Número: 155.     4ª época.     Año XIV     ISSN: 1989-6289

155 > Equipo > Ins. Musicales > Falange silbante (Pan). Por: Olef, hijo de Oleg

 

Falange silbante

imagen obtenida en https://miguelmorateorganologia.wordpress.com/introduccion-a-los-instrumentos-tipo-flauta/

Algunas tribus de Pangea utilizan las falanges de los animales para producir una sencilla flauta de sonido similar a un silbato. Para fabricarlas practican dos orificios en la falange, uno pequeño en una de las cabezas del hueso y un segundo más grande en la zona central del hueso, pero alejado del extremo donde está el primer agujero. Una vez hecho los agujeros con cuidado, el artesano extraerá la médula del hueso y dejará que todo el conjunto se seque. Algunos chamanes cubre en hueso con la grasa del propio animal (o de otro) para dejarlo suave al tacto y menos quebradizo.

La falange silbante puede tocarse de dos maneras: soplando por el extremo, lo que producirá un sonido amplio y agudo, o soplando por el agujero del medio como si fuera una flauta travesera; el sonido producido en este caso es más sordo. Cuanto mayor sea la falange, más grave será el sonido. La sonoridad del instrumento depende de la habilidad de su fabricante para limpiar y pulir bien el interior del hueso, cosa que suele realizar con herramientas fabricadas con espinas o con otros huesos. Son herramientas curvas que recuerdan a las agujas de coser las pieles.

Los tikki utilizan las falanges silbantes como un instrumento infantil. Es un regalo habitual de los padres tras una larga cacería o ausencia de casa. Los medwan que viven en el Desierto del Escorpión, por otro lado, lo utilizan como un sistema de llamadas. El agudo sonido de la falange viaja muy lejos en un paisaje sin apenas obstáculos. Los dwaldur fabrican las falanges silbantes con los huesos de sus enemigos. De hecho, dicen las malas lenguas que su sonido es similar al grito de los que fueron devorados. Algunos comerciantes y artistas ambulantes suelen llevar algunos silbatos con diferentes tonos para tocar melodías sencillas de tres o cuatro notas (cambiando de instrumento para cada nota). Suelen utilizar estas melodías como anuncio de su llegada o como apertura del espectáculo.