNJ o solo de aquellos que su situación ha cambiado asumiendo que el resto hace lo mismo).

¿Cuáles son esos momentos de cambios en las escenas de acción? La finalización de un objetivo por parte de un personaje (por ejemplo, ha llegado a la posición, ha acabado con el rival, ha terminado de realizar una acción extendida y empieza a participar en asalto a asalto, etc.) o el cambio en la escena (un PJ herido o muerto, la llegada de PNJ de refuerzo, el inicio de un incendio, etc.).

Como resumen final. La declaración previa de intenciones en los asaltos frena el ritmo de la partida y hay muchas situaciones en la que no es realmente necesaria. De hecho, hay más situaciones en las que no, que en las que sí. Si a tu grupo de juego le gusta resolver las escenas de acción con detalle (tácticamente), entonces utiliza la declaración previa, pero si disfrutan del ritmo frenético que el Sistema Sombra puede alcanzar, entonces habrá muchos asaltos en los que puedes ignorarla. Como DJ, habla con tu mesa de juego para establecer el estilo que les gusta.

Como ejemplo, en algunas mesas de juego Sombra, la declaración previa de intenciones se realiza al principio de la escena de acción (para establecer los objetivos iniciales) y, además, cuando el grupo o el DJ lo creen necesario (porque hayan pasado cosas que así lo recomienden).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *