Comandos
 Ayudas
    Afición (55)
    Ambientación (167)
    Reglas (82)
    Equipo (177)
    Sucesos (174)
    Aventuras (116)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


lunes, 26 de octubre de 2020


 

Springfield M1903 (1ª parte)

U.S. Springfield M1903

"Este es mi fusil. Hay otros muchos pero este es el mío. Mi fusil es mi mejor amigo y es mi vida. Tengo que dominarlo igual que me domino a mí mismo. Sin mí mi fusil no sirve, sin mi fusil yo tampoco sirvo. Tengo que disparar a dar al enemigo que intenta matarme, tengo que darle antes de que me dé a mí. Lo haré. Esto que digo lo juro ante Dios." "La Chaqueta metálica" Credo del U.S.M.C.

En 1898, durante la Guerra Hispano-americana, y pese a la victoria de los estadounidenses, se puso de manifiesto la superioridad tecnológica de los fusiles Mauser modelo 1893 españoles sobre los fusiles Springfield Trap door y Krag-Jörgesen americanos. Una mayor precisión y sobretodo una mayor velocidad de carga, convertían al arma española de diseño alemán, en un formidable adversario, y a la vez demostraba que el moderno y poderoso ejército norteamericano no contaba con un fusil a la altura de sus pretensiones como nueva potencia mundial.

Siendo conocedor de ese hecho, el Estado Mayor norteamericano ordenó al arsenal nacional de Springfield (Massachusetts) buscar una solución al problema a la mayor brevedad posible. La fábrica de armas en principio optó por modificar los fusiles de ordenanza del ejército y transformarlos en armas más modernas, con un sistema de carga por clips o "peines" de varios cartuchos, y munición de mayor alcance y precisión. Pero los dos fusiles reglamentarios pronto se demostraron poco idóneos para tales modificaciones: Los Springfield Trap door monotiro podían aguantar municiones más potentes y precisas pero su construcción no admitía cargadores de ningún tipo, y los modernos Krag-Jörgesen daneses de repetición, presentaban problemas tanto en su sistema de alimentación como en la munición: su alimentación interna lateral no admitía cargadores de tipo alguno y la recámara del cañón no aguantaba la presión generada durante el disparo por las municiones fabricadas por Mauser. Por lo que debido al fracaso del intento de modernizar los fusiles reglamentarios existentes, al arsenal nacional no le quedó otra opción que, tomando como base el ya conocido Mauser 93, desarrollar un arma completamente nueva a la vez que una munición más moderna.

Varios años de trabajo, prototipos, pruebas en campos de tiro y una comisión mixta civil-militar dedicada por completo a ello, dieron su fruto el 19 de junio de 1903, cuando el Gobierno los Estados Unidos de América adoptó oficialmente el United States Magazine Rifle, Model of 1903, Caliber .30 como fusil de ordenanza de sus Fuerzas Armadas. El nuevo fusil recogía en su diseño numerosas mejoras respecto a los fusiles reglamentarios anteriores: su sistema de carga, por clips de cinco cartuchos, copia del Mauser alemán, le proporcionaba una alta velocidad de fuego; el cerrojo, muy similar también al germano, era robusto y sencillo de manejar; la bayoneta, "de clavo", era barata y fácil de fabricar; y por ultimo, su munición, 7,62 mm., estaba a la altura, en cuanto a alcance, precisión y potencia, con la desarrollada por Mauser. La fabricación del arma se ordenó de inmediato a los arsenales nacionales de Springfield y Rock Island (Illinois), y cuando todo parecía que marchaba sin problemas, apareció en escena nada menos que el Presidente de los Estados Unidos de América, que ordenó inmediatamente el cese de la producción del arma.

En 11 de enero de 1905, Theodore Rooselvelt, ordenó parar la fabricación del M1903. El motivo de tal orden presidencial hay que buscarlo en una recepción que se dio al representante del Ejército del Imperio Británico, General Frazier, durante su visita a los EE.UU. En esa recepción en honor a tan ilustre invitado, el General William Crozier, militar estadounidense miembro de las comisiones armamentísticas del gobierno, se tiró toda la velada alabando la calidad de la bayoneta "de clavo" recientemente adoptada, y hasta tal punto se repitió y cansó al Presidente en sus alabanzas sobre tal arma blanca, que Rooselvelt, al limite de su paciencia, mandó que le trajesen un ejemplar de la "aclamada" bayoneta, la tomó con sus manos por sus dos extremos, la partió por la mitad, e inmediatamente ordenó que el ejército se deshiciera de todas las bayonetas de clavo de sus arsenales y que ese tipo de bayoneta no fuese nunca empleada por las Fuerzas Armadas estadounidenses mientras él siguiera siendo el Presidente de la nación. Esa orden paralizó toda la producción de fusiles M1903 hasta que se encontró una nueva bayoneta para el fusil, el modelo denominado M1905, esta vez del tipo cuchillo o machete; con casi 41 cm. de hoja, y que se mantuvo en servicio hasta 1943, año que fue sustituida por el modelo M-1, un modelo que servía tanto para el fusil M1903 como para su sustituto, el fusil semiautomático Garand M1.

Springfield M1903 con bayoneta M1905

Aprovechando el cambio de bayoneta se realizaron otras modificaciones en el arma, pero aún así, poco después hubo que volver a parar la producción. Los alemanes habían desarrollado un nuevo tipo de munición, la "Spitzer" o bala puntiaguda, y los estadounidenses decidieron que no se podían quedar atrás y debían mejorar la suya propia, naciendo así en 1906, el cartucho .30-06 (7,62 mm. del año 1906), munición que ha sobrevivido hasta nuestros días, y que dotó al M1903 de un alcance, potencia y precisión nunca antes logrado por ningún otro cartucho reglamentario en los EE.UU. Gracias a las cualidades de esta nueva munición, se aprovechó para introducir en el ejército americano otra novedad en el campo de las armas largas, el "Fusil Corto": arma que por su tamaño está a medio camino entre el clásico mosquete o fusil militar y la carabina, que puede ser empleada tanto por la infantería como por la caballería y que, además, reduce considerablemente los tiempos y esfuerzos de fabricación al no tener que fabricar diferentes tamaños de fusil para cada tipo de unidad militar. Pero cambio tras cambio, se dejaba entrever la similitud del fusil norteamericano con los diseños de Mauser y al final el tema desembocó en los tribunales y Springfield tuvo que pagar a la casa armera alemana la cantidad de 200.000$ de la época, en concepto de patentes. Al principio la nueva munición dio problemas de sobrepresión pero en poco tiempo se subsanaron, y la producción del arma continuó sin incidentes hasta 1913, cuando se consideró que la cantidad de fusiles almacenados era la suficiente para abastecer al ejército en caso de un conflicto bélico, y se decidió paralizarla de nuevo hasta nueva orden.

Con la participación de los EE.UU. en la Gran Guerra al lado de los "aliados", quedó demostrado que los cálculos de fusiles necesarios que había hecho el Departamento de Guerra para armar a sus tropas eran demasiado optimistas, y el Gobierno tuvo que recurrir a Remington y Winchester para que colaborasen con los arsenales nacionales de Springfield y Rock Island en la fabricación del M1903; y esa petición de fusiles para los soldados destinados en el frente europeo estuvo a punto de acabar con la corta carrera militar del Springfield M1903.

Por aquel entonces el gobierno británico había encargado a Remington y Winchester la fabricación del Enfield P.14, un nuevo fusil inglés, muy robusto y preciso, destinado a sustituir a los Lee-Enfield, y ambas casas armeras tenían dedicados todos sus esfuerzos, maquinaria y mano de obra a atender tal pedido, por lo que las dos marcas en lugar de unirse a la nueva producción de fusiles M1903, ofrecieron al Gobierno de los Estados Unidos de América, recamarár el fusil inglés al calibre .30-06 americano y abastecer de esa manera tanto a su país como a los británicos, continuando con la producción del Enfield en los dos calibres, 7,57 mm. o P.14 para los ingleses y 7,62 mm. o P.17 para los americanos. La propuesta fue muy bien acogida, ahorraba mucho tiempo y costes al Gobierno, y se inició de inmediato la fabricación del arma inglesa también para las tropas americanas. Cuando finalizó la guerra la gran mayoría de los soldados norteamericanos estaban armados con fusiles Enfield P.17.

Un curioso accesorio que apareció durante esa guerra mundial para el Springfield M1903, fue un novedoso sistema de alimentación por cargador superior (como en la ametralladora Bren inglesa). Ideado por John D. Pedersen en 1918, convertía el arma de repetición por cerrojo en un fusil semiautomático y dotaba al infante americano de una notable potencia de fuego para los combates a corta distancia. Para utilizar este accesorio el soldado solo tenía que cambiar unas pocas piezas del arma y utilizar un cargador con una nueva munición diseñada también por Pedersen, pero el Estado Mayor estadounidense pensó que, en la confusión de la batalla, el soldado americano no podía permitirse el "lujo" de andar cambiando la configuración de su fusil según a la distancia a la que se encontrara del enemigo y que al final el sistema de Pedersen solo podía traer problemas a la tropa, por lo que el invento fue rechazado por el Gobierno. El accesorio, pese a estar considerado "Top Secret" trascendió a la opinión publica y algunos soldados americanos destinados en Europa estuvieron los últimos meses de la guerra esperando el nuevo ingenio militar como si fuese el arma definitiva para ganarla.

Sistema Pedersen

Tras la Gran Guerra y pese a que todo apuntaba a que el P.17 sustituiría al M1903 como arma reglamentaria, el Gobierno decidió mantener el M1903. Todos los esfuerzos e investigaciones realizados, el hecho de que fuese un arma de diseño nacional y sobretodo, el coste económico que suponía cambiar la maquinaria de los arsenales nacionales, motivó tal decisión, y pese a que Rock Island suspendió la producción del arma, Springfield la mantuvo en pequeñas cantidades tanto para el mercado militar como civil.

En 1929, el arsenal de Springfield modificó su producción de fusiles M1903 destinados al mercado civil deportivo, colocándoles una culata con empuñadura de pistola, culata muy de moda en ese momento en las competiciones de precisión y que mejoraba de manera notable el empuñamiento del arma. Esa modificación fue del agrado de los militares y también solicitaron la nueva culata para sus fusiles fabricados en Springfield, mas pese a aceptarse de inmediato tal solicitud, los fusiles M1903 destinados al ejército no empezaron a salir de fábrica con la nueva culata hasta 1939. A esta versión del arma los militares americanos la denominaron M1903A1.

Springfield M1903A1

Poco tiempo después de que Springfield sacase al mercado civil su modelo M1903A1, los altos mandos del ejército empezaron a pensar que la vida útil de ese fusil de cerrojo estaba llegando a su fin, se acercaba ya a los treinta años de servicio y en lugar de seguir modificándolo había llegado ya la hora de pensar en sustituirlo por un arma más moderna. Aprovechando que el Gobierno de la nación estaba invirtiendo fuertes cantidades de dinero en la modernización de los medios materiales del ejército, se convocó un concurso para encontrar un nuevo fusil para el soldado americano. Se presentaron varias armas largas y prototipos, y tras unas duras pruebas de selección, en 1932, se dio por finalizado éste, resultando elegido el fusil M1 diseñado por John C. Garand. El M1 reunía las últimas innovaciones en armamento portátil de la época: arma semiautomática, fácil de utilizar, con gran capacidad de carga, no muy pesada y con un tamaño apenas un centímetro mayor que el viejo M1903. En principio, esto suponía el final de la vida militar del fusil Springfield M1903, pero el Departamento de Guerra norteamericano decidió aplicar una serie de mejoras al M1 de John C. Garand antes de adoptarlo oficialmente como arma reglamentaria, y prorrogó la permanencia en servicio del fusil Springfield hasta terminar el perfeccionamiento de su sustituto.

En 1935, bajo la designación militar de M1903A2, apareció otra modificación más del fusil Springfield, esta vez como herramienta para el entrenamiento de los artilleros americanos. Acoplando un fusil M1903 al tubo de un cañón de artillería, la dotación de esa pieza artillera, podía simular y ejercitar su disparo en tiro tenso, abriendo fuego con el fusil en lugar de con el cañón. Esta práctica reducía de manera considerable los costes económicos del entrenamiento de esos soldados y cerca de 1.000 fusiles Springfield fueron adaptados para su uso como subcalibres de artillería.

Un año después, en 1936, tras cuatro años de demora, varias mejoras en el arma, y la intervención personal del General Douglas MacArthur, el Departamento de Guerra dio por finalizados los trabajos en el fusil semiautomático M1, y el arma fue oficialmente adoptada por las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Ahora sí, el Gobierno ordenaba retirar paulatinamente todos los fusiles Springfield M1903 de los arsenales del ejército a medida que los nuevos fusiles Garand M1 iban llegando a las unidades militares. Todo apuntaba a que el M1903 iba a terminar sus días destinado al mercado civil a precio de saldo o guardado en cajas de madera en olvidados polvorines militares, pero un nuevo conflicto mundial devolvió una vez más al fusil Springfield a los campos de batalla de medio mundo.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial en Europa, Remington vio las posibilidades de mercado que se le abrían en el "viejo continente" y decidió adquirir, a muy buen precio, la maquinaria del arsenal nacional de Rock Island para fabricar sus propios fusiles M1903 en calibre 7,57 mm. y ofrecérselos a los ingleses, muy faltos de armamento por esas fechas. Varios prototipos del arma fueron presentados al Ministerio de la Guerra Británico pero antes de que se llegase un acuerdo comercial, el Gobierno de los Estados Unidos se interpuso entre ambas partes y solicitó a Remington que no fabricase para los ingleses e iniciase la fabricación de fusiles M1903 para el ejército de su país; el arsenal nacional de Springfield estaba centrado en la producción de fusiles Garand M1, producción que no marchaba a la velocidad deseada por el Gobierno, y mientras tanto los vientos de guerra en Europa empezaban a extenderse a otras zonas del globo terráqueo, como el Pacífico, donde Estados Unidos mantenía un pulso por el control de la zona contra otra emergente potencia mundial, Japón.

El 8 de diciembre de 1941, un día después del ataque a Pearl harbor, el Presidente de los Estados Unidos de América, Franklin D. Roosevelt, declaró formalmente la guerra al Imperio Japonés. Ese mismo mes Remington comenzó la producción a pleno rendimiento de fusiles M1903 para las tropas americanas. Para acelerar esa producción el arma fue simplificada eliminando todo detalle que, sin ser muy útil o solo cuestión de estética, pudiera retrasar su fabricación: se retomó la culata de la Primera Guerra Mundial, se utilizaron también otras tipo "inglesas" de media empuñadura de pistola ya fabricadas de antemano para el mercado europeo; se simplificaron los sistemas de puntería; las estrías del cañón se redujeron a la mitad; y tras alguna modificación más, en 1942, nació otra nueva versión del M1903, más fácil y barata de fabricar, pero con el mismo alcance y precisión, el M1903A3. A la fabricación de esta nueva versión se unió a Remington su más directo competidor en otro campo comercial, el de las máquinas de escribir, la casa Smith Corona, quién se distinguió durante su fabricación de fusiles M1903A3 por la calidad del estriado de sus cañones, nunca inferior a cuatro estrías.

Marines armados con fusiles Springfield entre otros

Debido a la inicial escasez de fusiles Garand ya citada, muchas fueron las unidades militares americanas que se vieron obligadas a utilizar el M1903 durante los primeros años del último conflicto bélico mundial. Prueba de ello es que en 1941, recién iniciadas las hostilidades contra los japoneses, tanto las tropas americanas en Filipinas como el cuerpo de marines, no tenían todavía el nuevo fusil semiautomático Garand M1, ambas unidades no estaban consideradas como "prioritarias" en cuanto a la entrega de nuevo material bélico, y tuvieron que hacer frente a la imparable ofensiva inicial de las fuerzas niponas con sus viejos Springfield de dotación. La primera vez que los marines utilizaron el Garand en combate fue durante la Operación Atalaya, más conocida por Batalla de Guadalcanal, en 1942, pero no fue repartido a todas las divisiones de ese cuerpo militar de infantería de marina, hasta un año después, pese a lo cual, durante el resto de la Segunda Guerra Mundial, siempre mantuvieron un M1903 por escuadra de fusileros para utilizarlo como lanzador de granadas de fusil, ya que era más apropiado para esa función que el Garand M1; su sencillo sistema de cerrojo era más robusto que el del arma semiautomática, y la bocacha del M1903 también se estropeaba menos que la de su sucesor. Otra unidad que apreciaba bastante su fiabilidad y precisión fueron los Rangers del Ejército, quienes lo utilizaron en multitud de ocasiones para sus misiones tras las líneas enemigas. Además de a las tropas americanas el M1903 también fue repartido a unidades de la Francia Libre, a la 1ª División de infantería Brasileña que luchó junto a los aliados en Italia, a las tropas Chinas nacionalistas, y a las unidades guerrilleras de Filipinas y Birmania. Pero no solo los Aliados usaron este fusil de cerrojo, bajo la denominación Gewehr 249 (a), el M1903 también fue utilizado por las tropas del Eje, en concreto por los alemanes, quienes no dudaron en emplear todos los fusiles Springfield capturados a sus enemigos en el campo de batalla. Con más de 3.000.000 de unidades fabricadas, el último M1903 fabricado salió de la fábrica de Remington, el 23 de febrero de 1944, pero el arma se mantuvo en servicio hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.

Soldados Francia libre

Cada combatiente americano recibía junto con su fusil Springfield M1903, una bayoneta con su vaina, una correa portafusil, un kit de limpieza para el arma, y una bandolera con doce clips o "peines" de cinco cartuchos cada uno.

El Springfield M1903 en Comandos de Guerra

El Springfield M1903 en el juego de rol Comandos de Guerra es un fusil de cerrojo (manual). Para disparar con él se utiliza la habilidad de combate Fusil (coo) y solo se podrá hacer fuego en las modalidades de fuego normal y de oportunidad. En caso de encasquillamiento únicamente se requerirá para solucionarlo volver a cargar con cuidado el arma, pero aún así en esa acción se perderán el cartucho y el resto del asalto completo, también se penalizará la iniciativa del personaje para el siguiente asalto con un -2. Al tratarse de un fusil, el Springfield M1903, no sufre ninguna penalización adicional por distancia además de las básicas indicadas en el manual de juego y tiene permitido apuntar. Recargar el Springfield M1903 con un nuevo "peine" de cinco cartuchos supone una penalización de un grado a la iniciativa y a las acciones con el arma en ese mismo asalto.

Si el personaje decide utilizar el Springfield M1903 como arma contundente se utilizará para ese caso la habilidad de combate, Bayoneta (agi), el Daño será I+3 (g), la Parada 3, y su Resistencia 10. En caso de que el personaje empleé una bayoneta calada en el fusil para pinchar con ella a su enemigo, se seguirá utilizando la habilidad de Bayoneta (agi) pero teniendo en cuenta que cuando no se use para hacer una carga o una recepción de carga, si utiliza una bayoneta M1905 recibirá una penalización adicional de dos grados de dificultad y si la que usa es una bayoneta M1, de un grado de dificultad, el Daño será I+2 (para ambas bayonetas), la Parada aumentará a 5 con la bayoneta M1905 y a 4 con la bayoneta M1, y la resistencia del fusil más la bayoneta (para las dos bayonetas) se mantendrá en 10. Las dos bayonetas también se pueden utilizar de manera independiente del fusil, como si de simples cuchillos se tratasen, con la habilidad de combate Armas blancas (agi). Tanto si se emplea el fusil como arma contundente, se ataca con la bayoneta calada o se utiliza esa misma arma blanca sola, como cuchillo, para el cálculo del daño final habrá que tener siempre en cuenta el ajuste por fuerza del personaje.

Springfield M1903

Nac. EE.UU.
Inic. *
Fin 1945
Tipo cerr.
Long. 109
Peso 3,95
C 7,62
NC 5
TC ca
Enc. 4
R n
CF 1
MF 39
F 80
N 450
D 1430
MD 1710
Daño II+6/3

Bayoneta M1905

Tipo Arma cuerpo a cuerpo
Nac. EE.UU.
Inicio *
Final 1943
Longitud 51
Parada 2
Resistencia 9
Peso (bayoneta + vaina) 0,80
Daño I+2

Bayoneta M-1

Tipo Arma cuerpo a cuerpo
Nac. EE.UU.
Inicio 1943
Final *
Longitud 35
Parada 1
Resistencia 9
Peso (bayoneta + vaina) 0,70
Daño I+2

Correa portafusil + kit de limpieza + bandolera con 12 clips (5x12 = 60 cartuchos)

Peso 1,75

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Hubo de todo menos pel·les.»

Ian McDowell