Comandos
 Ayudas
    Afición (53)
    Ambientación (167)
    Reglas (81)
    Equipo (175)
    Sucesos (174)
    Aventuras (114)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


viernes, 14 de agosto de 2020


 

Mineichi Koga

El segundo Yamamoto

Mineichi Koga

Mineichi Koga nació en la ciudad de Arita (Nishimatsuura, Saga) en 1885. La ciudad era famosa por su cerámica (y aún lo es hoy), pero Koga se interesó por la carrera militar e ingresó en la Academia de la Armada Imperial Japonesa en cuanto tuvo la edad necesaria para ello. Se graduó en 1906 entre los veinte mejores de su promoción.

Tras su graduación fue enviado al crucero Matsushima como oficial subordinado. El crucero realizó un viaje de entrenamiento por diversos lugares del mundo (incluyendo Hawai, Singapur y Australia). A su regreso se incorporó como Kaigun Shoi (alférez1) al crucero Katori.

1 La graduación de la armada japonesa no tiene, a veces, equivalente en castellano y por eso he preferido mantener el grado japonés. Un Kaigun Shoi sería el equivalente a un alférez, aunque, en general, el alférez se equipara al subteniente en otros ejércitos, pero los japoneses tienen, además, el Kaigun Chui que sería el subteniente. Estrictamente hablando sería un alférez de fragata (el subteniente sería un alférez de navío).

Tras servir en varios cruceros, fue ascendido a Kaigun Chui (subteniente) en el crucero Soya y más tarde al acorazado Aki. En 1911 es ascendido a Kaigun Daii y enviado al crucero Kashimaz, un barco de la misma clase que el Katori en el que ya había servido. Podría pensarse que salir de un acorazado para ir a un crucero era una especie de marcha atrás. En realidad, el barco era más pequeño, pero su graduación y responsabilidad eran mayores.

Años después, en 1917, tras un periodo en el Colegio de Guerra Naval, alcanzó la graduación de Kaigun Shosa (capitán de corbeta). A pesar de su nueva graduación y de los años en los que estaba, Koga no entró en acción durante la Primera Guerra Mundial. En 1920 fue enviado a Francia como asesor naval, de donde volvió en 1922 como oficial del crucero Kitakami. Era en ese momento Kaigun Chusa (capitán de fragata). En 1926 volvió a ascender (a Kaigun Daisa, capitán de navío) y enviado de nuevo a Francia como adjunto naval. Estuvo en Europa hasta 1928.

De vuelta en Japón, le asignaron a la base naval de Yokosuka y le dieron, desde 1930, el mando del crucero pesado Aoba. Un año después, le daban el mando del acorazado Ise y otro año después le ascendían a Kaigun Shosho (contraalmirante) y le asignaban al Estado Mayor de la Armada Imperial Japonesa. Es de señalar que la carrera de Mineichi Koga fue bastante directa, aún considerando que, hasta este momento, nunca había entrado en combate. Este hecho tiene dos explicaciones. La primera es que Koga no era un mal oficial y eso le ayudó en su carrera; la segunda que su familia tenía contactos con la familia imperial japonesa.

Como segundo del Jefe General de la Armada fue ascendido a Kaigun Chujo (vicealmirante) a finales de 1936, pocas semanas antes del inicio de la Segunda Guerra Chino Japonesa (1937) que, para muchos, marca el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Estuvo al mando de la 2ª Flota japonesa hasta 1939 y luego recibió el mando de la Flota de la Zona de China, la que tras absorber a la 5ª flota, participó en todas las operaciones navales contra China, incluyendo las operaciones navales contra Hong Kong (9 de Diciembre de 1941) cuando la guerra se extendió por todo el Pacífico.

Mineichi había mantenido una postura similar a la del almirante Yamamoto con respecto a la declaración de guerra contra Estados Unidos. Ambos almirantes estaban en contra de dicha decisión, pero consideraba que en la guerra futura los acorazados seguirían teniendo un papel más importante que la aviación embarcada en portaaviones. Koga reconocería, tras la experiencia de las batallas navales de 1942 y 1943 que su concepción de la guerra naval estaba equivocada. Poco después, el avión de Yamamoto sería derribado en el Pacífico y Mineichi Koga le sucedería como Comandante en Jefe de la Flota Combinada Japonesa. Su nombramiento no pasaría inadvertido para los Estados Unidos quienes le dedicarían la portada de una prestigiosa revista:

Portada de la revista Time

Desde su puesto, Koga intentó reestructura la Armada japonesa en grupos de combate con los portaaviones como núcleo de los mismos (lo que no dejaba de ser una imitación de la forma de operar de los estadounidenses). También estructuró la fuerza aérea embarcada y además de los portaaviones, hizo que también tuviera su base en tierra para poder actuar de forma combinada con los portaaviones. Su buque insignia durante este periodo fue el acorazado Mushashi. Intentó llevar a cabo una contraofensiva contra las Aleutianas. El objetivo no eran estas islas sino intentar que los estadounidenses dividieran su esfuerzo bélico. Pero Japón ya estaba perdiendo la iniciativa y las pérdidas aéreas y navales eran insustituibles. Se vio obligado a abandonar algunas posiciones en el Pacífico (como las islas Gilbert) y a tomar una postura más conservadora. Su objetivo era conservar la fuerza suficiente para poder asestar un golpe definitivo a los estadounidenses cuando se acercarán a objetivos más cercanos a Japón (por ejemplo, a Filipinas).

Mientras supervisaba desde un hidroavión la retirada de la Flota Combinada de Palau y Davao (unas islas entre Nueva Guinea y las Filipinas) el 31 de marzo de 1944, un tifón derribó su aparato. Así, el que había sustituido a Yamamoto como Jefe de la Flota Combinada japonesa, murió como él al estrellarse su avión (aunque la causa del accidente es diferente). Los japoneses mantuvieron en secreto su muerte más de un mes, hasta que nombraron a Soemu Toyoda para sustituirle.

Tras la muerte, fue ascendido a Kaigun Taisho (almirante) y enterrado en un funeral de estado en Tama Reien, un cementerio a las afueras de Tokio.

Tumba de Mineichi Koga

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Cuanto más conozco a los hombres, más aprecio tengo por los perros.»

Hitler