Rol Negro – Avispas y Abejas

A todos nos dan miedo las avispas. Algunos reaccionan de forma histérica: “quítamela, quítamela” y otros de forma tranquila: “si no me muevo, no me ve“, pero, en el fondo, todos están deseando que se vaya. Una sola avispa no representa un problema. Sus picaduras son molestas, dolorosas, pero, salvo alergias, no son mortales y deben picarte una decena de veces para que represente algún problema. Hoy día, en cualquier farmacia, pueden conseguir productos específicos para bajar el dolor y la hinchazón de una picadura de abeja o avispa.

Avispa, imagen CC del Silberfuchs

No son insectos agresivos, aunque no lo parezca, y sólo atacarán para defender el nido o la colmena. Una avispa prefiere huir antes que enfrentarse a algo tan grande como un humano. Como comentamos, el problema es cuando el nido o la colmena están cerca y el insecto interpreta nuestra presencia (y nuestros intentos de espantarla) como una amenaza para el nido. Nos picará, pero su ataque, además, será una advertencia para otras avispas o abejas y se acercarán a la zona con intención de defender el nido. Es ahí cuando la vida de las personas está en peligro. Muchas picaduras o una picadura en un lugar delicado pueden ser peligrosas. Las avispas son un poco más desorganizadas en sus ataques, pero las abejas han desarrollado el instinto de atacar en enjambre (lo usan mucho contra las avispas, por cierto) y el número de picaduras se dispara.

Habría que llamar la atención, además, sobre algunas especies de abejas, las africanizadas, que son más violentas y venenosas que las demás, pero, afortunadamente, ninguna ha sido descubierta en Cunia hasta el momento. Tampoco nos han llegado las avispas gigantes originarias de China (son tan grandes como el ancho de una mano).

Abeja, imagen de dominio público de Celestec4

El Director de Juego determinará la reacción de las avispas o abejas teniendo en cuenta la proximidad del nido. Si ha pensado introducir estos animales como un reto en la partida, partiremos de la base de que su ataque es bastante probable. Es posible que los insectos estén excitados por la presencia de algún depredador o por la misma presencia de los personajes. Lo mejor es que el DJ establezca algunas causas del ataque: entrar en una habitación, intentar quemar el nido, etc. y que las avispas o abejas ataquen. Puede, si quiere, realizar una TA de Alerta del personaje que provoque el ataque. Si la supera, se dará cuenta que está a punto de provocarlo y podrá actuar en consecuencia (y evitarlo, esperemos).

Uno no puede defenderse de un ataque de un enjambre de insectos. Puedes matar a algunos a manotazos, pero su número será tan grande que las que puedas derribar no lo reducirán mucho. Un personaje atacado por un enjambre puede realizar una TA de Intuición para protegerse las partes más sensibles (como boca, ojos, orejas).

El veneno de una abeja o de una avispa no causa daño a efectos de juego, pero el de un enjambre se considerará una toxina 4, I (potencia 4, daño tipo I). Utiliza las reglas de toxinas de la página 224 del manual para resolver los ataques.

Si el personaje supera la TA de Intuición para defenderse, reduce la potencia del ataque en uno por cada nivel de éxito. Un fracaso alto elevará la potencia a 6. Y si el enjambre es de una especie de insecto que es especialmente venenoso aumenta en 2 puntos la potencia del veneno. Si el personaje es alérgico a las picaduras de insecto, aumenta el daño a tipo II.

Se pueden tomar precauciones cuando se tiene uno que enfrentar a un nido de avispas o abejas. El principal es ponerse un traje adecuado que no tenga fisuras (la cinta americana hace maravillas en estos casos). No vale cualquier traje porque tiene que ser lo suficientemente resistente para aguantar las picaduras y los mordiscos. Una camiseta de algodón no es suficiente: un traje de goma o de plástico de varias capas sí lo es. Otra cosa a tener en cuenta es que las avispas y las abejas están más tranquilas por la noche; es el mejor momento para incordiarlas. También es mejor atacar los nidos en invierno que en verano. Y otro recurso conocido es el humo. Aunque el humo hace huir a los insectos, no los aturde como sale en algunas películas. Ese humo aturdidor es especial y está lleno de pesticidas o venenos (como la nicotina). Si quieres atacar el nido con humo, consigue alguno especial de un exterminador (o mejor, contrata al exterminador).

Por lo general, de todas formas, el ataque de las avispas o abejas ocurrirá sin poder prepararse con antelación. Lo mejor es salir de la zona. Una vez alejados del nido, los insectos dejarán de atacar. El fuego y el frío también serán buenos aliados, pero el agua es quizás una ayuda más asequible. Las abejas y las avispas no pueden volar si están mojadas. Una manguera puede salvar a un personaje demasiado curioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *