Número: 179.     4ª época.     Año XVI     ISSN: 1989-6289

179 > Reglas > Fauna > Granbibaaras (Exo). Por: Luis Felipe Morales

 

Granbibaaras

Imagen de uno de los ejemplares

Características

CUERPO (T+6) 12
DESTREZA (E+2) 2
INTELIGENCIA (D+1) 2
PRESENCIA (K+3) 4
INSTINTO (M+4) 6
PSI (A) 0

Capacidades

Ajuste al daño: 7
Alerta: 18
Esquivar: 6
Iniciativa: 2
Moverse: 12 m/as
Correr: 36 m/as
Duración de la carrera: 120 as
Sprintar: 48 m/as
Duración del sprint: 12 as
Puntos de vida: 36

Habilidades

Armas arrojadizas 2
Correr (CUE) 16
Escalar (DES) 2
Esconderse (INS) 6
Lanzar (CUE) 12
Nadar (DES) 0
Observación (INS) 10
Orientación (INT) 4
Pelea GARRAS (DES) 22 (Daño I +4)
Pelea MORDISCO (DES) 22 (Daño II + 10)
Pelea EMBESTIDA (CUE) 20 (Daño II + 7)
Rastrear (INS) 16
Saltar (DES) 10
Sigilo (INS) 6
Volar (CUE) 0

Habilidades especiales

Resistente: Soporta las heridas mejor que otros animales, las heridas le hacen la mitad de daño.
Rápido: Tiene dos ataques por asalto sin penalización, siempre que estos sean Garras y Mordisco.
Resistente a los golpes: la piel del animal es dura dándole una armadura natural de 6.

Datos

Los Granbibaaras son originarios del sistema eanmi perteneciente al sector Fip II de la Unión de los pueblos libres, en el brazo Baaras.

Este mamífero carnívoro habita en selvas tropicales o hábitats con alta humedad y temperatura. Su color puede variar entre un tono muy verde oscuro o un tono verde oscuro tirando a marrón.

Tiene un peso de aproximadamente 3 toneladas en su etapa de adulto y una envergadura y longitud de 10 metros. A efectos sería equivalente al Tiranosaurio Rex. Como diferencia más destacada posee dos cuellos con su correspondiente cabeza lo que le permite poder abarcar un arco mayor de ataque dependiendo de con cual de ambas decida atacar. A pesar de tener dos cabezas, solo posee una consciencia por lo que todo su cuerpo actúa en consonancia y al unísono. Para saciar su voraz apetito se nutre de otros mamíferos y, en ocasiones, se le ha visto alimentarse comiéndose a un miembro de su propia especie. Una vez alcanzan la edad adulta se convierten en depredadores solitarios, esto no es así en su etapa juvenil en la que pueden convivir con otros de su misma especie sin ningún tipo de problema. En el momento que alcanza la edad adulta abandonara el grupo para nunca volver a juntarse con ningún otro ser vivo. Mientras convive con los de su especie pueden reproducirse apareándose con hembras lo que dará lugar a un huevo del que nacerá, al tiempo, un nuevo ejemplar.

Dada su gran corpulencia los Granbibaaras son cazados por las razas inteligentes y existen algunas empresas en el sector especializadas en la venta de este tipo de carne, son pocas, dado que el despliegue utilizado para dar caza y posteriormente poder trasladar y procesar el ejemplar es sumamente amplio. En ocasiones el balance coste/beneficio no es tan alentador como para intentar montar una de estas empresas.

Existe también un entramado por el que una determinada corporación organiza concursos anuales de caza de este depredador y en la que los participantes (previo pago de la inscripción) deben dar caza al mayor número de ellos a lo largo de varias semanas, por otro lado, la empresa contabiliza el número de ejemplares que ha conseguido abatir cada grupo para, en la ceremonia final, abonarles la cantidad de estándares acordada. El grupo que mayor número de ejemplares consigue abatir se proclama campeón y tendrá opción de defender el título de forma gratuita en el certamen del año siguiente. Cuando los participantes se inscriben seleccionan una zona de la jungla de las ya delimitadas por la empresa para ejercer sobre la misma su ‘derecho de caza’, esta selección se realiza por orden de clasificación descendiente del año anterior salvo los nuevos grupos que elegirán los últimos. Una vez vistas las zonas disponibles, el grupo puede realizar una apuesta con la organización indicando el número mínimo de ejemplares que se está dispuesto a abatir, si el número es validado y se consigue alcanzar el grupo cobrará el doble de estándares, mientras que si no se consigue alcanzar solo recibirán el 75% de lo pactado. Si un grupo abate a un ejemplar en terreno que no es suyo dicho ejemplar no solo contará para el grupo propietario de esa zona sino que al grupo que lo ha cazado se le descontará una pieza del total alcanzado.

Con todo esto la empresa se asegura un buen número de ejemplares que poder poner en el mercado más allá de los que ellos mismos gestionan a lo largo del resto del año, que no son pocos, mientras siguen estudiando el terreno y las condiciones del mismo, tanto de número de ejemplares como de geografía con vistas el certamen del año siguiente.

Ficha rellena del animal lista para imprimir