Número: 159.     4ª época.     Año XV     ISSN: 1989-6289

159 > Ambientación > Personajes > La familia Lago (I). Por: Desiree Cabrero y Jacobo Peña

 

La familia Lago

Empezamos aquí una serie de artículos con los que queremos proporcionar un entorno de juego para convertir Haunted House en un juego apto para jugar con personas de entre 6 y 14 años de edad, aunque cualquier persona adulta que recuerde con cariño sus libros de Los Cinco, Los Hollister o Los Tres Investigadores podrá disfritarlo. En este primer artículo presentamos a los protagonistas de las historias de la Familia Lago.

Ventana

Laura Lago, nacida en 1951 en Zamora, España.

La profesora Lago es una historiadora y arqueóloga española conocida internacionalmente por sus estudios sobre arte y artesanía supersticiosa de los siglos XIX y XX. Dicho de forma más clara, se ha especializado en joyas, artesanía y útiles que la tradición haya asociado de alguna manera con fenómenos, criaturas o creencias paranormales de los siglos recientes. Por ejemplo, Laura Lago fue la experta que demostró que el Medallón Sangriento que se guardaba en el Castillo de los Corvini era falso, descubriendo el original, que perteneciera a Elizabeth Szilágyi, escondido bajo un asiento de piedra. Al Medallón Sangriento se le atribuía guardar el alma de una vampira.

Lago no solo no cree en este tipo de historias supersticiosas, sino que en numerosas ocasiones ha demostrado el origen mundano de hechos aparentemente sobrenaturales, como cuando encontró explicación a los fantasmagóricos sonidos del Carillón Encantado de los Balakirev gracias al descubrimiento de unos contrabandistas que usaban el sótano de los descendientes del famoso pianista como escondrijo temporal.

Laura Lago viaja por todo el mundo, aunque principalmente por Europa, prestando sus servicios cuando no está dando clase en la Universidad de Salamanca. La mayor parte de estos viajes los realiza en periodo vacacional, con lo que suele llevar consigo a sus cuatro hijos y alguna persona más del entorno cercano de estos. La profesora Lago goza de una posición económica muy desahogada y los niños le resultan una compañía tan estimulante como la de cualquier experto de su campo y menos aburrida.

Es frecuente que sea precisamente la curiosidad de los niños, que la propia Laura procura no coartar, lo que acaba descubriendo pruebas o sucesos decisivos para resolver cada enigma. Sí, se metieron en problemas al intentar seguir al conservador del Museo Nacional de Antropología o al abrir sin permiso la supuesta tumba de un Caballero Templario, pero en todos los casos estas acciones ayudaron a Laura Lago a finalizar el encargo con éxito.

Notas para la dirección de juego (DdJ)

De forma intencionada no ampliamos la familia de Laura Lago más allá de sus cuatro hijos, que se describen a continuación. Esto lo hacemos para que cada dirección de juego decida si es madre soltera, divorciada o casada, si los hijos son naturales o adoptados en su totalidad o en parte, o el género de su pareja, si la hubiera. De la misma forma, dejamos también a criterio de cada mesa la existencia o no de abuelos, tíos, primos (aparte de José, que se menciona más abajo), etc.

La edad de los hijos de Laura y otros personajes cercanos a ellos no se especifica. Esto permite también ajustar sus edades a los componentes de la mesa de juego. Sí mencionamos, en cualquier caso, el orden en que se sitúan cronológicamente, de forma que podamos establecer. Así, primero nació Juli; luego Dani y Ro; Alex es más joven que el resto. Tampoco se especifica el género de cada uno y se aportan varias opciones de nombre para que cada persona de la mesa de juego elija el que prefiera para su personaje.

Los personajes jugadores de las partidas de La Familia Lago serán los hijos de Laura y otros niños que les acompañen en los viajes de la profesora o que se encuentren en el lugar de destino y con los que traben amistad, quedando los adultos que puedan aparecer como personajes no jugadores a interpretar por la DdJ.

Binoculares

Personajes jugadores

Julia/Julio/Juli/Jules Lago (hija/o mayor)

Desde que tiene uso de razón Juli recuerda vivir entre todo tipo de curiosos objetos; montones de libros y documentos que, en ocasiones, invadían numerosos rincones de la casa; grabaciones y vídeos sobre diversos temas, especialmente de contenido histórico y artístico.

Siempre ha sentido especial curiosidad por los álbumes de fotos de la familia, los cuales podría estar observando detenidamente durante horas. Presta tanta atención a los detalles que, alguna vez, ha sorprendido a su madre con preguntas sobre algún elemento casi imperceptible que ella misma había pasado por alto. Ni que decir tiene que esta aptitud le ha servido para desvelar más de un enigma.

Acompañar a su madre le ha proporcionado horas de estudio silencioso, descubrir la naturaleza dando largos paseos y conocer leyendas maravillosas, narradas antes de dormir. Todas ellas actividades tranquilas y reflexivas de las que Juli, que ama del silencio, disfruta enormemente.

A pesar de callar con frecuencia, su cuerpo en cambio parece motivado por gran inquietud y curiosidad, participando de cerca en las grandes historias que vive la pandilla. Le encanta aprender y descubrir cosas nuevas, no le asusta todo aquello que suponga un reto y siempre echa una mano a su familia y amistades en lo que puedan necesitar.

En su último cumpleaños recibió como regalo una cámara de fotos, la cual utiliza para plasmar y documentar todo aquello que le resulta llamativo o considera importante, además de guardar bonitos recuerdos de todas sus aventuras.

Daniel/Daniela/Dani Lago (gemelo/a)

Podría empezar a describirse a Dani por lo que no es capaz de hacer nunca: callarse. Allí donde la familia Lago acude, su voz algo chillona y alegre les precede y acompaña siempre. Esto es un problema, en esas ocasiones en las que necesitan la máxima discrección.

A pesar de ser puro nervio y no poder parar de moverse, es una persona poco amiga de la actividad física al aire libre. Más bien, ha decidido que los protagonistas de los videojuegos, en los que ha adquirido gran destreza, sean quienes que den saltos, carreras y golpes en su lugar. Cuando se enfrasca en la pantalla y los botones es complicado lograr que atienda a lo que ocurre a su alrededor.

E incluso existe algo que le gusta más que los videojuegos: la lectura. Y aún más, la escritura. Pareciera que todo lo que lee solo lo hiciera para prepararse a una futura profesión literaria. Siempre lleva consigo un cuaderno de notas en el que desgrana las aventuras de su familia, a veces en el mismo momento en que suceden los hechos. Además de ese diario, en el cuaderno anota listas de cosas: equipo para una excursión, películas favoritas de un sospechoso, distancias entre lugares, incluso listas de listas.

En el apartado de virtudes hay que apuntarle ser muy sensible al dolor ajeno, deseando hacer siempre todo lo posible por mitigarlo con sus palabras, un arrullo o un vaso de agua. En el apartado de lo mejorable, tenemos que decir que Dani podría ser menos quejica. ¡Hay veces que cualquier molestia poco importante hace que estalle!

Rocío/Roberto/Robe/Ro Lago (gemela/o)

A nadie que se cruce con Ro le deja indiferente este vendaval de personalidad fuerte, vital, optimista y cariñosa. Nadie da mejores abrazos, mira con más simpatía o encandila a cualquier adulto con su mirada decidida. No es de extrañar que le cueste muy poco hacer nuevas amistades, cosa que le encanta.

Aunque hay un tipo de amigos que a Ro le gustan casi tanto, ¡o más! que las personas. Son los animales, de cualquier tipo, tamaño, condición o pellejo. Más de una vez ha corrido riesgos innecesarios por querer amistad con una víbora, un perro fiero o un gato acorralado. Por suerte, parece tener buena mano con estas criaturas. Alguna de ellas incluso le ha llevado a ayudar con uno de los misterios de su madre, como cuando siguió a un ratón hasta un pasaje secreto.

Hay que decir que una persona con estas inquietudes y poco interesada en los estudios (aunque aprueba, lo hace con más esfuerzo que cualquiera de sus hermanos) suele ser calificada de traviesa por los adultos. Bueno, y no se equivocan del todo, pues le gustan mucho las bromas, casi siempre inocentes.

Tras su aspecto descuidado se esconde no solo un alma noble, sino una fuerza mayor de la que uno querría. Se sabe la más fuerte de los niños de la familia, más incluso que Juli y está dispuesta a ser la fuerza bruta de la pandilla cuando es necesario.

Alejandro/Alejandra/Alex/Ale Lago (hijo/a menor)

Alex es una persona con una gran sensibilidad, cuidadosa, cercana y da la sensación de que, a pesar de su corta edad, es perfectamente capaz de ponerse en el lugar de los demás y comprender sus sentimientos.

Disfruta con la compañía de sus seres queridos, aunque también necesita con frecuencia algunos momentos a solas donde dar rienda suelta a su imaginación. Es común verle inventando personajes e interpretándolas con mucha gracia y soltura, utilizando cualquier prenda o retal, accesorio u objeto que le sirva como disfraz improvisado.

Esta habilidad va más allá y tiene mucha facilidad para imitar el aspecto de los demás o mimetizarse con el ambiente. También le ha servido para divertirse con sus hermanos, pues nunca se sabe qué se trae entre manos y con qué nuevo atuendo les puede sorprender; es por eso que en casa le llaman cariñosamente "Alex mil caras".

Le gustan mucho los juegos de mesa y tiene predilección por aquellos en los que se ejercita la memoria, como encontrar las parejas de cartas o el Simón.

José/Josefa/Jose/Jota/Jo Montero (primo/a)

Esta personita de baja estatura y ojos grandes y tímidos es Jota, y ese ruido de metales que escuchas será alguno de los cachivaches desmontados que casi siempre lleva en los bolsillos. A menudo son artefactos que ni siquiera sabe montar pero está en proceso de averiguarlo. Cualquier máquina o aparato que pueda llegar a sus manos le atrae, pero más que ninguna otra cosa, los robots. Sueña con tener alguno en propiedad que sea tan inteligente al menos como un perrillo. Cuando sea mayor, piensa fabricar robots asistentes que acompañen y ayuden a las personas.

Otro ruido que suele acompañar a Jota es el de masticar. No hay casi comida que no le guste, teniendo que tener cuidado el resto de la familia de que en una distracción no mastique lo que no es suyo. Hasta cocina un poco, siendo capaz de crear toda clase de sandwiches y bocadillos, así como de calentar sopas y hasta voltear una tortilla. Mezclando sus dos grandes pasiones, se imagina de mayor dirigiendo un restaurante automatizado y robotizado.

Al no ser uno de los cuatro hermanos de la familia Lago y de pequeña estatura, cuando está con ellos se ha acostumbrado a que no se preste mucha atención a su presencia, lo que le da bastante ventaja cuando hay permanecer "en las sombras". La misma condición hace que tenga siempre disposición a pelear por lo que es suyo, evitando que sus primos abusen de su fuerza o número para arrebatárselo, siempre de un modo amistoso. Después de todo, de haber tenido hermanos, hubiera deseado que fueran ellos.

Adriana/Adrián/Adri Cosmescu (amiga/o)

Adri llegó hace un par de años a la ciudad. Debido al trabajo de sus padres ha tenido que viajar y cambiar de colegio más de lo que le hubiera gustado, aunque lo cierto es que cada vez tolera mejor los traslados.

Conoció a Juli al coincidir en la misma clase y a algunos de sus compañeros les resulta curioso que hayan forjado una amistad tan sólida, siendo personas aparentemente tan diferentes entre sí. El carácter pausado y callado de Juli contrasta con la personalidad impulsiva de Adri, que normalmente se deja llevar por las emociones y actúa antes de pensar, siendo quizá esta manera de complementarse lo que necesitan el uno del otro, convirtiéndose en un binomio perfecto.

Entre las aficiones favoritas de Adri se encuentra el coleccionismo, en la máxima expresión de la palabra. Guarda cajas, tarros y archivadores repletos de cromos, monedas, tapones, canicas, cómics, piedras de colores, hojas de árboles... Lo que denota que se trata de una persona organizada y persistente.

Le gusta mucho salir invitada a las excursiones y viajes de Juli y su familia, pues además de pasárselo en grande y ser un miembro más de la pandilla, siempre encuentra algún nuevo tesoro que llevarse a casa y una anécdota interesante que contar.