Comandos
 Ayudas
    Afición (55)
    Ambientación (167)
    Reglas (82)
    Equipo (177)
    Sucesos (174)
    Aventuras (116)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


miércoles, 21 de octubre de 2020


 

Cámara MINOX:

fotoespía

200

Aunque la hemos visto en mucha películas en manos del agente protagonista fotografiando los papeles secretos del enemigo, la verdad es que uno siempre tenía la duda de si estas cámaras llegaron a existir en realidad. La respuesta, por lo visto, es afirmativa.

El primer modelo fue fabricado en Estonia en 1938 y su tecnología estuvo en manos tanto de los rusos (en 1939-1941) como de los Alemanes (1941-1944). Sin embargo, es difícil seguirle la pista sobre lo utilizadas o no que fueron durante la guerra. El primer modelo comercial de una cámara Minox no aparecería hasta 1954.

Las cámaras Minox utilizaban una película de 9,5 mm y podían tener entre 35 y 50 exposiciones. El carrete era un modelo en cartucho (más parecido a las cintas de las máquinas de escribir que a los carretes de nuestras cámaras actuales). Tenía una lente de 8x11 mm lo que le daba una distancia focal de casi 15 mm. Y este era uno de sus mayores logros, porque, a pesar de su tamaño, la Minox podía realizar fotos semejantes a las cámaras con lentes de 49 mm o con películas de 35 mm. Pesaba 90 gramos gracias a que estaban fabricadas en Aluminio. La cámara iba provista con una lente interna anti UV, lo que protegía la película de la luz del sol y las fotografías de un exceso de exposición. Esto hacía que las fotos de la Minox siempre parecieran un poco oscuras, sobre todo si el fotógrafo no tenía en cuenta este hecho. Una de las ruedas permitía ajustar el tiempo de exposición (la apertura del diafragma entre 1/2 y 1/1000 segundos. Aunque los ajustes eran manuales (girando la rueda), nada de complicados cálculos automáticos por parte de la cámara. La segunda rueda permitía medir el enfoque de la cámara, desde 8 pulgadas de distancia mínima (unos 20 centímetros) hasta el infinito. Comentar que sus 20 centímetros de distancia mínima (que muchas contemporáneas no tenían) la hacían ideal para fotografiar documentos. La cámara carecía de cosas complejas, como medidor de luz, flash, disparos retardados y demás lujos.

El ingeniero, autor del invento, fue Walter Zapp y su propósito inicial no fue fabricar una cámara espía, sino una cámara que cupiera en una mano y que permitiera tomar fotografías rápidas. Se sabe que algunos de sus modelos llegaron y fueron usados por el OSS (el servicio de inteligencia estadounidense). También llegaron a Gran Bretaña donde se vendieron como objeto de lujo durante 1939. En total, se calcula que se fabricaron unas 17.500 cámaras durante la guerra o los años inmediatamente anteriores. Muchas de estas cámaras acabaron en manos de los servicios de inteligencia de todos los países.

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Con humanidad y democracia nunca han sido liberados los pueblos.»

Hitler