Aragón Negro

Este fin de semana he estado en Zaragoza (por cierto, había perdido la costumbre al frío, frío) asistiendo a una serie de actividades en torno al genero negro, principalmente literatura, pero también cine, ensayo y, como novedad, juegos. La organización Aragón Negro me invitó por nuestro juego Rol Negro que, naturalmente, encaja muy bien en ese entorno de asesinatos, crímenes e investigaciones.

Confieso que iba un poco preocupado debido a que la relación entre el rol y la literatura no ha sido siempre muy amigable. He estado en otras reuniones literarias (por ejemplo, la Hispacon) donde he visto criticar novelas diciendo: «…es una partida de rol novelada.» como si el hecho de que la trama tuviera su origen en una partida de rol fuera algo malo. Perdí el miedo en los primeros momentos cuando me invitaron a comer junto a otros escritores. Una experiencia muy agradable, muy interesante y dónde descubrí que muchos de ellos habían jugado a rol cuando eran más jóvenes y que la actividad que se iba a hacer en Aragón Negro les llamaba mucho la atención. Según comentó uno de los responsables del festival, la prensa se había hecho mucho eco de esa actividad, precisamente por que era diferente. Podéis ver algunas referencias aquí y aquí (en esta última comentan lo del rol en el ¡segundo párrafo!).

A pesar de lo que dicen los periódicos, yo no coordine nada en la actividad de rol. Virginia y la gente del club Dado de Dragón (su web) se encargaron de todo. Ni siquiera tuve que dirigir una partida (aunque llevaba una preparada en la mochila, no acababa de creérmelo). ¡Jugué! La actividad consistió en 3 mesas con 5 o 6 jugadores en cada mesa y una trama que se enlazaba a lo largo del tiempo en todas las mesas: en los años 20, en la posguerra y en el año 2000 (ésta es la que jugué yo). Una idea muy interesante porque las cosas que averiguamos en nuestra partida, eran las que estaban jugando en las mesas de al lado. El mérito de esta idea es de David y Jorge o, mejor dicho, de JalfDaltonics (su web)

Me lo pasé muy bien, fue una actividad muy interesante y tuvo cierta repercusión en la prensa (ver). Me consta que los organizadores de Aragón Negro estaban contentos por la repercusión del evento dentro del propio festival y están pensando en cómo hacer más cosas similares el año que viene. En resumen, apenas estuve unas 24 horas en Zaragoza, pero he conocido gente muy interesante, he vuelto a ver a gente que ya conocía y he vuelto con algún nuevo proyecto en la cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *