Comandos
 Ayudas
    Afición (53)
    Ambientación (167)
    Reglas (81)
    Equipo (175)
    Sucesos (174)
    Aventuras (114)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


viernes, 14 de agosto de 2020


 

Errico Giachino

Errico Giachino

Errico Giachino nació en 1916 en la ciudad de Torino donde residía su familia y donde él también residió durante sus primeros años. Tras acabar sus estudios primarios, se inscribió en la facultad de economía. Allí se convirtió en campeón universitario de los 100 y 200 metros, pero, a pesar de la imagen que se suele tener de los deportistas universitarios (sobre todo estadounidenses), Errico era un buen estudiante ya que pasó su último periodo de estudio dentro del departamento técnico de la empresa FIAT.

Su cualificación como técnico fue la que hizo que fuera enviado a trabajar a Alemania de donde volvería en 1941 donde ingresaría en el ejército como subteniente de complemento, en el 15º regimiento Autieri. Tras el anuncio del armisticio es licenciado y vuelve a su ciudad natal.

Tras un primer intento fallido de organizar una resistencia contra la ocupación alemana y el gobierno de Mussolini en el que se involucra, se vio obligado a huir y refugiarse en las montañas. Allí y durante el periodo de un mes tomó parte en la formación de un grupo partisano, el primero creado en la zona del valle del Lanzo. Su nombre de batalla en la resistencia italiana fue Erich y el grupo partisano formó parte del Comando Militar de la Región Piamontesa (CMRP). La zona italiana del Piamonte fue una de las más activas de la resistencia. Se calcula que a la semana de la firma del armisticio (septiembre de 1943) ya había 2000 partisanos en las montañas, casi todos ellos ex-militares. A mediados del año siguiente, la cifra era ya de 25.000; un cuarto de los miembros de la resistencia italiana era de la región de Piamonte.

Errico Giachino estuvo operando con el CMRP de forma más o menos coordinada con otros grupos de la región de Piamonte hasta finales de 1943. La resistencia italiana había crecido en número y en importancia y se organizó en torno a grupos políticos. Tras regresar de incógnito a Torino en Enero de 1944, entró en contacto con miembros del partido socialista de la ciudad y su unidad se unió ("convertirse en representante de" era la expresión política utilizada en aquellos años) a la Brigada Matteotti. Esta brigada era la organización de la resistencia del Partido Socialista Italiano de Unión Proletaria y debe su nombre a un diputado socialista (Giacomo Matteotti) que murió a manos de los partidarios de Mussolini en 1926.

En Marzo de 1944, durante una reunión clandestina que tuvo lugar en la sacristía de la iglesia de San Giovani (en Torino), Errico fue detenido por policías del gobierno de la parte norte de Italia (aliado de los alemanes) e inmediatamente encarcelado. El día 2 y 3 de Abril, un tribunal especial para la Defensa del Estado, le juzgó y condenó a muerte. Dos días después, Giachino (junto con Franco Balbis, Quinto Bevilacqua, Giulio Biglieri, Paolo Braccini, Eusebio Giambone, Massimo Montano y Giuseppe Perotti, todos detenidos en la misma reunión) fue enviado a un polígono de tiro en Martinetto y fusilado por la Guardia Nacional Republicana (el ejército de la República de Salo gobernada por Mussolini).

Desde la cárcel, Giachino escribió dos sentidas cartas: una a sus padres y otra a su novia Teresa. Son cartas en las que firma como Erich (su nombre partisano) y en las que se disculpa por el tiempo que no va a pasar con ellos. En la de Teresa, entre otras cosas, dice: "Ricordami, ... , ricordami sempre, è questo il mio ultimo desiderio...". Algunos años después, el gobierno italiano, tal vez para que siempre se le recordara, le concedió la Medalla de Oro al valor militar por su labor partisana en los difíciles días entre el armisticio y el final de la guerra.

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Fuera de nuestras fronteras solo hay dos clases de naciones: las que respetan nuestro esfuerzo y las que lo envidian.»

Presidente Ayala