Pangea – El clan de los levantadores de menhires

Un menhir erigido, probablemente, por los bradulak

Por los caminos de Pangea viajan extrañas caravanas formadas por miembros de una o más familias que llevan en su equipaje extrañas herramientas: troncos de gran longitud, lanzas de piedra con enormes cabezas o flexibles cestos construidos con mimbre. Se trata de los levantadores de menhires o badrulak y aunque la mayoría son mendwan, pueden ser de cualquier raza, incluso viajando dos o tres de ellas juntas.

Los badrulak ofrecen sus servicios de grakin en grakin para levantar erigir grandes piedras en conmemoraciones, como agradecimiento o ante la muerte de un importante líder. En general trabajan por la manutención durante el transcurso de la obra, pero si hay que traer la roca a erigir de muy lejos o de lugares peligrosos o si la roca incluye tallados o pinturas, pueden cobrar algo más por su servicio. Los levantadores de menhires se ocuparán de realizar todo el trabajo mientras el grakin o quién les haya contratado les alimente.

Levantar un menhir puede llevar varias drumas o una estación, pero es un trabajo que, una vez concluido, durará para siempre. El alzamiento de un menhir siempre se realiza durante la vinkana y el chamán y el maestro artesano de los badrulak realizarán diversos rituales para asegurar que la piedra se sostendrá en pie muchas generaciones.

No es esta una tarea exenta de peligros y varios badrulak perderán la vida en el transcurso del levantamiento. Sus cuerpos suelen enterrarse bajo los menhires que ayudaban a levantar (salvo que mueran en la noche del alzamiento en cuyo caso serán incinerados y sus cenizas repartidas alrededor del menhir como una protección adicional a los contratantes.

Todos los clanes de levantadores de menhires se reúnen con el Sabio del Desierto cuando este está a puntos de iniciar una nueva columna en la estela. Es un momento de gran celebración en el que comparten sus experiencias y algunos cambian de clan al encontrar pareja. A estas reuniones, los badrulak las llaman: concilios y cada mano de concilios son ellos los encargados de erigir una nueva estela para el Sabio del Desierto. A estos días los llaman el Concilio del Despertar porque según su tradición cada estela erigida es un nuevo nacimiento del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *