Llego hasta aquí



 Comandos
 Ayudas
    Afición (62)
    Ambientación (188)
    Reglas (104)
    Equipo (199)
    Sucesos (174)
    Aventuras (136)
    Preg./Resp.
 Por autor
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


viernes, 3 de febrero de 2023


 

3x13 - Remagen

Unkel (Alemania), 15 de marzo de 1945

Tras agotadoras jornadas estabilizando el frente y realizando operaciones de limpieza, la ofensiva parecía haberse reanudado y los alemanes al oeste del Rin parecían retirarse en desbandada hacia su orilla del río. Sin embargo, la orden no era perseguirle, ni siquiera enfrentarles, la orden era adelantarles y capturar los puentes antes de que los volaran. La carrera era tan alocada que las unidades se mezclaban, se perdían y se volvía a encontrar en sitios diferentes. Fue así como la Sangrienta Siete fue testigo de la voladura del puente de Lunderdorf donde, afortunadamente, no estaban en él, pero más tarde se enteraron que otros compañeros del Primer Ejército habían capturado el puente de Remagen intacto. Bueno, había volado, pero no había caído y los ejércitos Aliados lo cruzaban y se internaban en Alemania.

De nuevo corrieron para alcanzar ese puente y cruzarlo y en la otra orilla esperaron para reagruparse. Como de costumbre, los Siete iban a la vanguardia de su división y tocaba esperar. Tampoco es que hubiera prisa. Uno a uno fueron saludando a todos los que llegaban y mientras la unidad se reconstituía en la cabeza de playa, sucedió lo impensable. ¡El puente colapsó! ¡Se habían quedado atrapados a este lado del río!

—¿Qué hará el jefe? —preguntó Gonzalez que siempre gustaba de que le informaran personalmente de las decisiones estratégicas.

—Atacaremos —rezó Snelling.

—Continuaremos hacia Berlín —confirmó el sargento Rogers tras consultar con los jefes—. El capitán ha creído que era mejor avanzar antes de que nos encarguen reparar el puente.

Todos estuvieron de acuerdo y dejando el río a sus espaldas no tardaron en encontrarse con unidades de vanguardia alemanas que combatían como si los estadounidenses les estuvieran invadiendo. Afortunadamente, sus unidades estaban compuestas de ancianos y niños y su falta de experiencia no se suplía con el ardor nacionalista.

—¿Sargento —preguntó unos días después Gonzalez—, si vamos hacia Berlín, por qué ahí pone Checoslovaquia?

 

 

Diario Sombra:

Subscríbete en Feedly

Redes Sociales:



Grupos de jugadores:




Sombra por dentro

Tweets de Ediciones Sombra

 


Cita

«En la propaganda, como en el amor, todo está permitido.»

Goebbels