Número: 86.     4ª época.     Año XVIII     ISSN: 1989-6289

86 > Sucesos > Runas > 04: Runas del sabio (Pan). Por: Sabio del Desierto

 

Cuarto año de una mano de palmas de una mano de columnas de la estela del caribú

Runas del sabio

Como saben los cuervos de Taga...

Aún sin noticias de Entrovia

Se sigue sin saber nada de los viajeros enviados a encontrar el origen de los frutos rojos y negros con los que comercia Al-dwandir. Los chamanes consultados al respecto no se ponen de acuerdo sobre qué ha podido sucederle a los viajeros, ya que mientras unos afirman haber tenido visiones que indican que han muerto, otros aseguran que simplemente aún no han alcanzado su destino. Mientras tanto, las reservas de frutos se han agotado en muchos grakines, por lo que su valor se ha triplicado.


La tribu del zorro cojo desbandada

Los mendwan de la tribu del zorro cojo sufrieron una importante derrota a manos de sus vecinos y tradicionales enemigos, los del clan de las lanzas de astil blanco, con el que se disputaban desde hace tiempo la posesión del Valle de las comadrejas. Tras el combate, en el que perdieron la vida cinco mendwan de los zorros por dos de los de las lanzas, los primeros salieron huyendo, siendo perseguidos por sus enemigos de vuelta hasta su poblado. La mayoría de las mujeres y niños de la tribu del zorro cojo cayeron en manos de los de las lanzas blancas, mientras que el resto yerra dispersa por las inmediaciones. No se cree que la tribu pueda volver a reagruparse o realojarse en otro lugar. Como agradecimiento por la victoria, los chamanes de la tribu vencedora ofrecerán esta noche a tres de los niños capturados como sacrificio a Aquél-que-se-oculta-en-las-llamas, el espíritu patrón de la tribu de las lanzas de astil blanco.


Se secan los pozos del desierto

Al menos una mano de pozos del Desierto del Escorpión se ha secado repentinamente desde la última luna, causando importantes problemas a las tribus mendwan nativas. Al principio se echó la culpa de lo sucedido a cierta tribu durk que habita bajo las ardientes arenas, aunque éstos han negado tener nada que ver con lo sucedido. Los turganos piensan que no se trata de un hecho casual y han ofrecido una recompensa a cualquiera que pueda ofrecer más información al respecto.


Nuevo enclave h'sar

Los h'sar han establecido un nuevo enclave justo en el linde meridional de los bosques dwandir. Muchos esclavos y un nutrido contingente de guerreros h'sar se han desplazado hasta el lugar y han comenzado a erigir una mastaba de piedra en honor de su deidad Asthar, lo que no ha sentado demasiado bien a los dwandir locales, que afirman que su presencia molesta a los espíritus del bosque. Hasta el momento solo ha habido un par de escaramuzas entre ambos bandos, con un intermitente intercambio de flechas y piedras que se han saldado con una mano de heridos y un esclavo muerto. Pese a todo Salash'si, el líder de los h'sar, ha hecho pública la firmeza de su decisión de establecer el nuevo asentamiento en ese lugar "cueste lo que cueste".


Todas las noticias comentadas por el Sabio del Desierto han sido grabadas en la estela y son para el juego Pangea. Los Guardianes de la Roca recorren los caminos y los grakines de esta tierra primigenia y le notifican los acontecimientos al viejo tallador. Todas ellas son fruto de las partidas realizadas por los jugadores de Pangea o por el equipo creativo de la propia editorial. El viejo chamán las cuenta en las noches en torno al hogar con la intención de dar puntos de apoyo a la continuación o al desarrollo de las partidas. Si quieres comunicarnos alguna noticia sucedida en tu mesa de juego, envíanos un mail.