Comandos
 Ayudas
    Afición (53)
    Ambientación (167)
    Reglas (81)
    Equipo (175)
    Sucesos (174)
    Aventuras (114)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


viernes, 7 de agosto de 2020


 

Entrada en paris

Amado GRANELL

Un español en París

1898-1972

Tras los fastos Aliados en recuerdo del sexagésimo aniversario del gran desembarco que tuvo lugar en las playas de Normandía y la posterior liberación de París, a uno se le queda un mal sabor de boca.

Amado Granell estuvo en la división Leclerc, concretamente en la novena compañía, y como teniente fue uno de los hombres que estuvieron en París aquel mítico día, pero no adelantemos acontecimientos...

Nació en Burriana, Valencia. Su vocación militar es bastante temprana y a la edad de 23 años se apuntó a la Legión (en la española) y fue destinado a Marruecos; sin embargo, tras unas maniobras de su padre que dijo que era menor de edad (es decir, que tenía menos de 21 años) fue reenviado de nuevo a su casa. Guiado por su padre, empezó a trabajar como electricista donde entró en contacto con las ideas socialistas y comunistas llegándose a afiliar al partido de Izquierda Republicana y al sindicato U.G.T.

La Guerra Civil, como para muchos otros, supuso un cambio brusco en su vida. Se alistó en las fuerzas republicanas, concretamente en el Batallón de Hierro y tras varios ascensos y varias cambios de nombres de las unidades, acabó el conflicto siendo oficial de 49ª División el Ejército Popular. En Marzo de 1939, ante el evidente final de la guerra , embarca en un mercante (el Stanbrook) y se dirige a Argelia donde, en ese periodo, llegarían unos 12.000 españoles.

El inicio de la Segunda Guerra Mundial y la derrota de Francia le pillan en el norte de África y el régimen de Vichy no se porta muy bien con los exiliados españoles. Sabe que la mayoría son "izquierdistas" y los nuevos gobernantes de Francia no deseaban esa clase de individuos en su país. Fueron años de penalidades hasta que a finales de 1942, los estadounidenses desembarcan en la operación Torch. Aprovecha esta circunstancia para alistarse en los "Corp Franc d'Afrique" de la Francia Libre hasta que cae herido, pero alcanzando en esa unidad el grado de sargento.

Tras recuperares y disueltos los Corp, se alista en la 2ª División Blindada (que más tarde sería conocida como División Leclerc en honor a su general) y allí se le da el mando de teniente y se le pone a las órdenes de la 9ª Compañía. Los franceses acabaron llamándola la "Nueve" ya que estaba formada casi en exclusiva por españoles y tras los combates el el norte de África, Leclerc les puso el sobrenombre de "Les Cosaques" con el que la unidad pasaría a la historia.

Tras los combates en África fueron reembarcados a Gran Bretaña donde participarían en el desembarco de Normandía como una unidad de refuerzo. Pisarían suelo francés el 1 de Agosto, terminada ya casi la batalla de Normandía y tomarían parte en los combates que abrirían el frente en dirección a París.

El 24 de Agosto, Charles de Gaulle, desobedeciendo las prudentes medidas adoptadas por el mando Aliado, mandó a la División Leclerc que avanzara hacia París a cualquier precio (en la ciudad se habían iniciado revueltas. El general Leclerc puso en vanguardia de sus tropas, como otras veces, a la "Nueve" (según algunos historiadores, su mejor unidad). Los cosacos entraron en París esa misma noche sin preocuparse por hacer un avance muy ortodoxo y dejando sus flancos bastante desprotegidos. Afortunadamente para ellos, los alemanes no estaban para organizar contraataques. Amado Granell fue el primer soldado Aliado que entró en el ayuntamiento de París. Días después, en el desfile de la Victoria, su semioruga de mando, de fabricación estadounidense, sería uno de los vehículos que encabezarían dicho desfile. Los periódicos franceses publicaron su foto junto a los líderes de la sublevación parisina y el propio Leclerc le colocaría la Legión de Honor con la que fue condecorado por ser la primera unidad en entrar en París.

Dicen las malas lenguas que el general De Gaulle le ofreció el puesto de Comandante su se nacionalizaba francés, pero que Granell renunció diciendo: "¡Yo a España la quiero como una madre y a Francia como a una novia!" Sin embargo, su rechazo a nacionalizarse no iba a ser apropiado políticamente. En la Francia que el futuro presidente francés estaba montando, el "libertador" de París no podía no ser un francés. Algunos ven en ello la explicación de porqué la "Nueve" o "Les Cosaques" no son una unidad tan famosa como la división Leclerc.

En 1946, Amado Granell se licencia y empieza a trabajar como gerente de una empresa de noticias, lo que le lleva a contactar con diversas fuerzas políticas en el exilio. Emprende, entonces, un tortuoso camino personal intentando que los gobernantes de la república y los monárquicos en el exilio establezcan un puente de unión contra un enemigo común, llegándose a entrevistar con Don Juan de Borbón (en aquel momento, teórico rey). Fue un trabajo difícil que, además, se vio completamente abortado cuando en 1948, Franco firmó el acuerdo para restablecer la monarquía en España.

En 1950, junto a otros ex-combatientes, abre un restaurante en París llamado "Los Amigos" que se convirtió, en el breve periodo que estuvo abierto, en uno de los más famosos puntos de encuentro de los exiliados españoles.

Tras este periodo, cercano a los 70 años, decidió regresar a España. Vivió en Santander, Barcelona y Madrid, pero, finalmente, volvió a su tierra, a Valencia, donde abrió un pequeño negocio.

En 1972, en una carretera cercana a la localidad de Sueca, mientras se dirigía al consulado francés a reclamar el cobro de su pensión por los años pasados en el ejército francés, tuvo un accidente que le costó la vida.

Una vez dijo: "Los gritos de París, París, París nos sonaban a Madrid, Madrid, Madrid...", pero, en vida, nunca le dio importancia al hecho de ser el "libertador" de París.

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Solo los prudentes llegan tarde.»

Victor Manuel III