Comandos
 Ayudas
    Afición (53)
    Ambientación (167)
    Reglas (81)
    Equipo (175)
    Sucesos (174)
    Aventuras (114)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


viernes, 14 de agosto de 2020


 

Subhash Sandra Bose

Subhash Sandra Bose:

el otro Gandhi

1897-1945

La Segunda Guerra Mundial y el periodo inmediatamente anterior y posterior forman parte del proceso de independencia de la India. Muchos hindúes, la mayoría educados en la propia Gran Bretaña, surgieron con un sentimiento nacionalista hindú que incomodó a los británicos y, finalmente, independizó la India (aunque no como ellos hubieran querido). Fue un periodo donde muchos personajes saltaron a la fama internacional (Gandhi, Nerhu), aunque otros, tal vez igual de importantes en el proceso, quedaron en un segundo plano.

Bose nació en Cuttack en 1897. Su padre era un personaje de la vida política (miembro del Consejo Legislativo Bengalí) y su familia era bastante acomodada, lo suficiente para que Bose terminara sus estudios en la Universidad de Cambridge.

En 1920, Bose intentó entrar en el Servicio Civil Indio (una especie de alto funcionariado del gobierno indio bajo la administración británica). No lo consiguió en el primer intento, pero en el segundo, al año siguiente, si fue aceptado. Fue entonces cuando entró en contacto con los movimientos independentistas y, concretamente, con el Movimiento Nacional Indio al que se unió. Sus ideas no coincidían con las de Gandhi y eso fue motivo de fricciones. Él creía que la no-violencia no era la única vía posible para conseguir la independencia del país. Dicho de otro modo, creía que la fuerza de las armas podía expulsar a los británicos.

Ese mismo año volvió a Calcuta y se puso a trabajar en el equipo del abogado Chittaranja Das (otra figura de renombre del movimiento independentista hindú). Allí organizó un boicot contra la visita de los Príncipes de Gales a la India, lo que provocó que fuera encerrado por primera vez.

En 1924 fue elegido Oficial en Jefe de la recién constituida Corporación Calcuta, pero en Octubre de ese año fue hecho prisionero de nuevo por los británicos bajo la acusación de terrorista. Al principio permaneció en la prisión de Alipore, pero más tarde los británicos consideraron mejor exiliarlo a Mandalay (Birmania). Creían sus captores que alejándole de sus contactos se tranquilizaría, pero en Enero de 1930 volvieron a detenerlo bajo la acusación de liderar un movimiento independentista. Los británicos tuvieron que liberarlo el 25 de Septiembre de ese año pues había sido elegido alcalde de Calcuta.

Tras encerrarle hasta 11 veces, los británicos decidieron exiliarlo de la India junto a otros líderes izquierdistas del movimiento hindú (por ejemplo, Nerhu). Pasó los años 30 en Europa, dando conferencias y abogando por el autogobierno de la India. Se convirtió en acérrimo opositor de Gandhi y realizó algunos viajes en secreto a la India, pero fue en Europa, concretamente en Viena, donde conoció a Emilie Schenkl, que más tarde se convertiría en su esposa.

Había bastantes tiranteces entre las dos ramas principales del movimiento independentista hindú. Gandhi representaba la no violencia, pero Bose representaba el grado más violento de ese independentismo. Y ambas ideas eran bastante populares. A pesar de su exilio, se convirtió en el presidente del Congreso Indio de Haripura en 1938, a pesar de la oposición formal, pública y notoria del propio Gandhi. A pesar de éste éxito político, Gandhi seguía controlando toda la maquinaria política hindú y las ideas violentas de Bose chocaron, para su desespero, contra la oposición de Gandhi.

Cuando se inició la Segunda Guerra Mundial, Bose creyó que era el momento de aprovechar la debilidad británica para conseguir la independencia de la India. A diferencia de otros políticos hindúes, como Gandhi o Nerhu, que aceptaron la promesa de independencia cuando acabara el conflicto y redujeron sus protestas para facilitar la tarea británica, él creía que la independencia había que ganarla cuando los británicos estaban entretenidos en otras partes. Creía que tras la guerra, los británicos no recordarían su promesa (en defensa de Bose hay que decir que no sería la primera que eso pasaba). Esta postura lo apartó de sus compañeros políticos.

La gota que colmó la paciencia de Bose fue la declaración de guerra de la India a las potencias del Eje. Dicha declaración fue hecha por el gobierno británico sin consultar a la autoridad hindú y aunque luego la consultó y convenció de esta necesaria declaración de guerra, Bose lo interpretó como una pérdida de autonomía política de su nación. Organizó revueltas civiles en Calcuta y campañas de desobediencia civil contra las autoridades militares británicas. Bose fue encarcelado de nuevo, pero una huelga de siete días de duración convenció a las autoridades británicas de la conveniencia de una libertad condicional. Fue recluido en su domicilio que estaba constantemente vigilado, pendiente de que las causas judiciales pendientes se resolvieran. Su petición de viajar a Berlín (donde estaba su esposa) fue denegada. Esto provocó una de las aventuras más raras de la vida de Bose. Obligado a escapar a escondidas de su propio país, cruzó Afganistán haciéndose pasar por sordomudo (en realidad no tenía ni idea del idioma afgano). De allí llegó a la Unión Soviética (en Enero de 1941 aún no estaba en guerra) donde se hizo pasar por un noble italiano (el conde Orlando Mazzotta) lo que le permitió viajar hasta Roma. Desde allí alcanzaría Alemania donde, con apoyo alemán, establecería una Oficina para los Asuntos Indios. También crearía una Legión India, unida a la Wehrmacht y más tarde a las SS, aunque nunca pasó de 5.000 soldados. Los miembros de esta legión eran soldados prisioneros que habían luchado contra el Eje en el norte de África.

A pesar de esta colaboración con los alemanes, Bose no dejó de criticar la destrucción de las instituciones democráticas en Alemania o el trato que los judíos recibían. Los alemanes le permitían tales críticas porque necesitaban a alguien para la India en caso de que la guerra llegara hasta allí, pero sus comentarios no eran muy bien recibidos. El plan de Bose era que cuando el Eje atacara la Unión Soviética y la derrotara, el Eje podría aprovechar para entrar en la India y liberarla de los británicos. Muchos de los detractores de Bose le han criticado su falta de visión en este aspecto. No le quedaban muchas opciones personales para conseguir la independencia de la India antes de la guerra, pero parece absurdo pensar, al menos actualmente, que los alemanes conquistarían la India para no quedarse con ella o controlarla como hacían los británicos.

La evolución de la guerra, en 1943, hizo que Bose perdiera toda esperanza en que las autoridades nazis pudieran liberar la India y les convenció para que le mandaran a Japón. Cosa que hizo a bordo del U-180 hasta el Cabo de Buena Esperanza y desde allí en el submarino japonés 29.  En aquellas fechas, los japoneses estaban más cerca de la India de lo que los alemanes llegarían jamás.

Cuando llegó al sudeste asiático le estaba esperando el Ejercito Nacional Indio (INA) con cerca de 85.000 soldados equipados por los japoneses. El ejército estaba al mando de Rash Behari, pero le dejó bajo sus manos en cuanto llegó. Una de las características de este ejército era el Rani Lakshmi Bai, una unidad de combate formada exclusivamente por mujeres y que, dentro de Asia, era la primera de estas características. Formó un gobierno provisional, eligió jueces, acuñó su propia moneda y consiguió que los países del Eje (hasta 9) le reconocieran como gobierno legítimo de la India.

En Birmania, el INA de Bose combatió con los japoneses, mientras que las Brigadas del INA (organizadas por Nerhu, antiguo compañero político) combatieron con los británicos. Bose tenía la esperanza de que los soldados hindúes del ejército de Nerhu desertarían en cuanto descubrieran que había un ejército Indio que combatía por la India desde el exterior. Sin embargo, esto nunca ocurriría. Es más, cuando los británicos empezaron a empujar a los japoneses de Birmania, las deserciones empezaron a ocurrir en el bando de Bose.

El destino del ejército de Bose y de su ideario político había quedado supeditado a los japoneses. Sus derrotas le obligaron a retirarse de la frontera hindú y finalmente su rendición también implicó la rendición del INA. Su colaboracionismo con alemanes y japoneses le señalaban como un elemento no-grato para el gobierno británico (y el futuro gobierno hindú), pero, en realidad, Bose se apoyó en los japoneses y alemanes por necesidad, nunca por convicción.

Oficialmente, Sandra Bose murió en un accidente aéreo sobre la isla de Taiwan cuando se dirigía a Tokio en Agosto de 1945. Sin embargo, su cuerpo nunca fue encontrado. Esto ha desatado numerosos rumores, principalmente perjudicados porque la India y Taiwan nunca han mantenido relaciones diplomáticas y ha afirmado en repetidas ocasiones que en el periodo de Agosto de 1945 ningún avión se estrelló en su isla. El parlamento hindú ha realizado numerosas comisiones de investigación para resolver el caso, pero no han llegado a ninguna conclusión (la última investigación tuvo lugar en el 2005). Hay quien piensa que el accidente tuvo lugar, pero que no fue sobre Taiwan sino sobre el mar. Otros creen que los británicos lo ejecutaron cuando, al acabar la guerra, se entregó. Esta teoría está avalada por documentos que demuestran que ya en 1941, cuando escapó con destino a Alemania, el SOE británico había elaborado planes para acabar con su vida. Hay investigadores que han señalado la "irracional" negativa de Nerhu a que se investigara la muerte de Bose como una señal de su participación en dicha desaparición. Incluso hay libros que especulan sobre la posibilidad de que aún continúe con vida.

Sus palabras: "Dadme sangre y os daré la libertad", alentando a la población a alzarse en armas contra los británicos, han quedado para la historia.

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Mejor si no te disparan.»

2ª regla del Sistema Sombra