Comandos
 Ayudas
    Afición (53)
    Ambientación (167)
    Reglas (81)
    Equipo (175)
    Sucesos (174)
    Aventuras (114)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


viernes, 14 de agosto de 2020


 

el almirante Fletcher

Frank Jack Fletcher:

el yamamoto yanqui

1885-1973

Posiblemente nos encontramos ante una de las figuras estadounidenses cuyos logros no están a la altura de su renombre. A pesar de ser el vencedor de la batalla del Mar del Coral y de la decisiva Batalla de Midway, su nombre no está a la altura de Nimitz, Mac Arthur, Eisenhower o el mismo patton. He aquí su historia.

Frank Jack Fletcher nació en Marshalltown, Iowa, en 1885. Entró en la academia naval en 1902 (con apenas 18 años) y se graduó en Annapolis cuatro años después. En 1908 se hizo a la mar sirviendo en diferentes acorazados (Rhode Island, Ohio, Maine), pero a finales de 1909 fue trasladado al USS Chauncey, un torpedero en la flota del Pacífico. Pocos meses después le dieron el mando del USS Dale (Abril de 1910), pero dos años después volvía al USS Chauncey, esta vez al mando del mismo. Fue trasladado al USS Florida en Diciembre de 1912 y desde él participó en las acciones de Vera Cruz (Méjico) en 1914. Su actitud durante la batalla le hizo ganar la Medalla de Honor.

Tras estos actos fue encomendado como ayudante a la Flota Atlántica de los EE.UU. (Julio 1914) y tras pasar un año en el puesto volvió a la academia naval al departamento ejecutivo. Pero la Primera Guerra Mundial le sacaría de los despachos y le pondría como oficial artillero en el USS Kearsage. Durante los años de la guerra estuvo en varios puestos, como subordinado (USS Hallen) o al mando del buque (USS Margaret y USS Benham). Por el conjunto de sus acciones en defensa de los convoyes de suministros a Inglaterra y Francia al mando del USS Benham, recibió la Cruz Naval.

En el periodo de entreguerras, Fletcher fue alternando sus mandos en buques (USS Whipple, USS Sacramento, USS Rainbow, USS Colorado) con sus mandos en tierra (como comandante de una base de submarinos, destinado en Washington, etc.) En 1930 finaliza el curso de alto oficial naval en Newport y es asignado al alto mando de la flota Atlántica en 1931. Dos años después sería transferido a la oficina del jefe de operaciones navales y, más tarde, sería ayudante del Secretario de Marina (hasta 1936).

En Diciembre de 1937 vuelven a ponerle al mando de un barco, esta vez un acorazado, el USS New Mexico, buque insignia de la flota de acorazados. En 1939 le vuelven a enviar al Pacífico, esta vez al mando de la 3ª División de cruceros, aunque alternó este puesto con el de Comandante de la 6ª división de cruceros, comandante de la fuerza de cruceros de exploración y comandante de la 4ª división de cruceros.

Cuando los japoneses atacaron Pearlharbour, Fletcher estaba en el USS Minneapolis al mando de la TF4 (Task force 4) al sur de Oahu. Estuvo al mando de una de las dos task force que participaron en los ataques a las islas Marshall y a las islas Gilbert (en Febrero de 1942) y fue el segundo al mando durante las operaciones de Salamaua-Lae.

Durante la batalla del Mar de Coral, Fletcher ostentaba el mando de los cruceros de la Flota del Pacífico y durante la batalla de Midway ostentó el mando de la flota estadounidense, haciendo del Yorktown su buque insignia. Ambas batallas supusieron el final de la imbatibilidad japonesa, le supusieron una medalla a los servicios distinguidos y el ascenso a vicealmirante.

En Agosto de 1942, estaba al mando de dos de las 3 TF que participaron en la batalla de las Salomón, que incluía los desembarcos en Guadalcanal. En noviembre de 1942 (sin acabar la batalla de Guadalcanal), fue transferido como comandante del distrito 13 (Washington), pero poco más tarde, fue nuevamente trasladado al mando del Distrito de Alaska y de el Pacífico Norte. En este puesto permanecería hasta el final de la guerra y desde él se dedicó a acosar todo el tráfico naval japonés por el norte del pacífico, realizó varias incursiones a las islas kuriles (hundiendo 30 barcos enemigos en una de ellas). Por todas sus acciones, el mando le concedió la Medalla de Servicios Distinguidos del Departamento de Guerra. Tras la guerra fue trasladado al Departamento de la Armada donde cubrió varios puestos logísticos hasta que se retiró en 1947. Murió en 1973 y sus restos se hallan en el cementerio nacional de Arlington.

Tras esta impresionante hoja de servicios, ¿qué es lo que ha hecho que Fletcher sea olvidado parcialmente? ¿Por qué su nombre no tiene un reconocimiento mayor? Principalmente por un par de hechos que empañaron dicho reconocimiento. En los primeros días de la guerra, Fletcher fue enviado a defender la isla Wake donde se suponía que los japoneses intentarían una invasión. Rechazó el primero intento, pero no hizo nada por evitar el segundo. Los japoneses ocuparon Wake y Fletcher sacó a la flota de allí. La razón de esa actuación, sin embargo, hay que buscarla en el propio mando estadounidense. Aquella operación coincidió con el cambio de mando en el Pacífico (Kimmel, a quien se responsabilizaba del fracaso de Pearlharbour, fue sustituido por Nimitz). Las prioridades de Kimmel y de Nimitz eran diferentes (uno pensaba que Wake era fundamental y el otro que era fundamental proteger los pocos portaaviones que quedaban). La conclusión fue una serie de ordenes contradictorias difíciles de interpretar desde la lejanía.

El segundo incidente hace referencia a Guadalcanal. Durante algún tiempo, las tropas desembarcadas no contaron con el apoyo de la Armada (lo que permitió el refuerzo de las tropas japonesas). En realidad, Fletcher siguió el plan original y reforzó las tropas en Tulagi donde habían encontrado mayor resistencia (no había habido oposición en Guadalcanal.

Puesto a echarle cosas en cara, hay quien le acusa de la pérdida del Lexington en el Mar del Coral y de no dar protección al Yorktown tras la batalla. Resumiendo, Fletcher fue un gran comandante de flotas. Sabía leer los mapas navales y aprovecharse de las circunstancias para hacer que estas trabajaran a su favor. Era competente y organizaba muy bien el trabajo. Se le podría achacar que era algo cauto, demasiado rígido con los planes y las normas y que, en cierta medida, su educación naval era antigua. No contemplaba toda la versatilidad que hoy días se les concede.

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«¿Sobrevivirán los héroes de nuestro reportaje a esta locura?»

Gigi Ciccerone