Número: 212.     4ª época.     Año XIX     ISSN: 1989-6289

212 > Equipo > Objetos > Filtros de amor (Eri). Por: Rubén Ramos

 

Filtros de amor

Los filtros de amor son una filfa para embaucar a las personas crédulas o desesperadas. Del mismo modo que hay gente que se aprovecha de una situación de necesidad de salud vendiendo remedios milagrosos, las personas que desean tener el cariño y atención de otra caen como palomos en este tipo de engañifas.

En Eriloe, sin embargo, algunos filtros sí funcionan. Es obvio que no son fáciles de encontrar ni de producir. Se presentan en varias formas. Las más comunes son las siguientes:

Un ungüento que se prepara a través de pasta de las flores lunares, unas plantas que florecen en las cálidas noches veraniegas de las marismas de Eriloe. Se recogen en ciertas noches con mucha humedad, en las que siempre pesa una neblina densa en el lugar. Se secan durante treinta días y posteriormente se machacan y mezclan con aceites naturales. Se aplica a través de la piel. La excusa para aplicarlo es la de un emplasto curativo de algún tipo.

Flores lunares. Imagen de Ignacio Fdez Villar en https://ignacio56.blogspot.com/2013/11/centranthus-lecoqii.html

De las mismas plantas, pero en forma líquida. Se mezcla en este caso con algún tipo de bebida licorosa de alta graduación ya que ha de ingerirse para que surta efecto y hay que enmascarar el amargo sabor que tienen.

Efectos de juego

Los filtros provocan los siguientes efectos:

La persona objetivo tiene un grado de dificultad para resistirse a los encantos de una persona que muestre un interés romántico o sexual. Serán dos grados de dificultad si se le ha estado suministrando de manera regular durante al menos dos semanas.

Límites

A pesar de los deseos de los interesados en las atenciones amorosas del objetivo, el filtro le hace susceptible a cualquiera.

Al objetivo hay que suministrarle de manera regular el filtro para que siga bajo sus efectos.