Comandos
 Ayudas
    Afición (53)
    Ambientación (167)
    Reglas (81)
    Equipo (175)
    Sucesos (174)
    Aventuras (114)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


viernes, 14 de agosto de 2020


 

Paracaidistas británicos

Los paracaidistas británicos nacieron tras los éxitos cosechados por los alemanes con sus unidades en la batalla de Francia. El gobierno británico no había imaginado la utilidad que podía tener el lanzamiento de tropas tras las líneas enemigas (seguían con la mentalidad de la Primera Guerra Mundial), pero el ejemplo de sus enemigos en operaciones como la de Eben-Email (una fortificación belga) les hizo cambiar rápidamente de opinión. Churchill, muy amigo de apostar por las novedades, dio el visto bueno para la formación de unidades paracaidistas en Gran Bretaña. Y para ello recurrieron a las tropas de élite que tenían más cerca: los grupos de comandos. Las primeras tropas paracaidistas británicas fueron comandos instruidos en las técnicas paracaidistas.

El pegaso, emblema de las divisiones paracaidistas británicas

A principios de Junio de 1940, el nº 2 Commando fue renombrado y reasignado como el 11º Batallón Especial de Servicio Aéreo. Este, junto a la orden de fabricación de aviones de transporte y planeadores, sería el inicio oficioso de las fuerzas paracaidistas británicas. Su primera misión, sin embargo, no ocurriría hasta febrero de 1941: operación Colossus. Sin embargo, por número de tropas y por la ejecución, fue más una misión de comandos lanzados en paracaídas para destruir canalizaciones de agua potable que una verdadera misión paracaidista. Lo mismo podemos decir de la Operación Biting (destrucción de una antena de radar alemana en el norte de Francia) a finales de Febrero. Participaron unidades aerotransportadas, pero era una misión de comandos.

La experiencia de ambas operaciones convenció al alto mando británico de las posibilidades del arma aerotransportada e hizo que el 11º Batallón Especial del Servicio Aéreo fuera convertido en el Primer Batallón Aerotransportado. Nacían así, oficialmente, a finales de mayo de 1941, las tropas paracaidistas británicas.

1ª División aerotransportada

Este primer batallón fue reforzado por otros dos, el 2º y el 3º, formado por voluntarios procedentes de otras unidades del ejército, formándose así la primera brigada aerotransportada británica. Browning fue el primer comandante de la brigada y bajo su mando se creó la estructura de la unidad y su sistema de instrucción. Gracias a su empuje, el alto mando aprobó dos nuevas brigadas entre 1941 y 1942. No todas fueron unidades nuevas sino que se cogieron unidades ya entrenadas y se transformaron, se les dio el entrenamiento de salto, en unidades paracaidista. Esto permitió que el nivel de las nuevas brigadas también fuera muy alto. La 1ª división aerotransportada ya estaba formada.

tropas paracaidistas de la 1ª división cargan un vehículo en un planeador

Los paracaidistas británicos realizaron la Operación Freshman en Noruega a finales de 1942. El objetivo era el programa de armas atómicas alemán y nuevamente se trató más de una operación de Comandos que de una verdadera operación paracaidista. Señalar que en esta operación fue la primera vez que utilizaron planeadores.

El Alto Mando deseaba tener una unidad paracaidista en Gran Bretaña y otra en el norte de África. En 1942, el frente más importante para los británicos era el Mediterráneo y por eso mandaron allí a la 1ª división aerotransportada. El transporte de toda la unidad, sus equipos y sus planeadores representó un problema logístico que los británicos resolvieron con la Operación Beggar; en resumen, los aviones arrastrando los planeadores volaron desde Gran Bretaña a Túnez. Un viaje largo para el que no se había diseñado a los planeadores y que, debido a la intercepción aérea alemana, costó algunas bajas. Ya en el norte de África, los paracaidistas participaron en el desembarco en Sicilia en dos misiones: a Operación Ladbroke y la Operación Fustian. Tuvieron que dividirse en dos grupos porque no tenían planeadores ni aviones para todos. Ladbroke fue la primera en hacerse y consistía en la captura de un puente llamado Ponte Grande en la noche del 9 de Julio. Aunque los británicos consiguieron capturar el puente, los contraataques italianos lo recuperaron antes de que llegaran los refuerzos desde las playas. Los paracaidistas británicos perdieron muchos hombres en esta operación. La operación Fustian tenía como objetivo el puente Primosole sobre el río Simeto. Consiguieron capturar el puente y mantenerlo hasta la noche, pero las bajas, la escasez de munición hizo que su comandante se retirara hasta contactar con las tropas que venían de la playa. A la mañana siguiente y junto a las tropas de tierra, volvieron a capturar el puente. Sin embargo, a pesar del éxito, los alemanes habían formado ya una línea defensiva al otro lado del río y la captura del puente no sirvió para favorecer la ruptura que buscaba el desembarco.

Tras el moderado éxito de Sicilia, la 1ª división participó en la Operación Slapstick en Italia. Lo que originalmente se planeó como un salto aerotransportado para ocupar el puerto de Tarento en cuanto se anunciara la rendición italiana, se convirtió en un desembarco anfibio ante la falta de medios aéreos. El desembarco anfibio se realizó casi sin oposición. Los únicos enfrentamientos tuvieron lugar con unidades alemanas que, casualmente, también era paracaidistas.

En diciembre de 1943 la 1ª división aerotransportada volvió a Inglaterra integrándose bajo las órdenes del primer cuerpo aerotransportado. No estaba previsto que participaran en el desembarco de Normandía, pero, sin embargo, se prepararon para realizar la Operación Wasteage. En resumen, estaban preparados para acudir como refuerzos a cualquiera de las cinco playas del desembarco si la cosa se torcía. A partir del desembarco y del éxito de las divisiones paracaidistas que formaron parte de él, la locura aerotransportada se adueñó de los planificadores Aliados y la 1ª división estaba en casi todos sus planes. Muchos de esos planes no se llevaron a cabo porque el frente avanzaba muy deprisa, más que los preparativos, hasta que llegó la Operación Market Garden que sigue siendo, hasta la fecha, la operación aerotransportada más grande. Tres divisiones, dos de ellas estadounidenses, saltaron sobre Holanda para capturar una serie de puentes a lo largo de una carretera de unos 80 kilómetros. A la 1ª división le tocó el papel más difícil, capturar el último puente que abría las puertas hacia Alemania. Se calculó que los británicos debían defender la posición entre 24 y 48 horas, pero la realidad es que, por una serie de errores logísticos, estuvieron nueve largos días asediados en la ciudad de Arnhem y el puente sólo estuvo controlado los primeros días. Una gran parte de la división resultó capturada o muerta y los supervivientes fueron rescatados en botes de goma, por la noche, cruzando el Rin. Aunque la división no logró su objetivo, su tenaz resistencia es uno de los ejemplos, junto a Bastogne o Stalingrado, de la resistencia de una unidad más allá de lo previsible en la Segunda Guerra Mundial.

Tras el armisticio en Europa, la división fue enviada a Noruega para supervisar la rendición de los 350.000 soldados alemanes que quedaron en ese país. La llamaron Operación Doomsday. De vuelta en Gran Bretaña, la unidad sería desmantelada el 25 de agosto de 1945.

6ª División aerotransportada

Como hemos comentado, los británicos siempre pensaron tener dos divisiones paracaidistas, una en el frente del Mediterráneo y otra en Gran Bretaña para operar en el norte de África. Cuando la 1ª división fue enviada a Túnez en 1943, el mando británico aprobó la creación de la 6ª división aerotransportada y la puso bajo el mando de la persona que había comandado la Primera Brigada aerotransportada, Nelson Gale, con gran experiencia en el arma aerotransportada. Como núcleo de la unidad cogió algunas unidades de la 1ª división y, además, ascendió a algunos mandos medios de la 1ª para que fueran su cuadro de mandos en la 6ª división. De esta forma aseguraba Nelson Gale que la nueva división no tuviera que empezar desde cero.

El rey Jorge VI visita a tropas de la 6ª división paracaidista

Los entrenamientos duraron de junio a diciembre de 1943 y ese mes se dio la orden para que entrara en servicio el 1 de febrero de 1944. Su primera acción real fue el desembarco de Normandía. En él realizaron varias acciones: la captura de los puentes sobre el río Orne y el canal de Caen, conocidos como Puente Pegaso y Puente Horsa, (Operación Deadstick); la captura de diversos objetivos cerca de la ciudad de Caen (Operación Tonga; la captura de la batería artillera de Meville y el envío de decenas de planeadores con equipo pesado (Operación Mallard) para reforzar los lanzamientos anteriores.

Tras los desembarco, la división participó en la batalla de Breville contra la 346ª división alemana quienes desde esa estratégica villa controlaban todas las posiciones de la 6ª división. La batalla duró varios días, pero aseguró el flanco izquierdo de la invasión. Las playas británicas no tendrían que temer un contraataque alemán desde esa zona.

Tras combatir varias semanas en Normandía, la división fue retirada a Gran Bretaña para recomponerse y entrenarse en ejercicios para el cruce de ríos (se ejercitaban en el Támesis aunque el objetivo, naturalmente, era el Rin), pero el ataque alemán en las Árdenas hizo que las movilizaran. A semejanza de los paracaidistas estadounidenses en Bastogne, lo británicos fueron enviados a interponerse en el avance alemán entre Dinant y Namur. Permaneció en la zona realizando algunos avances hasta febrero de 1945 que fue enviada de vuelta a Gran Bretaña. Allí se preparó de nuevo para cruzar el Rin.

La última operación en la que la 6ª división participó fue la Operación Varsity que es la operación aerotransportada más grande en una sola localización de la Segunda Guerra Mundial. En total se lanzaron 2 divisiones enteras (en Market Garden se lanzaron 3, pero en diferentes lugares) para ocupar lugares clave en Alemania y abrir camino a la Operación Plunder (cruce del Rin por parte del 2º ejército británico). La experiencia en Normandía y en Market Garden había enseñado a los Aliados que las tropas paracaidistas eran muy débiles en los momentos posteriores al salto si se dispersaban entre varios objetivos. Esta es una de las razones por la que en Varsity los lanzaron a todos, a la 6ª británica y a la 17ª estadounidense, en el mismo lugar. La 6ª tenía los objetivos de Hamminkeln y Wesel en el noroeste de Alemania. La operación tuvo bastante éxito. Se capturaron el objetivo y los puentes asignados y el mismo 24 de marzo por la noche, los paracaidistas contactaron con las vanguardias británicas procedentes de Plunder. Tres días después 14 divisiones Aliadas estaban en la orilla este del río y habían penetrado unos 15 kilómetros en el interior de Alemania. Sin embargo, las bajas paracaidistas fueron elevadas, así como los aviones perdidos.

44ª División Aerotransportada (India)

Emblema de los paracaidistas indios

A principio de 1944, los británicos se plantearon crear una tercera división aerotransportada en la India destinada al frente del Pacífico. Primero se formó el cuadro de mando de la 9ª división aerotransportada en Secunderabab (India) el 15 de abril, pero la amenaza de una invasión japonesa a la India hizo que toda la formación se transformara en la 21ª división de infantería. Dos meses después, la amenaza japonesa parecía superada y se reanudó la formación de la unidad paracaidista. Para ello, en septiembre de 1944, utilizaron la ya existente 50ª brigada aerotransportada india que tenía su origen en las formaciones Chindit (unidades parecidas a los comandos). Y en noviembre añadieron a la 14ª brigada de planeadores británica. La división siguió absorbiendo otras unidades y convirtiéndolas en paracaidistas (unidades indias y paracaidistas) y le transfirieron unidades británicas. Sin embargo, la unidad no estaba formada del todo cuando fue enviada el 1 de mayo de 1945 a participar en la Operación Drácula cuyo objetivo era apoyar el desembarco anfibio en Rangoon, capital de Birmania (puerta para las futuras reconquistas de Malasia y Singapur). Los paracaidistas fueron lanzados cerca de una posición artillera japonesa conocida como Elephant Point. A pesar de sufrir el bombardeo de los aviones estadounidenses, los paracaidistas ghurkas consiguieron tomar la posición y anular las baterías, lo que facilitó el desembarco de la 26ª división india cerca de Rangoon.

La división se preparó para los ataques contra Malasia y Singapur, pero el final de la guerra llegó antes de que esas operaciones se pusieran en marcha. De todas las divisiones aerotransportadas británicas, fue la única que se mantuvo activa tras la guerra, pero en 1947, después de la Partición de la India, la unidad fue desmantelada. Unas unidades fueron destinadas al ejército pakistaní y las otras al ejército indio.

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Donde esté él (Ayala) estaré yo.»

Almirante Cunningham