Comandos
 Ayudas
    Afición (53)
    Ambientación (167)
    Reglas (81)
    Equipo (175)
    Sucesos (174)
    Aventuras (114)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


viernes, 14 de agosto de 2020


 

Ante Pavelic, Jefe de Gobierno croata

Pavelic Ante:

el Fuhrer ustashi

1883-1959

Posiblemente, Ante Pavelic nunca imaginó que su nombre se relacionaría con los peores criminales del Siglo XX o con los traidores a su patria (yugoeslava y croata). Su historia es una de esas historias que hay que conocer para no repetirla.

Nació en Bradina (Bosnia-Herzegovina) en 1889 y tras una infancia no muy reseñable ingresa en la Escuela de Derecho y se establece en Zagreb como abogado laboralista a finales de la segunda década. Es en esta época cuando se afilia al Partido del Derecho Constitucional de Croacia entre cuyas filas termina siendo elegido Concejal de la ciudad a principio de los años 20.

En 1927 es elegido diputado del parlamento yugoslavo donde destacó por su oposición a la continua centralización serbia del gobierno. Tal fue su significación que en 1929, cuando el rey Alejandro disuelve el parlamento y establece un gobierno dictatorial apoyado en Serbia, Pavelic tiene que huir del país a Italia. Desde allí continuó trabajando, con cierto apoyo italiano, para conseguir una Croacia independiente de Serbia y formó la Ustasha-Hryatska Revolucionarna Organizacija, una organización de ideas radicales que pronto degeneraron hacia el terrorismo. Llegó a tener unos 2.000 afiliados y países como Italia, Alemania, Austria o Bulgaria le dieron su apoyo más o menos oficioso. Eso provocó que la Ustasha se convirtiera en la organización a perseguir por parte de las autoridades serbias, lo que incrementó su popularidad y radicalizó sus métodos.

Aprovechando una visita del rey yugoslavo a Marsella (Francia), la Ustasha llevó a cabo un atentado contra el rey Alejandro en el que, además de éste, murió el Ministro de Asuntos Exteriores francés. El atentado provocó un cambio en la cabeza del gobierno, pero no así en las actuaciones de este. Así mismo, algunos países que antes apoyaban a la organización de Pavelic, le retiraron su apoyo e incluso dentro de Croacia, algunas organizaciones (como el Partido Campesino) se separaron significativamente de las ideas y actuaciones de los Ustasha. Pavelic fue juzgado en ausencia en Aix-en-Provence y condenado a muerte por los franceses, pero antes de esto, ya había sido detenido por los italianos quienes se negaron a extraditarlo a Francia. Fue una fórmula política de salvaguardar a su protegido.

La conquista de Yugoslavia por parte de Alemania en 1941, supuso una oportunidad para Pavelic quien, tal vez por la influencia de los italianos, había radicalizado su discurso político y ahora no se diferenciaba tanto del Duce o del propio Hitler. Yugoslavia fue repartida entre varias naciones y aún hoy, algunos de esos fragmentos de territorio siguen en manos de estas naciones, pero de cara a Pavelic y sus aspiraciones, una gran parte del territorio croata quedo libre de la avaricia de los conquistadores. Incialmente, a espaldas de Pavelic, los alemanes habían pensado ceder el gobierno de ese terreno a Vladko Macek, líder del Partido Campesino, pero éste se negó y Pavelic, como segunda opción, fue nombrado Jefe de Estado del Estado independiente de Croacia.

Muchos miembros de la sociedad croata se arrimaron al partido de Pavelic y engrosaron las filas de los Ustasha. Muchos eran miembros de su antiguo rival político, el Partido Campesino. Mientras su partido iba engordando, en Yugoslavia también lo iba haciendo el que se convertiría en su rival político más importante: Josip Broz "Tito".

La política exterior de Pavelic siempre tuvo un objetivo que era el reconocimiento de la independencia del Estado de Croacia. para fortalecer esa idea intentó que el Duque de Aosta fuera reconocido Rey de Croacia con el nombre de Tomislav II. Dicha coronación fue muy bien vista por los italianos quienes ambicionaban los Dardanelos y pensaban que un rey italiano no tendría reparos en cedérselos. También era muy positiva para Croacia que creían que un rey italiano frenaría el expansionismo italiano a costa de su territorio. Sin embargo, cuando los delegados italianos llegaron a la capital yugoeslava descubrieron que Pavelic ya había firmado un acuerdo económico con Alemania (que convertía al estado croata en un estado títere alemán, en vez de italiano) con lo que la coronación del Rey carecía de sentido. Para salvar la situación, los alemanes propusieron aplazar la coronación al final de la guerra. Pavelic, tras una reunión en Berchtesgaden con Hitler, Goebbels y Ribbentrop, vino convencido de que Alemania respetaría la independencia croata y a cambio "sólo" prometió a éste un río de sangre serbia (Nota: Hitler se consideraba traicionado por los Serbios por el golpe de estado anti-nazi que había tenido que abortar). En Junio, a los pocos días de la visita a Alemania, Croacia firmó el Pacto Tripartito como un país independiente. Un mes más tarde, en Agosto de 1941, los italianos invadían los Dardanelos con la excusa de que tenían que proteger las costa italiana ante posible desembarcos Aliados. Pavelic protestó reiteradamente, por escrito, de está violación del territorio croata ante Hitler, pero éste, enfrentado a la operación barbarroja, las ignoró completamente.

En el política interior, prohibió los partidos políticos, abolió el derecho de reunión y se dedico a la persecución indiscriminada de las minorías étnicas (principalmente los serbios ortodoxos y bosnios musulmanes) y a los rivales políticos (principalmente comunistas); convirtió su antiguo partido político en una especie de ejército propio, que se harían tristemente famoso por sus brutales métodos represivos. Edmond Paris, un estudioso de esta época y país, cifra el número de muertos en más de un millón de personas, lo que, comparativamente con el total de la población, hace que el genocidio croata fuera el mayor de toda la Segunda Guerra Mundial.

A diferencia de otros países del Eje y sus líderes, Croacia no fue realmente ocupada por las tropas Aliadas y Ante Pavelic no se vio en la tesitura de ser capturado. Sin embargo, el 6 de Mayo de 1945 (un día después de la capitulación alemana) abandonó Zagreb y aprovechando la confusión de esos días se internó en Austria y luego en Italia para huir de los comunistas de Tito (que, naturalmente, estaban buscándole).

No está muy claro cómo (se sospecha que a través de España), pero Pavelic acabó llegando a Argentina en 1948 donde la dictadura de Perón le protegió, pero en 1957, dos años después de la caída de Perón, Pavelic sufre un intento de asesinato que le hace huir a Paraguay y desde allí a España, donde el gobierno de Franco le protege, impidiendo su extradición, hasta su muerte en Madrid en 1959.

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Seguramente dentro de poco recibiremos una llamada de los Aliados.»

Goering