Comandos
 Ayudas
    Afición (53)
    Ambientación (167)
    Reglas (81)
    Equipo (175)
    Sucesos (174)
    Aventuras (114)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


sábado, 15 de agosto de 2020


 

La familia Hitler

La figura de Adolf Hitler suele eclipsar a toda su familia, a su padre, a su madre y, sobre todo, a sus seis hermanos. Ninguno de estos personajes tuvo mucha relevancia histórica en la Segunda Guerra Mundial, por ello hemos decidido reunirlos en un solo artículo.

Alois Schicklgruber/Hitler

El padre de Hitler en realidad se apellidaba Schicklgruber que era el apellido de su madre (Anna Maria) mal escrito: Schickelgruber. Alois era un hijo de una relación de juventud de su madre. Ésta, que nunca quiso revelar el nombre del padre (que sería el abuelo de Hitler), lo inscribió en el registro de Doellersheim como hijo ilegítimo. Ya fuera por diferenciarlo del apellido materno o por error del funcionario del registro, Alois perdió la "e" del apellido. Su madre trabajó en Austria como sirvienta en la casa de Johann Nepomuk Huttler de quién se especula que era el padre del niño ya que se encargó de su manutención en los primeros años de vida. En 1842, Anna se casaría con Johann Georg Hiedler y viviría con él cinco años (hasta su muerte). Hiedler nunca reconoció al niño de Anna, ni le dio su apellido y a la muerte de ésta abandonó al niño que se quedaría nuevamente en casa de Huttler. A los 13 años, sin embargo, abandonaría la protección de la casa donde se había criado y comenzaría a trabajar como zapatero en Viena. Dicen que este trabajo no le gustaba o quizás fuese como una forma de prosperar, pero Alois entró a trabajar en el Servicio Imperial de Aduanas. En 1857, Alois tenía 20 años, muere Huttler y Alois decide cambiarse su apellido por Hitler. Existen tres versiones de este cambio. Algunos biógrafos dicen que Hitler es la unión de Huttler y Hiedler, las dos figuras paternas que Alois había conocido. Otros aseguran, que Hitler es el apellido Hiedler mal escrito. Y, finalmente, hay quien afirma que el cambio de apellido estuvo motivado por el cobro de una herencia de la familia de la madre y que la condición para cobrarla (puesta por la familia de la madre y dado que era un hijo ilegítimo) era el cambio de apellido.


El abuelo judío de Hitler

El padre de Alois (abuelo de Adolf Hitler) ha sido objeto de muchas especulaciones a lo largo de los años. Algunos historiadores creen que podría tratarse, como hemos mencionado, de Johann Nepomuk Huttler (que se encargó de él tras la muerte de su madre) o de Johann Georg Hiedler (que se casó con la madre); también se cree que podría tratarse de Leopold Frankenberger ya que la madre de Alois trabajó como sirvienta en la casa de Frankenberger. Esta posibilidad es la que ha creado la idea de que Adolf Hitler era descendiente de judíos, ya que se dice que Frankenberger era un acaudalado judío de Graz. La "conexión Frankenberger" fue facilitada por Hans Frank, un miembro del partido nazi que había investigado el pasado de Hitler en 1930 tras las revelaciones William Patrick Hitler (un sobrino de Hitler). Sin embargo, no parece probable que Leopold Frankenberger fuera judío ya que los judíos fueron expulsados de Graz mucho tiempo antes de la época de Hitler (en el siglo XV) y, en teoría, no se les permitió regresar a la ciudad hasta 1860.

Una cuarta hipótesis señala que el padre de Alois podría ser el barón von Salomon Mayer Rothchild, judío y acaudalado habitante de Viena donde se cree que trabajó Anna Maria. La leyenda dice que el canciller austriaco Dollfuss ordenó esta investigación y encontró documentos que probaban el origen judío de Hitler y que esa fue la razón de la anexión austriaca y el asesinato de Dollfuss. Sin embargo, esta versión es la que cuenta con menos apoyos por el momento.


Alois Hitler se casaría por primera vez a la edad de 36 años (una edad bastante elevada para la época). Su mujer Anna Glass-Hörer era la hija de un compañero de trabajo de Alois en el servicio de aduanas. Anna, debido a su salud, no podía tener hijos, y el matrimonio adoptó a Klara Pölzl que era prima segunda de Alois. [Nota: Klara se convertiría con los años en la madre de Adolf Hitler, pero no desvelemos acontecimientos]. Alois no era feliz en su matrimonio y mantuvo una relación extramatrimonial con Franziska Matzelberger. Dicha relación fue descubierta y Alois fue acusado y condenado por adulterio. Cuando salió de la cárcel, se separó de Anna para casarse con Franziska tan sólo dos años después: 1882. Anna moriría ese mismo año.

Con Franziska tuvo dos hijos: Alois, el primogénito (nacido antes de que Anna muriera y antes, por tanto, de que Alois volviera a casarse), y Ángela. La madre de ambos moriría un año después del nacimiento de Ángela. Klara Pölzl, que tras la separación de Alois de su primera mujer se había ido de la casa para trabajar como sirvienta en una casa de Viena, regresó con Alois cuando Franziska cayó en enferma y la cuidó durante sus últimos meses de vida. Tras la muerte de ésta, ayudó a Alois con el cuidado de los niños que aún eran muy pequeños. Alois solicitó una dispensa papal para poder casarse con su familiar (Klara era nieta de Johann Nepomuk Hiedler y se suponía, aunque no se sabía seguro, que Alois era hijo de éste; por tanto, Klara era sobrina de Alois). La dispensa llegó y ambos se casaron pocos meses después de la muerte de Franziska. Klara tenía 24 años menos que Alois.

Klara Hitler

El primer hijo del nuevo matrimonio, Gustav, nació en 1885, pero sólo vivió dos años. En 1886 nació una niña, Ida, pero, como el primero, se cree que sólo sobrevivió dos años. Finalmente, un tercer hijo, Otto, nació en 1894, pero murió en 1990.


Alois Hitler, hijo

Mientras se sucedían los nacimientos y defunciones en la tercera familia Hitler, Alois Hitler, se convertía en un quebradero de cabeza para su padre. Tenía una mala relación con él y con su madrastra (Klara). Tras recibir una tremenda paliza, Alois hijo, abandonó la casa familiar a la edad de 14 años. Trabaja un tiempo como ayudante de camarero, pero es acusado de robo y pasa varios meses en la cárcel. Al salir de ésta, emigra a Dublín donde trabaja en el hotel Shelbourne. Allí conoce a Bridget Dowling y tras una rocambolesca historia con identidades falsas y acusaciones de secuestro, ambos, ya casados, se establecen en Liverpool donde nacería su hijo William Patrick Hitler (quién más adelante daría la pista del abuelo judío de Hitler, abuelo también de su padre, a Hans Frank).

En 1914, arruinado su proyecto empresarial de un pequeño restaurante cerca del Parlamento inglés, Alois Hitler deja a su familia en Gran Bretaña y vuelve a Alemania en busca de una oportunidad de trabajo. La guerra le sorprende allí y todos sus intentos de traerse a su familia fracasan. Se casa con Hedwig Heidemann en 1916 y hace que informen a su mujer, vía terceros, de que había muerto. Más tarde, en 1924, se le descubre como bígamo y las autoridades alemanas intentan detenerle, pero la intervención a su favor de su primera mujer, lo salva. [Nota: Su hijo William viviría con él a finales de los años 20 y principios de los 30 y es en ese periodo cuando se supone se enteró del origen judío del su bisabuelo]. Alois abrió un restaurante en 1934 en Berlín que se convirtió en un lugar muy popular para los soldados. Se mantuvo abierto toda la guerra y tras esta, los británicos detuvieron a Alois debido a su apellido (Hitler). Tras la guerra, estuvo afiliado a un partido derechista y sobrevivió vendiendo a los turistas fotos de su hermanastro firmadas por él (el apellido era el mismo).

Alois tuvo un segundo hijo (con su segunda mujer) llamado Heinz Hitler. Moriría en el frente ruso en 1942.


Tras los primeros nacimientos y defunciones del matrimonio, Klara dio a luz a Adolf. Alois, su marido, no dedicaba mucho tiempo a la familia y Klara se volcó completamente con su hijo, llegando ser una madre excesivamente protectora. Esto terminó cinco años después con el nacimiento de Edmund.

En 1895, Alois Hitler padre, compró una casa rural en Hafeld, cerca de Lambach llamada Rauscher Gut. En Junio de ese mismo año se retiró del servicio de aduanas y se marchó a vivir en la granja con toda su familia. La granja tenía 9 acres y Alois pensó que podría encargarse de ellos, pero el trabajo fue excesivo y poco a poco las tierras quedaron sin cultivar y la granja se convirtió en una pesada carga económica para la familia. Su familia le agobiaba y dicen los historiadores que se aficionó aún más a la bebida y a las charlas en la taberna.

Un año después de cambiarse a la granja, nació Paula. Edmund moriría a la edad de siete años de sarampión. Hitler y Paula se quedaron como los únicos hijos del matrimonio Klara-Alois Hitler. Sin embargo, compartieron la casa con sus hermanastros un tiempo: Alois (que se fue tras una paliza de su padre) y Ángela.


Los hermanos secretos de Hitler

Hemos comentado que el segundo hijo de Klara y Alois era una niña que murió a los dos años de nacer. Sin embargo, algunos historiadores creen que la niña, llamada Ida Hitler, sobrevivió a sus primeros años, incluso a la Segunda Guerra Mundial y que fue la hermana mayor de Adolf Hitler. La razón por la que nunca se habla de ella y desaparece de la historia de la familia puede estar en un defecto de nacimiento que la hizo nacer con cierto retraso mental. La supervivencia de la niña está avalada por los comentarios del médico de la familia. Sin embargo, no hay más pruebas de su existencia.

Otro posible hermano de Hitler, habría nacido de una relación prematrimonial entre Alois y Klara, antes de la muerte de Franziska, y habría muerto a los pocos meses de nacer. Es posible que este hermano sea el mismo que el que nació antes que Ida Hitler o que en realidad nacieran dos antes que ella. En cualquier caso, bien pudiera ser otro hermano desaparecido.


El 3 de Enero de 1903, Alois Hitler se dirigió a su taberna habitual (Gasthaus Stiefler) se pidió un vaso de vino matutino, también habitual, y cayó redondo en el suelo. El médico confirmo que había muerto de un derrame pleural. Tenía 65 años.

En la casa de Hafeld se quedó Klara Pölzl con Ángela y Paula. Adolf, en esa época estaba estudiando en una escuela de Linz y, más tarde de Steyr, pero no tardó en regresar a casa (le expulsaron del colegio por actitud indecorosa). Poco después Ángela Hitler se casaría con Leo Raubal con quién tendría tres hijos: Leo, Geli y Elfriede.

Klara, la madre de los niños, moriría en 1907 envenenada por las medicinas que le daban para un tratamiento contra el cáncer (el médico que la trataba era de origen judío y algunos historiadores creen que este hecho fue el detonante de Hitler para su odio racial). La muerte de la madre desbandó a la familia Hitler:

  • Adolf se marchó a Linz, luego a Viena y finalmente a Munich donde inició su carrera política que le llevaría a ser el jefe del estado alemán y a la Segunda Guerra Mundial.
  • Ángela Hitler ya vivía con su marido Leo Raubal, pero éste murió en 1910 y ella se trasladó con sus tres hijos a Viena. Se mantuvieron en la ciudad hasta que en 1919, Ángela volvió a tener contacto con su hermano Adolf y en 1928 ella y sus hijas se trasladaron a Berchtesgaden convirtiéndose en una especie de ama de llaves de la casa de retiro que Hitler tenía en esa ciudad. Algunos historiadores señalan que Adolf mantuvo una relación con Geli (su medio sobrina) y que éste fue el motivo del suicidio de ésta en 1931. Esto motivó que Ángela se trasladara a Dresden donde conoció y se casó con Martin Hammitzsch. En 1945, tras el bombardeo de la ciudad por parte de los Aliados, Hitler hizo que la trasladaran de nuevo a Berchtesgaden. Su idea era que los rusos no la capturaran. Moriría cuatro años después de acabada la guerra, no sin antes vender unas memorias de la vida con su hermano por una sustanciosa cantidad de dinero.
  • Paula Hitler, la menor de los hermanos supervivientes, se puso a trabajar como secretaria de un grupo de médicos militares, pero manteniendo su apellido en secreto. Perdió contacto con Adolf, excepto en contadas ocasiones, una visita a la tumba de sus padres en Linz y algunas cartas con motivo de sus cumpleaños. Tampoco mantuvo contacto con su hermana Ángela. No está clara la razón, algunos dicen que Paula quería romper los tratos con su familia, otros dicen que Adolf no quería que la relacionaran con él, pero el caso es que Paula se cambio el nombre, pasando a llamarse "Frau Paula Wolff". Frau significa "señora de" lo que ha llevado a algunos a pensar que Paula llegó a casarse, pero, en realidad Wolff era el seudónimo que Adolf había utilizado en los primeros años del movimiento nazi. Paula siguió trabajando en Austria y aunque permaneció alejada de su familia, Adolf le pasaba una pensión mensual. Nunca perteneció al partido nazi, pero en los últimos días de la guerra se trasladó a Berchstesgaden (a un hotel de la ciudad) donde fue apresada por los estadounidenses. Sus propiedades, una casa en Weitten y otra en Viena fueron requisadas por los rusos y los estadounidenses y nunca se las devolvieron. Lo mismo pasó con sus ahorros en el banco. Aquello la dejó en la indigencia y sobrevivió gracias a la caridad de sus amigos tras ser liberada por los estadounidenses. Trabajó en Viena en una tienda de artesanía, pero luego se trasladó a Berchstesgaden (en 1952) y más tarde a Hamburgo donde moriría en 1962.

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Éste es sólo el primero de muchos pasos hacia la completa integración de todos en la mayor comunidad galáctica conocida.»

Adriana Gerren