Comandos
 Ayudas
    Afición (55)
    Ambientación (167)
    Reglas (82)
    Equipo (177)
    Sucesos (174)
    Aventuras (116)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


jueves, 29 de octubre de 2020


 

LA ARMADA POLACA

200

Colocados como excusa inicial para comenzar la Segunda Guerra Mundial, Polonia, con cerca de 3000 kilómetros de frontera y poco más de 150 de costa, no parece que tuviera buenos motivos para contar con una Armada. Curiosamente, los polacos no pensaban igual.

Tras la Primera Guerra Mundial y recuperada la independencia del país (ahora aumentado por las conquistas territoriales a costa de Alemania y el Imperio austro-húngaro), el gobierno polaco se planteó un ambicioso plan de construcción naval. Un plan demasiado ambicioso que nunca pudo llevarse a cabo por falta de capacidad económica e industrial. Sin embargo, Polonia tenía razones para querer una Armada poderosa. Existía la doctrina, en aquella época, que la Armada británica (y estadounidense) eran las que habían vencido finalmente la guerra, pero por encima de ello, los polacos tenían claro que estaban entre dos titanes: Alemania al oeste y al norte (Prusia) y la Unión Soviética al este. Aunque el pensamiento polaco en aquella época era que los soviéticos les atacarían, finalmente fueron ambos quienes lo hicieron. Los analistas polacos no se equivocaban, pero Polonia no tenía recursos para crear la Armada que necesitaba.

En 1924, estabilizada la economía del país, el Directorio Naval (KMW - Kierownictwo Marynarki Wojennej), con los pies más en el suelo, se planteó un pequeño rearme naval que incluía la construcción de 2 cruceros, 6 destructores, 12 torpederos y 12 submarinos en 12 años. Además, incluía en dicho plan el acondicionamiento del puerto de Gdynia como base de la flota propia y de la flota francesa (país con el que habían firmado un acuerdo de asistencia mutua). El programa tuvo retrasos, recortes, incluyendo la Gran Depresión de 1929, lo que provocó que en 1934 sólo se hubieran recibido unos pocos submarinos, dos destructores (Wicher y Burza) y 4 tiendeminas. Casi todos ellos fueron construidos en Francia, pero el KMW no llegó a estar contento con ninguno de ellos. Achacaba que eran diseños pobres (en cualidades de combate), pero caros (en precio). Como resultado de este desacuerdo, en 1934 se encargaron dos destructores a una casa británica (Samuel White). Además, también se encargó a Holanda la construcción de dos submarinos. Uno de ellos fue sufragado por subscripción popular (unas 200.000 libras de la época) y el otro fue pagado por el KMW. El único motivo para que los polacos abandonaran a su fabricante original fue la insatisfacción con los buques ya recibidos.

La llegada al poder de los nazis en Alemania, cambió el panorama político de Polonia y se le dio una mayor prioridad al rearme del ejército. En 1936 se aprobó un plan para seis años que preveía la completa modernización del ejército basándose, principalmente, en las industrias propias (las cuales habían sido potenciadas en años anteriores). En función de este acuerdo, se aprobó la expansión de la Armada a 8 destructores (tenía 2 más dos pedidos a Gran Bretaña), 12 submarinos (tenía 3 más 2 pedidos a los holandeses), 1 dragaminas, 12 tiendeminas (tenían 4) y 12 torpederos. En realidad, poco se hizo para construir estos barcos. Se encargaron, alguno comenzó a construirse (incluso con subscripción popular), pero cuando se inició la guerra, la Armada sólo había tenido tiempo de recibir 2 tiendeminas y de modernizar el Wicher. Dos destructores y dos torpederas se quedaron en el dique sin terminar.

Al iniciarse la Segunda Guerra Mundial, la Armada polaca consistía en 4 destructores, 5 submarinos, 1 dragaminas, 6 tiendeminas y 2 cañoneras (restos de la Primera Guerra). Tres destructores, mediante una operación militar que recibió el nombre dePekín , consiguieron llegar a Gran Bretaña. Fue una decisión controvertida. ¿Por qué privar a Polonia de los barcos sin que estos presenten batalla? La superioridad naval y aérea alemana era abrumadora y los barcos (y sus tripulaciones) se hubieran sacrificado inútilmente. Sin embargo, si la Armada polaca iba a huir de la batalla, ¿para qué construirla?.

Al tercer día de combate, casi todos los barcos de superficie polacos que no participaron en Pekín, estaban destruidos. Algunos tiendeminas consiguieron escapar del acoso alemán hasta la segunda semana. Tan sólo los submarinos quedaron operativos en el Báltico, pero la superioridad aérea alemana les impedía regresar a los puertos. Casi todos acabaron en puertos neutrales, requisados por estos países, pero uno consiguió llegar a Gran Bretaña, elOrzel .

Los barcos que mejor se portaron fueron los barcos de río, que formando la flotilla de Pinsk dieron algún dolor de cabeza a los alemanes en el Vístula. De cualquier forma, a finales de Septiembre, toda la Armada polaca había desaparecido. O estaba destruida, o en manos británicas o requisada en puertos neutrales.

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Por favor, piensen antes de hablar. Si no van a decir nada inteligente es mejor que se callen.»

Almirante Cunningham