Número: 47.     4ª época.     Año XIX     ISSN: 1989-6289

47 > Ambientación > Agrupaciones > La Caravana de Wotan (Pan). Por: Rubén Ramos

 

LA CARAVANA DE WOTAN

Este grupo que os presentamos ahora (y en sucesivas entregas, ¡espero!), forma parte de mi propio grupo de juego, una caravana de mercaderes que llevan danzando un montón de años por las tierras de Pangea, (o para los menos románticos, cuatro años desde que apareció el juego). Es por ello, que quizás sea útil tirar de memoria (es decir, libro básico) para algunos hechos dentro de su historia, además aunque parezcan desequilibrados estadísticamente, hay que decir que son personajes que consiguen ventajas, desventajas y demás en base a la historia, no son personajes de nuevo cuño. En esta primera entrega, una pequeña historia introductoria del grupo, y el líder del grupo (Wotan) [enlace al personaje].

Comenzamos pues:

La caravana de Wotan, es una de las caravanas de mercaderes más conocida y más viajera que existe en Pangea. Recibe su nombre por el "propietario" de la misma, Wotan, un dwaldur, que a pesar de su juventud, tiene una inmejorable capacidad para el negocio. Sin embargo, otra de sus aficiones, extraña en un dwaldur, es la de viajar y encontrar aventuras allá donde vaya, por lo que, siguiendo su línea de argumentación, llegó a la única conclusión lógica posible, que aúne negocio y riquezas, con oportunidades de viajar y "pasarlo bien": una caravana. Por ello, llevan más de ocho inviernos de viajes incansables, yendo y viniendo de los lugares más remotos a Aguaclara, donde son muy apreciadas, tanto las mercancías como las historias que Lingan se afana en contar de la manera más entretenida posible en la taberna de Crata.

Pero no todo es gloria y riqueza en los viajes de la Caravana… ha habido, y aún hay, más situaciones de las que le gustarían en que la tragedia se ha cebado en el grupo, y alguna que otra vez han acabado de la peor manera posible. Sin embargo, como todo, lo toman con estoicismo, pues no suponen nada más que las duras pruebas que la propia naturaleza te envía para endurecerte y sobrevivir. La Taga no es una madre sobreprotectora, dicen, sino que enseña de la manera más dura posible.

De todas formas, lo cierto es que la Caravana tiene más historias de las que pueden ser contadas en una mano de manos de noches de verano… Sus comienzos en las tierras del Norte, su periplo con los Aisdwan, y con el frío invierno, y sobre todo, la terrible historia de Otkel, el Chaman de la tribu Jorrun, y su descenso a las más profundas simas del Wukran, y el inicio de su largo y amargo feudo e sangre contra este servidor de la Oscuridad, sus viajes hacia tierras H´sar, la dura travesía del Desierto del Escorpión, sus más de dos inviernos pasados en las tierras de los hombres de ébano, tras cruzar la peligrosísima cadena montañosa que separa la península de Entrovia del resto de Pangea…

En definitiva, son tantas y tantas las historias, que Wotan y sus chicos se han ganado una merecida fama como exploradores, aventureros, y una manada de lobos realmente dura, a la que no es recomendable tocarle las grukas. Harán cualquier cosa para traer una mercancía que merezca la pena, y es esta actitud la que les ha convertido en una leyenda a lo largo de mundo.

Previamente, y antes de pasar a un detalle pormenorizado de sus componentes, y posteriormente de sus aventuras más famosas, es recomendable dar una serie de datos para poder interpretar correctamente a esta manada, tribu itinerante, grupo de comercio o como quiera que se le designe:

Has de tener en cuenta, como Director de Juego, que mencionar a Wotan y su grupo implica una idea general de quienes son, que hacen y demás,… asume que "la fama les precede". No siempre serán recibidos como héroes, ni mucho menos, (que partida más aburrida entonces), pero les da cierta ventaja cuando entran en terreno "enemigo", como comercio en territorio h´sar, túneles durk, o poblados ogros. Se lo pensarán dos veces antes de atacar a un grupo de héroes, o por lo menos tratarán de elaborar un plan enrevesado para armársela y salir a la vez impunes… no sé si todos captamos esa idea. Sigamos.

A pesar de ser un grupo físicamente poderoso, NO son mercenarios, aunque alguna vez por necesidad o convicción, hayan tenido que actuar como tal. No son soldados de fortuna, buscan fama, gloria y riquezas, pero de otra manera.

A pesar de que la Caravana hace uso de esclavos, NO son esclavistas. De hecho, se cuidan muy mucho de a quién le compran los esclavos, teniendo una especie de animosidad no declarada contra Algón y su infame grupo. A pesar de que les respetan, como mercaderes que son, no son un grupo especialmente del agrado de Wotan y compañía. También se llevan bastante mal, con Ss´ssluh y su caravana de esclavistas, un grupo que poco a poco ha ido ganándose una merecida fama (o infamia).

A pesar de sonar descabellado, más de una vez se han embarcado en una búsqueda de alguna mercancía exótica, desdeñando cosas más fáciles con las que podrían sacar mayores beneficios sin riesgos, por el simple hecho de una buena aventura. Si merece la pena, y no parece un suicidio, lo harán. Especialmente famosa es la historia de los Peces del Desierto de Escorpión, en la que una leyenda hablaba de un pequeño lago en el interior de este desierto, en el que viven estos, hasta ese momento, legendarios pececillos. Los beneficios, una vez llegaron a Aguaclara, fueron absolutamente increíbles.

Han jurado luchar contra el Wukran allá donde se encuentre, debido en parte a las visiones del chamán del grupo, y también a la prolongada lucha que sostienen con Otkel, desde hace tiempo.

La caravana la compone Wotan, el líder dwaldur, Lingan la bardo tikki, Dynah la mendwan, curandera del grupo, su fiel guardaespaldas, el masivo Gruba llamado Grau, Yorgan, el explorador mendwan, proveniente de las lejanas tierras del Sur, Vald y Minus, dos mendwan guerreros, y Vroog, el drak, chamán del grupo. Lo completan, dos manos de esclavos y cinco chillones.