Número: 196.     4ª época.     Año XVIII     ISSN: 1989-6289

196 > Afición > Sot. Responde > Sotano Responde. Por: Ediciones Sombra

 

EL SÓTANO RESPONDE

Esta sección está abierta a tus preguntas sobre cualquier tema relacionado con Ediciones Sombra, sus actividades o sus productos. Esta página es igual que esas páginas que tenían los cómics detrás de las portadas o las que tienen los periódicos como cartas al director. Así que ya sabes, ¡no te quedes con la duda!

Eriloe

¿Cuál es la creencia más habitual sobre qué pasa después de la muerte? Sin religiones institucionalizadas, la existencia de un «más allá» debe ser poco común. ¿La gente simplemente desaparece? ¿Se reencarna?
Los eriolitas creen que existen los dioses y tienen referencias orales y escritas de su existencia (en el pasado) y según las creencias más arraigadas, antaño vivieron entre ellos (ellos con los dioses, no al revés, antes de la ascensión). Esto último es quizás la típica exageración de las religiones, pero sí es cierto que los eriolitas estuvieron en contacto con los dioses y estos obraban en Eriloe. Esta comunicación se hacía a través de los portales que fueron destruidos (se cree que todos) en la Guerra de los Portales. No es un hecho histórico más, la gente de Eriloe destruyó los portales y renunció a los dioses porque su contacto había traído desequilibrio (mucho) al mundo. Tener acceso a un portal implicaba poder (en especial mágico) y los «poderosos» no estaban dispuestos a compartirlo. ¿Esa ruptura implicó romper también con las recompensas del «más allá» si las había. Quizás no, pero los eriolitas creen, en general, que sí. ¿Cómo es la vida más allá de la muerte? No lo saben, ellos son más del presente. La vida que importa vivir es esta, no la siguiente. Ya exista otra vida en un paraíso, en una dualidad bien/mal, que la vida se repita una y otra vez o que no haya nada y la muerte sí sea el final, a los eriolitas no les importa. Cuando renunciaron a los portales, renunciaron a preocuparse por ello o, mejor dicho, decidieron concentrarse en esta vida.
Como se conjuga este ateísmo practicante con fenómenos como los zombis, los fantasmas, las apariciones, etc. Un eriolita no ilustrado tenderá a pensar más en un ilusión (fruto del alcohol o la sugestión) o en prohibidas artes mágicas que hay que erradicar. No creerá que esas buenas gentes hayan venido del más allá. Por otro, si tiene algo de educación, sabrá que los grandes héroes dejan una impronta en el mundo que perdura por siglos. Quizás, eso que está viendo o sintiendo no sean más que ecos de las improntas fallidas de la gente. Mundanos, no héroes, que se han quedado a las puertas de la gloria. Por otro lado, nosotros creemos que la especial realidad de Eriloe hace que los deseos (o los miedos) de la gente tomen forma. Quizás si el fantasma de alntiguo señor del castillo deambula por las habitaciones en las noches de luna llena es porque hay mucha gente que cree que el fantasma deambulará por ellas esa noche.