Comandos – Primera noche

Las noches de Francia no son como las del desierto de Argelia o Túnez o como las de Italia. Las noches de Francia son más frías, más húmedas y están llenan de ruidos. La artillería naval ataca posiciones donde alguien deseoso de medallas ha localizado concentraciones enemigas; los aviones nocturnos sobrevuelan los cielos y uno no saben si son de ellos o de los otros, o de los alguno que no es capaz de distinguir a los unos de los otros; y los cazacarros toman posiciones para el inevitable contraataque alemán.

El sargento Rogers divide a los supervivientes en dos grupos: unos vigilan y los otros descansan, nadie duerme, pero es gracias a su paranoia que descubren a unas tropas de cascos redondeados infiltrándose en los suburbios de la ciudad. Podrían esperar a que amaneciera, pero no, Rogers levanta a la Sangrienta Siete y con ello a toda la compañía y sin esperar órdenes asalta las casas ocupadas.

Bengalas en el cielo, disparos a oscuras y ruido, mucho más ruido. En unos instantes, la zona se ilumina con los fogonazos de la artillería, con el retumbar de las granadas y en todo este caos, los hombres de la 1ª división ven a la Sangrienta Siete asaltando casa a casa, disparando habitación en habitación, liberando Francia palmo a palmo.

Cuando por fin logra llegar a la posición avanzada, el capitán interroga a Rogers por su comportamiento:

-No nos dejaban dormir, señor -fue su sencilla respuesta.

Al amanecer, los alemanes inician el contraataque. Han reunido varios carros de combate y varias dotaciones de infantería que avanzan protegidos tras ellos. La artillería les ataca, pero no le frena, pero cuando llegan a distancia de tiro, de las casas que debían estar ocupadas por sus avanzadillas dándoles cobertura, solo surge el fuego de los cañones de los Wolverine M-10.

-¿Tienen nombre de superhéroes, verdad? -afirma Gonzalez mientras guarda el número 39 del capitán américa en su petate. El número en el que el héroe y su fiel compañero Bucky dan cuenta del arponero fantasma en un homenaje nada disimulado de Moby Dick.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *