Eriloe – Buscando Libros

Esta aventura urbana está pensada para un grupo de aventureros de nivel medio, ni excesivamente poderosos ni novatos. La aventura transcurre en Cargrum, antigua capital del Imperio Samoano. Puede adaptarse a cualquier otra ciudad de Eriloe sin demasiado problema, siempre y cuando esta sea una ciudad mediana y el culto a Jion Mater tenga cierta importancia.

Un grito de auxilio en la noche

Los personajes se encuentran disfrutando de una noche de asueto en Cargrum. Según los sobrios que sean pueden estar simplemente contentillos hasta completamente borrachos. Sus devaneos nocturnos les han llevado hasta el barrio más erudito de la ciudad. Las calles están vacías y se respira una calma absoluta, solo rota por alguna que otra ventana iluminada que delata a un sabio que se ha quedado trabajando hasta tarde.

De improviso una figura aparece andando apresuradamente desde una esquina. Viste una pesada capa que oculta su rostro y algo que esconde entre sus brazos. Un leve rastro de magia revela a todo aquel que tenga aptitudes que el individuo es sensible a la magia. Con un gesto rápido se girará y mirará a los personajes. Rápidamente se dirigirá hacia ellos, con un gesto mezcla de horror y alivio, más tirando hacia el alivio si comprueba que los personajes tienen alguna capacidad mágica. “Ayuda”, dirá “Necesito ayuda. Me persiguen, aunque no se muy bien qué”. Hablará atropelladamente, sin darles tiempo a los personajes a que le pidan explicaciones más detalladas. De repente el tipo se levantará en el aire, será agitado con violencia mientras se oyen los chasquidos de sus huesos al partirse. Tras esto será arrojado a un lado como si fuera un muñeco roto, permaneciendo inmóvil en el suelo. Tras la confusión inicial es posible que alguno de los personajes se de cuenta de que algo invisible acaba de dar cuenta del misterioso personaje y ahora va a por los personajes. El enfrentamiento debe ser duro. Los personajes se encuentran de repente con un enemigo poderoso que les ataca sin piedad. Deberían recibir alguna herida de consideración. Si las cosas se ponen muy feas para los personajes el misterioso personaje puede recuperar unos segundos la conciencia, arrojar algún conjuro de fuego que ayude a acabar con la criatura y luego caer definitivamente muerto.

Puedes utilizar cualquier criatura invisible que aparezca en el bestiario del sistema de reglas con el que juegues, pero al escribir esta escena estábamos pensando en un Acechador Invisible (D&D).

A no ser que los personajes hayan sido muy estruendosos tras el combate podrán disfrutar de una relativa calma antes de que llegue la guardia. Registrando el cuerpo verán que sus pertenencias se reducen a un libro, una carta arrugada lista para ser mandada por correo y una bolsa con algunas monedas. La carta reza así:

Estimado Hylor
Debemos actuar con presteza. Tras varias investigaciones en la biblioteca he descubierto que lo que sospechábamos es cierto. El tomo es un ejemplar intacto. He intentado sacarlo de la biblioteca pero el conservador jefe es muy suspicaz. ¿Sospecha él también que se trata de un ejemplar completo? No lo sé.
Y sin embargo ese no es el mayor problema. Hay otra persona interesada en el libro. He visto sus anotaciones garabateadas en los márgenes del cuarto capítulo, profanando impunemente la obra de nuestro Maestro. No entiendo muy bien de que se trata, pero hay algo en ellas que me da pavor. Creo que me lo he cruzado esta mañana en la biblioteca. Estoy seguro de que también quiere sacar el libro. No puedo esperar más. Si todo sale bien cuando mande esta carta tendré el tomo en mi poder. Temo que el conservador sospecha algo, pero hay que arriesgarse. Una vez lo tenga tardaré en ir a Caen, ya que seguro que investigarán mi casa.
El Vacío tiene formas
Sorban Kayl

Si examinan el libro verán que está escrito en común con anotaciones en un raro idioma que, si lo conocen, sabrán que es una lengua emparentada con los dragones (o al menos esa es la creencia popular ya que poca gente, excepto los dracónidos, la habla). Se trata de alguna especie de antiguo tratado sobre la magia que había en el mundo antes de la Guerra de los Portales (nota: esto ya de por sí es muy peligroso en Eriloe. Recuérdaselo a los personajes). El libro se titula “La Esencia Fundamental” escrito por un tal Tildar Admus hace cientos de años. Si tienen conocimientos mágicos y pueden recurrir a ellos, sabrán que es un libro de iniciación a la magia. Si son iniciados en este arte secreto y prohibido en Eriloe, reconocerán al autor, el libro y sabrán de la existencia de los cuatro capítulos. Si el conocimiento mágico es excepcional (lo que sería raro, excepto que se lo muestren a otra persona), podrán conocer la existencia de un quinto capítulo maldito.

Si los personajes tienen conocimiento sobre cultos o sobre leyendas, sabrán que existe un pequeño culto a Tildar Admus como un erudito incomprendido en su época y que tenía unas ideas poco ortodoxas sobre el Vacío.

Es de esperar que los personajes decidan volver rápidamente a casa para examinar el libro. Si alguno decide acudir a las autoridades, se abrirá una investigación a la mañana siguiente. El finado será automáticamente señalado como sospechoso del robo, comenzándose una búsqueda exhaustiva del libro. Si los personajes lo devuelven (algo ciertamente improbable), las autoridades agradecerán el gesto. Un día más tarde el libro desaparecerá misteriosamente de la biblioteca. Las autoridades culparán a unos posibles cómplices de Sorban Kayl y señalarán como posible ubicación del libro Caen. Si van por esta línea, nunca encontrarán el libro.

Si los personajes hacen lo que el decálogo del buen aventurero manda, se quedarán el libro e investigarán por su cuenta. La biblioteca no abre hasta por la mañana así que esa noche se tendrán que contentar con examinar el libro. Si sus conocimientos mágicos son elevados, sabrán la naturaleza del libro que tienen entre manos. En este ejemplar el quinto capítulo ha sido sustituido por una disquisición extraída de la obra de Jion Mater sobre la arquitectura de los Antiguos. Examinar el libro en profundidad lleva un par de días. Los personajes pueden tener prisa y hacer una investigación superficial, lo cual les llevará un par de horas de la noche.

Podrán detectar algo de magia residual. Podría tratarse del residuo de un glifo custodio ya disparado. Si examinan el libro con detenimiento sin buscar cosas mágicas podrán detectar que una página de las finales tiene un texto que no se corresponde con el de sus compañeras de capítulo. La forma de los tipos de imprenta es diferente, y similar a la del resto del libro. Además posee un diagrama que recordará, a los iniciados en las artes mágicas, a un conjuro. Con esta evidencia se puede investigar el libro mágicamente y, no será fácil, descubrir que el último capítulo se encuentra camuflado bajo una serie de conjuros de Página secreta. Para acceder a las páginas hay que disipar la magia de cada una de las páginas (son un total de 27). Se puede hacer de una en una o intentar hacerlo todo de golpe, pero, de todas formas, no es importante para la aventura disipar todas las páginas.

Por lo que al resto de capítulos se refiere el libro es una copia perfecta. Todos los conjuros están intactos y listos para ser aprendidos, excepto el de contactar con otro plano que se encuentra algo dañado y exige una investigación en profundidad para poder aprenderlo.

Después de una larga noche hojeando un libro mohoso los personajes tiene que llevarse la sensación de que tiene entre sus manos un artefacto que tiene cierta importancia para ciertos personajes poco recomendables de Eriloe.

Aunque los personajes tengan conocimientos mágicos, los magos y los practicantes de la magia están mal vistos, incluso entre los magos hay gran desconfianza y se cree que cualquiera sería capaz de hacer cualquier cosa por un libro como ese.

La mano tras el viento

El artífice último de asesinato de Kayl no es otro sino Mathos Júrinos, un mago autodidacta que ha conseguido acumular una cantidad nada desdeñable de poder gracias a sus frecuentes visitas a la biblioteca. Su educación ha sido fraccionada, y por tanto se cree el tópico de que los magos son seres malvados y abyectos que buscan la dominación de seres inferiores. La verdad es que no está muy bien de la cabeza. Sus investigaciones le llevaron a fijarse en la Esencia Fundamental durante las primeras fases de su carrera. Luego, más tarde, fue ahondando en otras fuentes de conocimiento. Asistió a un par de reuniones de una cábala local, pero la falta de “objetivos a largo plazo”; y de “altas miras” de estos les hizo abandonarlos en medio de un gran desdén. Ahora su poder ha ido en aumento y se ha dado cuenta de que es capaz de reconstruir el conjuro de contactar con otro plano que, mutilado, se encuentra en las páginas de la Esencia Fundamental. Para ello ha pagado una pequeña fortuna para hacerse con un pergamino de Ligadura menor de los planos, que ha inscrito en su libro.

Quizás sea bueno recordar a los jugadores (y lectores) que en Eriloe hubo un gran enfrentamiento llamado la Guerra de los Portales y que tenía su origen en conjuros para contactar con otros planos. Es decir, los magos están mal vistos, contactar con otros planos es, directamente, uno de los peores pecados que un mago puede cometer.

Este conjuro está fuera del alcance de Mathos y solo ha conseguido dominarlo al nivel necesario para invocar a Ssshhhiiuss, el atacante invisible del que obtuvo el nombre gracias a sus investigaciones en la biblioteca. Además lanzar este hechizo le cuesta gran cantidad de su energía mágica, por lo que su capacidad para lanzar conjuros está seriamente dañada. Sin embargo este sirviente es más que suficiente para conseguir su objetivo de robar el libro, ya que empieza a necesitarlo a tiempo completo y su mala reputación hace que le sea imposible sacarlo de la biblioteca. De hecho su intención era robarlo la noche pasada y luego huir de la ciudad. Sin embargo, algo salió mal. Sorban Kayl, usando varios pergaminos proporcionados por los seguidores de Tildar Admus, se le adelantó. Ssshhhiiuss, bastante fastidiado por tener que servir a un mortal tan patético, se extralimitó en sus funciones acabando con Kayl y atacando a los personajes. Expulsado de vuelta al Vacío, se habría disuelto en el olvido si no fuese porque Mathos lo ha vuelto a invocar. Ahora, informado de los nuevos propietarios del libro, tiene la intención de enviarlo a por los personajes para recuperar tan preciado tomo. Es tarea del DJ decidir si el ser invisible atacará a los personajes esa misma noche o preferirá esperar a otro momento. Lo mejor sería esperar a una ocasión en la que los personajes no se lo esperen. Ssshhhiiuss está bastante enojado por su situación y no le importará lo más mínimo atacar a los personajes en plena calle delante de decenas de testigos. Hay que recordar, no obstante, que Mathos solo puede invocarlo dos veces al día, y que si sospecha que los personajes están tras su pista se guardará una última invocación para usarlo en su defensa.

Por otro lado, hacer magia tan poderosa en Eriloe en la calle es una locura y Mathos lo sabe.

¿Conoce usted este libro?

A la mañana siguiente los personajes acudirán a la biblioteca, ansiosos de respuestas. Se encontrarán con un enjuto bibliotecario que les contará lo que sabe del libro (lo que hemos comentado antes si los personajes no lo hubieran descubierto). Si los personajes preguntan por alguna otra persona interesada en el mismo y convencen al bibliotecario, le sacarán los nombres de Mathos y de Kayl como los últimos en tener acceso al libro (el libro se encuentra en una reserva y hay que dejar nombre para sacarlo). Los personajes deben ser muy cuidadosos de no hacer demasiadas preguntas. Si demuestran demasiado interés el bibliotecario (que no es sensible a la magia) sospechará algo raro y cuando vea que el libro ha desaparecido pondrá a las autoridades sobre aviso, que se dedicarán a hostigar a los personajes.

Cuando salgan de la biblioteca los personajes ya tendrán un sospechoso, Mathos. Encontrarlo no va a ser fácil. El bibliotecario ignora su residencia, pero sabe que frecuentaba un pequeño grupo de eruditos que se reunía en una buhardilla encima de la librería El Viejo Olen.

Pueden encontrar información preguntando por la ciudad de forma discreta o visitando librerías al azar. No les será muy complicado reunir información sobre Mathos y descubrir que vive cerca de la biblioteca. Preguntando a los vecinos, darán con su casa. De todas formas, si van a la librería de El Viejo Olen y se ganan la confianza del dependiente (lo que les será más fácil si demuestran que son sensibles a la magia, que tienen conocimientos mágicos por encima de lo normal o que no son unos fanáticos enemigos de los magos) podrán, tras unas horas de charla, saber la dirección de Mathos, siempre y cuando los personajes no den a entender que le buscan para hacerle daño. Una cosa es que al dependiente le caiga mal Mathos y otra muy distinta ayudar a unos asesinos a encontrar su pista.

De una forma o de otra, los personajes llegarán a casa de Mathos. Es un hombre celoso y la puerta está custodiada por una trampa de fuego. Si los personajes llaman educadamente a la puerta Mathos no abrirá (es un tipo bastante huraño y solo abre la puerta en las raras ocasiones en las que espera visitas). Según como hayan avanzado las investigaciones de los personajes, Mathos estará más o menos advertido de sus intenciones. Si ha tenido tiempo de prepararse, les esperará en su sala de invocaciones con Ssshhhiiuss a su lado. Esta sala se encuentra en el sótano (obviamente) y también ha sido preparada con unatrampa de fuego. Si los personajes entran sin ser esperados, Mathos invocará rápidamente a su esclavo elemental.

Si consiguen herir a Mathos lo suficiente para que pierda la concentración o si falla a la hora de controlarlo en una invocación apresurada, el ser invisible aprovechará para atacar a Mathos y destrozarlo sin piedad (parece que no le agrada que lo convoquen de su plano). Tras eso, soltará una carcajada que helará los huesos y desaparecerá.

El final

Muerto Mathos podrán denunciarlo como el responsable del asesinato de Kayl y del robo (si están dispuestos a devolver el libro). La policía dejará de buscar y las cosas se calmarán. Si se descubre que Mathos era un mago y que había convocado a un ser de otro plano, los ciudadanos de la ciudad se molestarán y harán alguna pequeña operación de limpieza por la zona (los ex amigos de Mathos, los de El Viejo Olen no saldrán muy bien parados) y si los personajes no han sido cuidadosos, también les señalarán a ellos como magos (salvo que devuelvan el libro, claro).

Como recompensa de esta aventura, los personajes pueden quedarse con varios pergaminos de conjuros que Mathos tenga en su casa. Aún no siendo practicantes de magia, son objetos de valor que pueden venderse muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *