Comandos
 Ayudas
    Afición (55)
    Ambientación (167)
    Reglas (82)
    Equipo (177)
    Sucesos (174)
    Aventuras (116)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


jueves, 29 de octubre de 2020


 

Biber:

minisubmarino alemán

200

A finales de 1943 era evidente para todo el mando alemán que la invasión Aliada en el frente occidental era cuestión de tiempo. Esta certeza también alcanzó al mando de submarinos y, concretamente, a Doenitz. Los planes para enfrentarse o entorpecer la invasión fueron muchos y variados, el Biber es sólo uno de ellos.

El Biber fue concebido como un submarino monoplaza para combatir en una especie de guerra de guerrillas contra la Flota Aliada en el Canal de la Mancha. Era muy pequeño y ligero (sólo seis toneladas) lo que permitía que un camión lo transportara hasta la playa o puerto más cercana al punto de ataque. Una vez allí, el Biber se hacía a la mar, se acercaba a su objetivo favorecido por su pequeño tamaño (nueve metros de largo) y le lanzaba uno o dos torpedos (no más pues no llevaba).

Naturalmente, el Biber no era el arma definitiva para vencer la guerra y fue diseñado sólo como arma de diversión que obligara al enemigo a destinar recursos para protegerse de estos ataques y, quien sabe, a abrir huecos para los más demoledores ataques de los U-botes.

Se podría discutir si el esfuerzo en fabricar los más de 300 Biber mereció la pena o si no hubiera sido mejor fabricar más submarinos. La verdad es que los Biber eran la sencillez personificada. Tenían una chapa exterior que no superaba los 3 mm y que le impedía sumergirse a más de 25 metros o la propia presión del agua destrozaría el minisubmarino. El operador iba sentado en el compartimento central (con la cabeza en la torreta típica de los submarinos, aunque en este modelo apenas tenía un metro de diámetro) y detrás de él llevaba un motor Opel de gasolina para cuando navegaba en superficie y otro eléctrico para cuando navegaba sumergido. No tenía depósitos de lastre para favorecer la inmersión y conseguía esta mediante la acción de sus timones traseros. Su velocidad vertical era, por tanto, muy reducida tanto emergiendo como sumergiéndose. Finalmente, como no había sitio en el interior, los torpedos (modelo G7 de 21 pulgadas) iban acoplados en el exterior del submarino mediante un raíl que permitía lanzarlos mediante un sistema de aire comprimido. Sin embargo, el sistema daba problemas bajo el agua (debido a la presión) y los torpedos sólo podían dispararse en superficie.

Los 324 Biber puestos en servicio fueron construidos por Felder-Werker (una casa que construía otro tipo de submarinos) en Lubeck. El primer prototipo salió de la fábrica a mediados de Marzo de 1944 y a finales de ese mes, tras una prueba en el río Trave, fue aprobado para el servicio y autorizada su fabricación. la producción se mantuvo hasta Noviembre de 1944 en la que los múltiples bombardeos Aliados a las fábricas alemanas impidieron seguir construyéndolo.

Los Biber empezaron a operar el 28 de Agosto de 1944, en la Flotilla K261 con base en Bélgica (Fecamp) al mando de Hans Bartel. Hicieron algunas salidas contra las playas de la invasión, pero su resultado no fue muy bueno. Las dotaciones de los submarinos aseguran haber hundido algunos barcos, pero en los datos Aliados no hay referencias de esos hundimientos. Días más tardes, el avance Aliado obliga a la flotilla K261 a abandonar Fercamp. Esta huida hace que muchos aparatos se pierdan en el camino (destruidos por la aviación Aliada) o que sean abandonados (no sin antes destruirlos) ante la imposibilidad de transportarlos. Además, debido al limitado alcance de los Biber, implica también la imposibilidad de actuar directamente contra las playas de desembarco.

No se volvería a establecer bases para los Biber hasta finales de Diciembre. Una, nuevamente la flotilla K261, se estableció en Holanda, cerca de la zona de Rotterdam, concretamente en el estuario del Waas/Maas, en Poortershavn y Hellevoetsluis, y la otra, flotilla Seehund, en Noruega. Las operaciones que se llevaron a cabo desde ambas bases no fueron satisfactorias porque casi todos los Biber que salían jamás retornaban. Desde la base de Holanda, sólo podían atribuirse el mérito de haber hundido un mercante de 4.700 toneladas, al terrible precio de 31 submarinos (y tripulantes) perdidos. Los Aliados sólo registraron el hundimiento de 8 minisubmarinos en esa época lo que quiere decir que el resto se perdieron sin la necesidad de intervención del enemigo.

A principio de Enero se estableció una nueva base en Assen para que desde allí también operaran los Biber, pero esto no cambió la suerte de estos submarinos. Como más tarde se supo, el frío del agua en invierno y el mal tiempo resultaron fatales en muchas ocasiones.

Como ejemplo, de los 15 Biber que se hicieron a la mar en Enero desde las bases de Holanda, uno se hundió al chocar con un iceberg, cinco se vieron obligados a regresar por fallos mecánicos, tres regresaron enteros sin haber hundido un barco enemigo, uno encalló en una playa tras 36 horas buscando infructuosamente al enemigo y cinco no volvieron jamás. Las cifras se repiten en el resto de los meses y bases.

Hubo un estudio para desarrollar Biber biplazas que fueron denominados Biber II y Biber III. Sin embargo, nunca pasaron de la fase de proyecto.

DATOS PARA COMANDOS DE GUERRA

Datos
Inicio:
Final:
Tipo:
Long.:
Anch.:
Altu.:
Peso:
V:
Acel.:
Aut.:
Dot:
BCF:
BCL:
BR:
BCP:
BA:
BB:
BTF:
BTL:
BTP
A:
CAAM:
PA:
C:
CC:
HE:
AP:
Cad:

Biber
08/1944
05/1945
minisubmarino
9,00
1,60
1,30
6,5
10 Km/h (6 nudos)
1
200
1
2
2
2
2
2
2
1
1
1
-
-
-
(ver nota)
-
-
-
-

Nota: Lleva dos torpedos G7 de 21 pulgadas que sólo se pueden disparar en superficie.

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«¡Narices!»

General Mc Auliffe