Comandos
 Ayudas
    Afición (58)
    Ambientación (177)
    Reglas (93)
    Equipo (189)
    Sucesos (174)
    Aventuras (125)
    Preg./Resp.
 Por autor
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


lunes, 29 de noviembre de 2021


 

31 de Agosto de 1944
(primera parte)

pinturas

Cuando me aburrí de perder el tiempo con las moscas, decidí echar una mano a Hermann Bauer, el pintor de mi pajarera. Con el fin de resguardarnos del calor y de la sequedad del aire, muchos de nosotros habíamos practicado unos agujeros de hasta metro y medio de profundidad justo debajo de la lona de nuestras tiendas. Es curioso, pero a tan solo treinta o cuarenta centímetros bajo tierra, la arena está tan apelotonada por la humedad que forma una pared fresca y resistente, hasta el punto de permitirnos tallar en ella una serie de sillas y literas de una comodidad sorprendente.

Como iba diciendo, aquel no iba a ser un día especialmente interesante, así que me entretuve en observar a Bauer y sus intentos por obtener pintura de una piedra negra machacada.

-¿Sabes lo que estoy haciendo? -me dijo con una sonrisa casi triunfal, como si hubiera logrado burlar con ingenio las privaciones de nuestro encierro-, si machaco muy bien esta piedra y hago así... le escupo un buen gargajo, ¡habré fabricado pintura negra!

Decidí no contestarle y seguir mirándolo, al fin y al cabo, mi apasionante aventura con las moscas no era mucho mejor que aquello.

-Pero si tuviera pintura roja -continuó-, no sabes bien qué maravillas saldrían de estas manos...

-Si quieres yo puedo conseguirte un poco.

Las palabras salieron de mi boca casi sin pensar y no había transcurrido ni una décima de segundo cuando ya me arrepentía de haberlas dicho. Con seguridad el calor estaba afectando a mi proverbial indiferencia, pero ya era tarde para desdecirme. Bauer se levantó del suelo y acercó su rostro sudoroso a un palmo del mío.

-¿De verdad lo harías? -me preguntó con los ojos muy abiertos, como sorprendido por mi repentino ataque de altruismo.

-Bueno, en realidad... -quise corregir, pero era inútil. Un efusivo apretón de manos y unas palmadas en la espalda fue toda la respuesta a mis dudas.

Abrió la lona de su tienda y cuando quise darme cuenta ya estaba fuera de ella, al sol y maldiciendo mi estúpida bocaza. Allí, de pie, con las manos en los bolsillos, la arena en los zapatos y una cara de tonto más llamativa que un toque de diana, me asaltó una terrible sensación de curiosidad, una especie de fascinación científica que podría resumirse en una sola frase: ¿Cómo demonios sería capaz de cumplir mi promesa?

Entonces recordé al sargento Appleton, uno de nuestros carceleros. Se trataba de un campesino inculto y malhablado de la Gales profunda que no se sabe bien cómo, había conseguido timar a algún superior para hacerse con sus galones, o los había ganado en una caseta de tiro al pato. Ciertos o no, por el campamento circulaban rumores sobre este individuo que lo ponían detrás de una serie de cartelitos con dibujos de chicas de vida alegre (en posturas no menos alegres) que a veces se podía encontrar en las letrinas, en las puertas de los barracones, o en cualquier sitio de tránsito. Entonces mi mente comenzó a trabajar en un plan que me proporcionara la ansiada pintura roja para Bauer, y quién sabe qué otra cosa más.

 

 

Diario Sombra:

Subscríbete en Feedly

Redes Sociales:



Grupos de jugadores:




Sombra por dentro

Tweets de Ediciones Sombra

 


Cita

«Si los Fa.Ra.Li llegaran a desarrollar una política de terror como esa, solo encontrarían odio y venganza en sus vecinos.»

Almirante Cunningham