Comandos
 Ayudas
    Afición (48)
    Ambientación (161)
    Reglas (68)
    Equipo (159)
    Sucesos (174)
    Aventuras (105)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


viernes, 19 de abril de 2019


 

Embarcando

Las órdenes estaban dadas, ya no había marcha atrás, formarían parte de la primera oleada de invasión y desembarcarían en un sitio llamado Omaha.

-No sabía que Omaha estuviera en Francia, sargento. ¿No será otro entrenamiento de esos?

Rogers le miró como quién mira a un pariente al que o aguanta el día de Navidad, con esos ojos de "ojalá esto acabe pronto", pero ni el sargento ni el teniente estaban para bromas. Formados a última hora de la noche, el capitán les estaba soltando la típica arenga previa a la batalla: madres orgullosas, salvación de la civilización occidental, el día de los días y toda la artillería habitual. Tras esta, la orden de subir a los camiones y buscar el puerto de embarque asignado.

-Sargento -susurró Snelling cerca de la portezuela del M3-, nos falta uno de los novatos.

-¡Faltan tres! - Les sorprendió la voz del capitán que se había acercado a hurtadillas.

-¿Tres de los nuestros -respondió con rapidez y cuando se dio cuenta añadió-, señor?

-De los míos sí. -El sargento sabía lo que significaba esa sonrisa: problemas. Y esa fue la forma en la que la Sangrienta Siete se convirtió en el vehículo escoba de la invasión. Su misión buscar a todos los desertores en esa importante noche.- Tráigalos -había ordenado- y me encargaré personalmente de que desembarquen en primera línea. Saldremos sin ustedes si no llegan a tiempo.

Lo peor de la siguiente noche no fue registrar todo el campamento, todos los bares, iglesias, lupanares en 20 kilómetros a la redonda, lo peor de la noche fue aguantar a Gonzalez diciendo todo el rato: "No creo que los encontremos, no creo que los encontremos, será una lástima perderse la fiesta.".

Cada vez que alguno de la Sangrienta Siete estaba a punto de cerrar su bocaza, encontraban a uno de los desertores, lo ataban y lo echaban al camión. Al último, justo al de su unidad, lo encontraron en la casa de una amable y equivocada inglesa. No le trataron bien. Ella gritaba y exigía que se comportaran en su noche de boda, pero aquella afirmación enfureció a un más a los hombres de la Sangrienta y acabaron por hacer huir a la pobre muchacha con sus miradas.

Llagaban tarde, lo sabían y nunca antes y nunca después nadie vio a un camión del ejército estadounidense correr tan deprisa por las carreteras oscuras y traicioneras de la Inglaterra del sur…

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«La muerte soluciona todos los problemas. No hay hombre, no hay problema.»

Stalin