Comandos
 Ayudas
    Afición (53)
    Ambientación (167)
    Reglas (81)
    Equipo (175)
    Sucesos (174)
    Aventuras (114)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


viernes, 14 de agosto de 2020


 

Arthur Nebe

El confuso Kripo

Arthur Nebe

Arthur Nebe nació en Berlín en 1894. Su padre era un profesor de una escuela elemental de la ciudad y su infancia, aunque no fue muy acaudalada, transcurrió sin excesivas complicaciones. Al empezar la Primera Guerra Mundial, con apenas 18 años, Nebe se presentó voluntario para combatir. Fue herido dos veces durante el conflicto, las dos por culpa del gas.

Tras la guerra, en 1920, y la disolución del ejército alemán por el acuerdo de paz, Nebe se incorporó a la Kriminalpolizei (conocida como Kripo). Era una organización de investigadores enmarcada dentro de la organización policial alemana. En cuatro años, Nebe alcanzó el grado de Commissioner (equivalente a jefe de policía). En los siguientes años, el país fue cambiando y una fuerza política fue emergiendo con fuerza entre las clases más perjudicadas por la recesión económica. El 1 de Julio de 1931, Nebe se afilió a esa fuerza política, al partido nazi, y se convirtió en una especie de enlace entre la policía de Berlín y las recién creadas SS del partido.

A principio de 1932, Nebe, junto a otros miembros de la policía, funda la Sociedad de Servicio Civil del Nacional Socialismo (una organización de funcionarios civiles afines a las ideas del partido nazi). Cuando Hitler llega al poder, la posición de Nebe con respecto a los nuevos dirigentes era muy buena. Su relación con Kurt Daluege (responsable de las SS) le lleva en Abril de 1933 a convertirse en el Jefe de la Policía Estatal, lo que le llevó a estar demasiado cerca del nuevo gobierno.

En Octubre de 1933, Rudolf Diels (entonces responsable de la Gestapo) ordenó a Nebe que se encargara de liquidar a una serie de opositores políticos a Hitler. Nebe no se negó a hacerlo, pero sus biógrafos señalan este hecho como el principio del distanciamiento con el régimen nazi. Poco después, la Kriminalpolizei fue absorbida por la Sicherheitsdienst (Policía de Seguridad, encuadrada dentro de las SS). Nebe conservó su puesto y, de hecho, se convirtió con la absorción en SS Gruppenführer (aunque ajeno a la escala militar, se le consideraba un rango equivalente a general). Nunca hizo buenas migas con Himmler ni con Heydrich a pesar de que comía y resolvía asuntos de trabajo con ellos con regularidad. Por estas mismas fechas, Nebe conoció a Hans Bernd Gisevus (un miembro de la policía de Berlín) quien le presentó a Hans Oster (general alemán que luego se revelaría como uno de los principales opositores al régimen nazi).

En 1936, Arthur Nebe fue ascendido y alcanzó el puesto de mayor responsabilidad dentro de la Kriminalpolizei que, en poco tiempo se convertiría en la Policía Criminal del Amt (Departamento) V del RSHA (Reichssicherheitshauptamt, otro de los cambio nazi para ir acumulando el poder en torno a unas pocas organizaciones y personas). En 1937, en otro nuevo cambio, los alemanes establecen una fuerza policial de ámbito nacional (en teoría, más allá ya que abarcaba todo el Reich aunque en ese momento pocos sabían todo lo que llegaría a crecer ese Reich), el SD. Bajo el SD destacan dos organizaciones: la Gestapo y el Departamento de Policía Criminal. Nebe, a las órdenes de este último estaba bajo las órdenes directas de Heydrich.

Arthur Nebe llegó a hartarse del régimen nazi en 1938 y empieza a actuar, en pequeñas dosis, contra los intereses de los dirigentes nazis. Por ejemplo, se alía con el Dr. Karl Sack (juez general de la Wehrmacht y otro futuro opositor) para intentar arruinar (no lo consiguieron) los planes de Himmler contra el general Werner von Fritsch (el affaire Blomberg-Fritsch, como es conocido, fue una acusación de inmoralidad, una eufemística referencia a la homosexualidad o a la pornografía, contra algunos dirigentes nazis; en el caso de Fritsch se supo más tarde que las acusaciones no tenían fundamento y que sólo fue una purga más de la cúpula militar para poner gente más afín al partido). También participa este año, invitado por Hans Oster, en el intento de golpe de estado de Septiembre de 1938 si iniciaba una guerra por los Sudetes checos. El trabajo de Nebe consistió en pasar información sobre las SS en la zona de Berlín a los conspiradores. El golpe de estado no se llegó a intentar porque la anexión de Checoslovaquia no provocó ninguna guerra.

En 1941, poco antes del ataque alemán contra la Unión Soviética, Himmler le nombra comandante del Einsatzgruppe B encuadrado dentro del Grupo de Ejércitos Centro que participaría en la operación Barbarossa. Se trataba de un grupo de exterminación que debía avanzar detrás de las unidades militares controlando los territorios conquistados. Se le atribuyen decenas de miles de muertos. No hay duda de que Nebe no estaba a gusto en su puesto pues pidió que le trasladaran a la Policía Internacional (lo que lo alejaba del Einsatzgruppe B), pero Hans Oster le persuadió para que volviera. La información de Nebe sobre las SS era vital para los planes futuros de la oposición alemana. Se sabe que, en ocasiones, maquillaba las cifras de ejecuciones suministrada a sus superiores (aumentándolas), pero no es menos cierto que ejecuciones había y las cometían las tropas bajo su mando. Por otro lado, fue Nebe el que informó a los opositores de la existencia de la Solución Final que establecía el exterminio de todos los judíos.

En marzo de 1944, muchos prisioneros Aliados escaparon del campo de prisioneros Stalag Luft III (el lector seguramente conocerá estos hechos pues fueron recreados en una magnífica película llamada "La Gran Evasión"). Lo que es menos conocido es que le fue encargada a Arthur Nebe la ejecución de 50 de los 73 prisioneros capturados. Este hecho marcó un punto de inflexión en su carrera como conspirador y a partir de entonces se involucró más en los planes para acabar con el régimen nazi. En el atentado contra Hitler del 20 de Julio de 1944, Nebe estaba al mando de 12 policías que tenían la orden de acabar con la vida de Himmler tras el atentado. La orden de realizar tal operación no llegó nunca (Hitler no murió en el atentado) y Nebe huyó y se refugió en una isla en uno de los lagos de la zona de Wannsee (cerca de Berlín). Allí permaneció oculto a la policía hasta que una mujer le delató (cuentan los rumores tras rechazarla como amante, ella se vengó denunciándole).

Juzgado por el Volksgerichtshof (Tribunal Popular que fue abierto para juzgar a todos los implicados en el atentado contra Hitler), fue sentenciado a muerte y ejecutado (colgado con una cuerda de piano) en la prisión de Plötzensee (Berlín) el 2 de marzo de 1945.

La figura histórica de Arthur Nebe es comprometida. Es cierto que colaboró con la oposición a Hitler, que hizo cosas para acabar con el régimen nazi o con sus dirigentes, pero también es cierto que fue directamente responsable de la muerte de decenas de miles de personas. En su puesto como responsable de la Kriminalpolizei desarrolló técnicas policiales que le valieron la aprobación de sus jefes nazis. Nadie puede ascender tanto en una organización civil en la Alemania nazi sin hacerlo especialmente bien. ¿Cuál es el Nebe auténtico? ¿El represor nazi o el opositor al régimen?

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Que lo unido por la fantasía no sea roto por la realidad.»

Lema de las Talazbrágoles