Número: 148.     4ª época.     Año XVI     ISSN: 1989-6289

148 > Sucesos > Runas > 12: Runas del sabio (Pan). Por: Sabio del Desierto

 

Cuatro años de una palma de una columna de la estela del gato de agua

Runas del sabio

Como saben los cuervos de Taga...

La piel de mamut llega a Durelona

Tras pasar una temporada en Tangredi, la piel del mamut ha llegado a Durelona. La piel ha llegado acompañada de muchos curiosos y gente que quería comerciar en el grakin en los próximos días. La presencia de la piel, del tatuador y de los propios custodios del desierto llama la atención de propios y extraños y saben que durante varias jornadas Durelona se convertirá en un punto de atención, una oportunidad que nadie se quiere perder. El jefe del grakin de Durelona ha pedido a su chamán que le tatúe un mamut en su piel, pero este cree que dicho tatuaje puede entrar en conflicto con el avatar del jefe (un lobo, aunque este parece ignorarlo).


Sabaal se cobra su primera pieza de gran tamaño

Sabaal, hijo de Cabral, del clan de los Helechos se ha cobrado su primera pieza como cazador. Se trata de un brako y hay quien asegura que era el líder de una manada de 5 individuos. Acabó con el animal con una lanza que atravesó sus lomos traseros y lo remató con su propia mano con un cuchillo de pedernal en el cuello. El animal no estaba muerto cuando se acercó y a pesar de las advertencias de los otros cazadores para que esperara a que se desangrara, Sabaal se acercó y acabó con su presa, aunque está llegó a herirle con las patas. Manchó sus manos en la sangre del animal y con ellas tocó su cara, dejando ambas palmas en las mejillas. Luego aulló al cielo y el resto de los brakos se acercó, inclinaron sus patas ante él y se marcharon. Preguntado por el chamán por su comportamiento, explicó que dejar sufrir a un animal es cobardía. La piel del brako luce ahora en la casa común del clan de los Helechos.


La danza derriba estrellas de Mou

Mou ha celebrado el día corto del invierno con una extraña danza que dice haber aprendido en sus viajes. Con pasos cortos, asíncronos, va dibujando sobre la arena un símbolo inidentificable, pero los sorprendidos espectadores pudieron ver que algunas estrellas del cielo cayeron mientras Mou danzaba. Tras la experiencia, de la que acabó agotado, el tikki comentó que las estrellas caídas habían sido pervertidas por el wukran y que su danza ayudaba a la Taga a eliminarlas del cielo.


Fin de año h'sar

Este año, las festividades con motivos del solsticio de invierno han estado cubiertas de gran solemnidad y, por primera vez en muchos ciclos, los seguidores de Asthar y los de Hassur han celebrado los rituales de forma conjunta (aunque cada uno a su deidad). Muchos h'sar vestían símbolos de duelo y la seriedad y el silencio ha dominado todas las ceremonias. No ha habido canciones y los testigos aseguran que el silencio hizo callar a todas las criaturas en las marismas h'sar.


Todas las noticias comentadas por el Sabio del Desierto han sido grabadas en la estela y son para el juego Pangea. Los Guardianes de la Roca recorren los caminos y los grakines de esta tierra primigenia y le notifican los acontecimientos al viejo tallador. Todas ellas son fruto de las partidas realizadas por los jugadores de Pangea o por el equipo creativo de la propia editorial. El viejo chamán las cuenta en las noches en torno al hogar con la intención de dar puntos de apoyo a la continuación o al desarrollo de las partidas. Si quieres comunicarnos alguna noticia sucedida en tu mesa de juego, envíanos un mail.